30 noviembre, 2009

Un nuevo amigo, un nuevo amor 15

capitulo XV

ultrajado


- Aun amas a yuya – siguió hablando el joven con los ojos cerrados, Daiki se sentó junto a el sin decir nada, acaricio los cabellos revueltos del otro recordando aquel beso apasionado y lleno d lujuria, sentía sus piernas adoloridas como si hubiera corrido una gran distancia y le dolían las manos.


- Aun lo amas- volvió a decir keito esta vez irguiéndose y quedando a corta distancia de su rostro


- Si- contesto el mayor apartando la vista inmediatamente no quería mirarle se sentía mal, avergonzado pues le había dado falsas esperanzas y el mismo se había mentido.


- No tienes que decir nada. Contesto keito al ver que daiki abría nuevamente la boca para hablar, no necesitas decirme que volviste con yuya y que lamentas el haberme ilusionado.
- De que hablas-


- Los vi- soltó el menor – te vi cuando yuya te besaba y tu correspondías al beso, vi el deseo en tus ojos y la pasión con que le mirabas, nunca me miraste así y me sentí completamente solo, no quiero que te preocupes por mi mañana me iré pues no soportaría verte con el
Keito se recargo con los codos en la mesa y apago lo que quedaba de la ya débil luz de la vela, hizo el intento de levantarse pero Daiki lo tomo a tiempo por la muñeca y lo sentó nuevamente.


- Dame una segunda oportunidad- keito lo miro por el rabillo del ojo - solo quiero darme la oportunidad de lograr amarte, es cierto que sigo queriendo a yuya pero el ya no puede ser parte de mi vida se lo deje muy claro hoy, solo déjame estar junto a ti – Daiki se recargo en el hombro del menor afianzando con fuerza su propia camisa. Keito respiro profundamente antes de dar una respuesta, recordó las palabras de su amigo -“te esperare el tiempo que sea necesario”- se giro para mirarlo y clavo sus ojos en los del otro.


- De verdad que soy un tonto por quererte como te quiero y por arriesgarme a que me destroces el corazón, pero yo también quiero que me ames- y dicho eso deposito un tierno beso en los labios de daiki.


- Quieres cenar – keito se levanto de su lugar y se encamino a la cocina a calentar la cena, daiki se quedo sentando observo la vela derretida y deseo que así se extinguiera su amor por yuya.

La noche de navidad no había sido exactamente lo que había planeado keito, había fracasado rotundamente pues cuando el regreso con la cena Daiki se había dormido y no hubo poder humano para despertarlo, ahora su única esperanza era año nuevo ese día seria la mejor velada inolvidable en sus vidas.


Los días habían pasado volando y año nuevo había llegado por fin , keito se preparaba alegre para la gran velada, desde el incidente de navidad ninguno había tocado el tema pues les resultaba ya innecesario.


- Daiki – grito un joven de cabello castaño al tiempo que le hacia una seña con la mano- te llego un paquete – daiki bajo por las escaleras eléctricas y se dirigió hacia el área de descanso, en la banca se encontraba una pequeña caja dentro habían deliciosos chocolates con una pequeña nota.


- “ te estaré esperando con ansias, no me falles como en navidad ”- Daiki sonrió y leyó el reverso era una dirección, al principio se sorprendió pues no entendía porque keito lo había citado en otro lugar pero no le dio mucha importancia al asunto, siguió leyende – nos vemos a las 9 te amo-


El chico miro Su reloj ya pasaba de las ocho, comenzó a alistarse y se encamino hacia la dirección.


Era un pequeño departamento, Daiki toco un par de veces pero nadie contesto así que se aventuro a entrar, el departamento estaba pobremente amueblado solo había un futon en el centro y una pequeña parrilla para cocinar, por un instante le entro miedo y cuando se giro para salir al descubrir que keito no estaba ahí se topo con yuya.


- Tenemos que hablar – dijo yuya con la voz desesperada


- Tu y yo no tenemos de que hablar, ya todo esta dicho y hecho- camino hacia la salida pero yuya lo jalo salvajemente y lo tumbo sobre el futon encimándose de inmediato y aferrando sus manos para que no lograra escapar le beso desesperadamente como si ese fuera el ultimo beso que fuera a darle.


Daiki forcejeaba inútilmente para zafarse, era pequeño a comparación de yuya que tenia todo su peso encima de el.


- Por favor, no me dejes- ahora yuya se había recostado sobre el pecho del menor escuchando su agitado corazón. Así recostado comenzó a subir lentamente la playera y al tener parte del estomago libre lo comenzó a lamer, Daiki estaba completamente libre pero la sensación que le producía takaki le había nublado la razón, se dejo llevar.


- Dame una noche mas – dijo takaki mordiendo uno de los pezones de Daiki sacándole un leve gemido – solo una noche mas- Daiki callo en cuenta de las palabras que estaba diciendo takaki-


- Una noche mas, solo una noche- respondió Daiki molesto eso soy para ti solo una noche- aparto a yuya de empujón e intento levantarse pero yuya ya lo sujetaba de nuevo empujándolo contra el suelo – suéltame – grito daiki, pero yuya parecía fuera de si lo aprisionaba fuertemente lastimándole las muñecas, el menor le propino un cabezazo que lo desoriento por un momento y enseguida se levanto para salir de aquel lugar. Corrió hacia la salida tomando su bolso y cuando estuvo apunto de salir todo paso en un momento, yuya lo jalo por la muñeca haciendo que el resbalara dio un traspié pero no cayo y se volvió a levantar yuya lo aferro con mas fuerza, pero ya no era el yuya que el conocía.


- Quedate conmigo- grito takaki al tiempo que jalaba con violencia a el menor haciendo que golpeara su cabeza contra la pared , daiki se tambaleo en su lugar y callo sobre el frio suelo desorientado.


Takaki se acerco y lentamente se posiciono encima de él le despojo rápidamente de su playera y comenzó a besarlo frenéticamente, Daiki estaba completamente perdido, intento sacarse a yuya pero su cabeza le daba vueltas y su cuerpo lo sentía sin fuerzas. Yuya siguió su labor y despojo al menor del pantalón y la trusa, lo dejo completamente desnudo


- No yuya, porfavor , asi no, no de esta manera - las lagrimas empezaron a brotar, pero yuya parecía poseído por el deseo, tomo por las caderas a Daiki y de una estocada se a dentro en el, el menor soltó un grito de dolor al sentirse invadido y lastimado, intento aferrarse de algo pero bajo el solo existía el frio suelo, la habitación parecía girar alrededor suyo, se llevo una mano a la boca al sentir como yuya le embestía mas fuerte.


- Yuya – gritaba Daiki entrecortado – para.. para.., así no, no me obligues-
Yuya seguía sin escuchar, hasta que el débil sollozo del menor le hizo entrar en razón. Se freno en lo que estaba haciendo y miro a Daiki quien tenia ambos brazos cubriendo su rostro por el dolor y la desepcion


- Yo…… no…. Que he hecho- dijo yuya casi en un grito saliéndose de Daiki – perdóname, perdóname-


Miro a Daiki y vio sangre cerca de su boca, busco la causa de aquello y miro la mano del menor estaba sangrando a causa de la mordida que se había dado.


- Daiki perdóname- volvió a gritarlo e intento tomar la mano del otro pero el se encogió evitando cualquier contacto.


- Daiki perdóname , que fue lo que hize- pero el menor no contestaba se había llevado las manos a la cabeza nuevamente y se cubría con ellas – respóndeme- sollozo takaki al ver que el menor no decía nada.


No sabia porque lo había hecho, solo quería sentirlo de nuevo tocar su piel, pero había llegado demasiado lejos lo había lastimado tanto física como sentimentalmente y moral y ahora Daiki lo odiaba.


Se levanto y se vistió en silencio se giro para mirar a Daiki que había permanecido en la misma posición todo el tiempo, se acerco a el y le coloco la frazada del futon daiki se encogió mas al sentir el contacto pero en ningún momento lo miro.


Yuya se despidió con otro - “lo siento” - y salió de la habitación, el menor al escuchar que el otro había partido, se entrego al llanto mas desesperado, permanecio asi hasta que se sintio mas tranquilo, con calma se levanto y vistio, aun podia sentir los brazos de yuya lastimandole y forsandolo se sintio sucio, queria permancer oculto sin que nadie lo mirar, sentia que la gente sabia lo que le habia pasado y se sentia incomodo.

- hogar- penso daiki al mirar la silueta de keito tras la cortina, un hilito de alegria se habia asomado en su corazón al verlo - tu seras mi salvacion- penso daiki adentrandose en la casa.....

capitulo I, capituloII, capitulo III, capitulo IV, capitulo V , capitulo VI, capitulo VII, capitulo VIII,
capitulo IX, capitulo X, capitulo XI, capitulo XII, capitulo XIII, capitulo XIV, capitulo XV, capitulo XVI

29 noviembre, 2009

feliz cumple yuri

hola chicas, pues este es el primer cumple que festejo desde que abri mi blog, espero que dure mucho mas para poder festejarle a todos los nene, bueno pues hoy en japon es el cumple de uno de los chicos mas jovenes dentro de la agrupacion, el es el mas deportista y por asi decirlo mas talentoso puesto que parece que no nay nada que el no pueda hacer mmmm bueno si se, la cosina no es su fuerte jeje pero bueno espero que se la este pasando super en su cumple y que lo esten mimando a mas no poder, porque es un chico irresistible, dan ganas de estrujarlo y llenarolo de besos (con permiso de todas aquellas chicas no me maten por decir eso).

pues feliz cumple chinen yo te mando un gran beso desde aqui espero que te llegue jiji

27 noviembre, 2009

Un nuevo amigo, un nuevo amor 14

Capitulo XIV
otra vez tú
- Konnichiwa - dijo daiki al chico que llegaba.

- Gomen se me hizo tarde , es que el trafico esta bueno- manifiesto apenado yabu por haber llegado una hora tarde, se sento a un lado de inno el cual lo ignoro por completo yabi hizu una seña a los demás preguntándoles el porque de la seriedad de inoo, pero ninguno supo responderle.

- A caso estas enojado porque llegue tarde- expreso un tanto desconcertado por la indiferencia del otro.

- No, no estoy molesto por eso-

- Si no me dices porque lo estas yo no sabré en que estuve mal.

Inoo se giro hacia la ventana perdiéndose en el mar de gente que pasaba frente.

Los demás chicos tampoco entendían el porque de la actitud de inoo, hasta que yuri acercándose despacio y hablándole al oído a yabu dijo.

- Que no ayer fue su aniversario- yabu sintió su estomago revolver y miro por el reflejo del vidrio al menor, lo había olvidado completamente y se sentía de verdad mal, pues había sufrido un poco para poder llegar a estar juntos y haber cumplido un año de estarlo era un triunfo, así que prácticamente era sacrilegio haberlo olvidado

- Gomen - se disculpo yabu desde lo mas profundo de su corazón, no tengo disculpa para haberlo olvidado – perdóname- inoo seguía mirando atreves de la ventana sin mirarlo de sus ojos brotaban pequeñas gotas que se fundían en su boca.

- Mírame- yabu tomo por la barbilla a al menor y le deposito un beso en la frente. Inno le devolvió una amplia sonrisa y le beso en los labios, cuando se despegaron los otros cuatro chicos los miraba con expresión de ternura y malicia.

Daiki y hikaru se tomaron de las manos y los imitaron en seguida, Yuri y Ryutaro se dieron n beso de piquito mofándose del beso anterior.

- Pequeños bribones- soltó yabu intentando agarrar a yuri por la camisa, pero la mesa se lo impedía y yurise burlaba aun mas de que no lo pudiera alcanzar.

- Déjalos, están celosos- espeto inoo sentándolo en su lugar – es que tienen envidia de que nos queramos mucho-

- Envidia – Ryutaro tomo por la cintura a chinen y acercándolo a su cuerpo contraataco-

- Ustedes no nos dan envidia, yo quiero mas a Yuri que tu a inoo, Ryutaro y yabu se enfrascaron en una guerra por el poder, pero parecían niños pequeños jalando y estrujando a sus respectivas parejas.

- Y que a pasado con yuya- pregunto hikaru viendo todo el drama de los otros cuatro.

- No he sabido nada de el, pero la verdad ya no me importa- hikaru alzo una ceja y lo miro incrédulo.

- Piensas que te voy a creer, fueron dos años de compartir tu vida con el y crees que en tres mese lo vas a olvidar por favor no me hagas reír.

- Crees que no es difícil para mi olvidar todo lo que vivir con él debería ser un insensible para pensarlo, pero dime que hago, debo tratar de olvidarlo y no pensar en él, su recuerdo me carcome me lastima.

- Pero no debes lastimar a terceros- espeto hikaru mirándolo fijamente.

- Te refieres a keito- hikaru asintió – es un chico muy tierno y me agrada su compañía cuando estoy con el me hace olvidar a yuya.

- Solo te digo que no lo vallas a hacer sufrir, porque estarías haciendo lo mismo que te hizo yuya – Daiki se quedo pensativo, jugando con la pajilla de su bebida , miro su reloj y se dio cuenta de que ya debería salir.

- Bueno los dejo- dijo levantándose y mirando a los demás, yabu tenia a Ryutaro agarrado por el cuello mientras que el otro le apretaba sus mejillas.

- Y dicen que el bromista soy yo- dijo hikaru mirándolos con pena. Daiki se despidió y salió presuroso, si bien las palabras del mayor eran ciertas y el seguía pensando e yuya también era cierto que keito le producía tranquilidad y paz, asi que le daría una oportunidad a esa felicidad.
Camino mas aprisa para llegar pues tenia deceos de pasar un rato agradable y cenar rico.

- Daiki - se escucho decir a pocos pasos detrás de el, el menor se detuvo en seco y su corazón sentía salirse se su pecho, esa voz era inconfundible trago saliva y poco a poco se gira para quedar de frente.

- Yuya- dijo casi en un susurro, sentía que sus rodillas se doblarían en cualquier momento y su garganta de repente se quedo seca.

- Ha paso tiempo- dijo yuya avanzando hacia el – te he extrañado y no sabes cuanto –

Daiki retrocedió un poco pero fue alcanzado por los brazos de yuya que se cerraron alrededor de su cintura. El menor tenia sentimientos encontrados, quería separarse de el pues no quería sufrir mas, pero también quería seguir aspirando ese dulce aroma el cual había extrañado mucho.

Daiki acepto el abrazo fundiéndose en su cuerpo, necesitaba ese calor que lo volvía loco, afianzo mas el abrazo hundiendo su rostro en el pecho del mayor.

- Sabia que tu también me extrañabas- estas palabras resonaron fuertemente en la cabeza del menor y se separo bruscamente.

- Que es lo que pretendes, que acaso quieres jugar con ella y conmigo que crees que somos…. Tus juguetes- Daiki camino hacia atrás.

- No lo se – grito yuya- pero los necesito a ambos- los ojos cristalinos de daiki lo miraban con cierto aire de enojo, frustración, resentimiento y amor.

- Eres un idiota si crees que puedes tener a ambos, eres de lo peor si piensas que alguno de los accedería a ser el otro o la otra, tienes la cabeza enferma- daiki se giro sobre sus talones y emprendió la huida, yuya corrió igual y sujetándolo de una mano lo hizo girar aprisionando sus labios, el menor se retorcía por soltarse pero los suaves labios de yuya lo estaban venciendo y se estaba dejando llevar nuevamente por aquella sensación de placer - “ esto no esta bien ”- pensaba Daiki al tiempo en que yuya se abría paso atreves de su boca introduciendo su lengua, mientras que con la otra mano la deslizo por encima de la camisa hasta introducirla en el pantalón, daiki soltó un leve gemido en los labios del otro y este aprovecho para introducir como una espada caliente su lengua, Daiki abrió los ojos ese era un beso diferente al que siempre se habían dado ahora demostraba en el lujuria y deseo lo cual al menor no le agradaba. Se separo de un empujon y con lagrimas en los ojos hablo.

- Te a dado nuevos trucos verdad, me alegro solo que no los pongas en practica conmigo que me dan asco- y antes siquiera que el otro pudiera decir o hacer algo Daiki se había perdido en la obscuridad de la noche.

Cuando creyó que yuya ya no le seguiría se detuvo y las lagrimas que habían amenazado con salir anteriormente ahora rodaban libremente por sus mejillas mojando por completo su rostro, se abrazo el mismo como esperando que asi pudiera retener por mas tiempo la esencia de yuya sobre el, toco sus labios sintiendo aun los labios del otro. Se sentó sobre la banca que tenia enfrente y se acurruco como un niño pequeño cuando tiene miedo.

No sabe cuanto tiempo estuvo dormido, cuando abrió los ojos no había nadie en las calles, solo los adornos navideños brillan en lo alto de las casas y arboles, camino con paso lento y cuando estuvo frente a su puerta un terrible remordimiento se apodero de el , abrió la puerta y recostado sobre la mesa de centro se encontraba keito profundamente dormido en frente tenia dos platos y dos copas, en el centro había una vela que estaba punto de extinguirse, Daiki se arrodillo frente a el y dándole un tierno beso en la mejilla le susurro – lo siento te he fallado y metido-

Keito se movió en la mesa y una lagrima que se había escondido rodo por su mejilla – lo se – dijo sin abrir los ojos y mas lagrimas comenzaron a rodar…..

23 noviembre, 2009

un nuevo amigo, un nuevo amor. 13

capitulo XIII
mas que amigos
Daiki se levanto del suelo de un brinco por un momento no se acordaba de donde estaba, miro a su lado y ahí se encontraba keito profundamente dormido miro a su superior que demostraba una cara nada amigable.

- Que demonios esta pasando aquí- volvió a gritar aquel hombre ahora dando un paso hacia a su empleado. Daiki retrocedió un poco, para luego contestar.

- Nos quedamos dormidos y nos encerraron- se apresuro a contestar Daiki lo mas tranquilo posible. - y ya no pudimos salir y tuvimos que quedarnos aquí-

El hombre miro a su alrededor examinado el lugar, Daiki se apresuro a propinarle un pequeño puntapié a su amante para que se levantara, keito abrió los ojos y al ver a el superior instintivamente se llevo su frazada al cuerpo para intentar cubrirlo.

- Y quien es este – pregunto el jefe con tono despectivo mirando a keito como bicho raro intentando recordar en donde mas lo había visto. El menor se extraño un poco ante la reacción del otro se miro su cuerpo y se percato de que estaba vestido y que además no estaban en aquella cama, sino que se encontraban en el área de los empleados en donde había entrado la primera vez.

- Pero como….- se cuestiono el chico – como llegue a…. – y al fin su mente se despejo y lo recordó claramente.

Flash back

Después de que cayeran de la cama, ambos se durmieron en el suelo hasta que el frio los despertó, keito se incorporo del suelo mirando por encima de los edredones de la cama que aun estaban todos arrugados por su apasionado encuentro, busco al velador pero no s le via por ningún lado, regreso a su posición inicial y decidió levantar a daiki.

- Daiki levantarte hay que salir de aquí ya es muy tarde y ya va a amanecer- el mayor abrió los ojos rápido y se levanto buscando a tientas su ropa.

- Que buena vista tengo de aquí – dijo keito con un tono de voz muy provocativo, Daiki se giro de inmediato tapando su trasero pero dejando al descubierto su hombría, keito volvió a sonreír mirando muy lesivamente aquel apetecible miembro, Daiki se apresuro a buscar sus cosas y a cambiarse inmediatamente pues la mirada de el menor lo estaba incomodando y eso era algo que solo le había hecho sentir yuya, despejo su mente de aquellos pensamientos y cuando se giro para mirar a keito ya lo tenia frente a el, de inmediato el otro lo abrazo y con un cálido beso le expreso lo contento que estaba de haberlo conocido.

- Porque no me soltaste cuando llego el velador – cuestiono keito al otro mientras bajaban por las escaleras.

- Eh, a que no te gusto la emoción del momento-

- No es que no me alla gustado- se apresuro a decir el aludido un poco sonrojado, - pero no pudieron descubrir, peligraba tu empleo y nuestra….. – keito callo en esa ultima palabra, la verdad no sabia si de verdad tenían algo o solo era sexo lo que los unía, daiki al darse cuenta de lo que iba a decir su amante, se puso a reflexionar y a cuestionarse en lo que estaba haciendo si, de verdad le gustaba keito pues debía darse una oportunidad de volver a ser feliz.

Detuvo sus pasos y se giro para mirarlo a los ojos.

- Mi empleo no peligra y en cuanto a la existencia de una relación yo creo que no ….. – daiki hizo una pausa en la frase mas importante keito sentía su corazón latir a mil por hora.

- “yo creo que no ” – fueron las palabras que resonaron mas fuerte dentro de su cabeza- que no- se pregunto el mismo, eso quiere decir que no hay nada que no me considera nada- el menor agacho la cabeza conteniendo las lagrimas que amenazaban con salir. Daiki lo tomo por la barbilla alzando aquel rostro triste y lo miro fijamente.

- Yo creo que no hay impedimento para que la halla- Daiki se acerco y con un beso tierno en cada ojo se llevo las lagrimas que brotaban de ellos.

- Te amo- dijo keito abrazándolo tiernamente, el mayor hizo lo mismo pero la palabra amor era demasiado pronto para que saliera de sus labios. Ambos terminaron de bajar las escaleras y se adentraron al área de empleados.

- Por cierto keito ni mi empleo ni nuestra relación peligraban

- Como estas seguro –

- Porque el velador esta mas ciego que un topo y del oído no anda nada bien. El menor se paro en seco ante la revelación del otro.

- Entonces porque todo el teatro de anoche, que fue todo eso de escondernos y huir para que no nos viera.

- Eh…, pues solo quería un motivo para tocarte y hacerte mío, y pues lo conseguí- keito lo miro y le propino un golpe en la cabeza para luego alejarse y buscar algo en donde acostarse. El mayor lo siguió de cerca con la sonrisa aun dibujada en sus labios.

Así ambos chicos se recostaron y quedaron profundamente dormidos.

Fin flash back

Los días había transcurrido y habían dado paso a diciembre, todos los escaparates estaban a rebosar de artículos para regalos las calle adornadas con sin fin de luces brillante que hacían que el cielo se quedara corto.

- Que vas a hacer mañana – pregunto keito la mañana antes del 24.

- Eh voy a salir que unos amigos – porque la pregunta.

- Eh.. pues quería que la pasáramos juntos –

- Gomen pero estaré ocupado, pero si quieres te adelanto tu regalo de navidad- daiki se acerco al menor y aprisiono su cuerpo contra la mesa de la sala.

- Que te pasa- grito keito separándolo de un empujón- no seas tan meloso y pesado-

- Pues crei que eso era lo que querías que hiciéramos mañana y pues mejor te lo adelanto- y dicho aquello lo tomo por las caderas y prácticamente lo aventó sobre la mesa posicionándose sobre de el y besándole por todos lados-

- Que no- grito keito intento propinarle un golpe bajo pero Daiki lo detuvo y le sonrio maléficamente.

- Solo bromeaba no pienso hacerte nada – dicho eso se bajo de el y antes de salir de la casa se giro y le dijo.

- Mañana en la mañana no puedo, pero en la noche sere todo… digo será toda tuya.

La expresión de alegría de keito no podía ser opacada con nada, en la escuela estaba de lo mas feliz.

Después del incidente del centro comercial, y aunque se suponía que andaban Daiki no mostraba cariño mas allá del que siempre le había demostrado, siempre con sus bromas pesadas y mal intencionadas, pero ya se estaba acostumbrando a ello pues el creía que esa era la forma de demostrarle cariño y en cierta forma se alegraba de que no se pusiera como un idiota cada vez que lo mirara, porque eso solo lo hacia con yuya e intentaba creer que así no los comparaba pues eran dos amores muy diferentes .

- ¡Keito!, puedo hablar contigo un momento- dijo yuto llevándolo a un lugar mas privado.

El no sabia de que quisiera hablar yuto, pues así una relación muy estrecha no la tenían, pero si preguntaran el diría que son amigos.

- ¿Que tienes que ver con el chico con el que vives?- yuto soltó la pregunto sin ninguna advertencia, aunque mas que una pregunta keito sintió que le estaba exigiendo una respuesta.

- No es de tu incumbencia- vocifero el chico dándose la media vuelta.

- Es que no se que le vez – grito esta vez dando un paso hacia el.

- No se de que habas- fingió el chico

- Odio como lo miras, como te expresas de el, odio todo acerca de el de en verdad le odio, porque te esta apartando de mi - yuto dio un paso al frente e intento sostenerlo del brazo.

- Pero que estas diciendo-

- Que no lo entiendes- dijo aferrándose mas al brazo.

- Entender que?-

- Que me gustas, siempre me has gustado pero verte con él me pone histérico y celoso, como es posible que nunca te dieras cuenta- ahora yuto se había acercado mucho mas y en su mirada pedía a gritos un poco de afecto, un poco de amor, pero keito sabia perfectamente que el no podía darle ese amor, puesto que ya tenia dueño.

Y muy lejos de sentirse incomodo o sorprendido, se siento alagado por el hecho de que yuto le amara, pero no podía darle ninguna esperanza.

- Gomen yuto, no puedo corresponder a tus sentimientos, pues yo amo a otra persona y tu sabe a quien me refiero –

- ¡daiki!- soltó yuto con un tono de voz áspera y amarga- pero no te preocupes que yo se esperar, y te estaré esperando con los brazos abiertos cuando él te rompa el corazón, mientras tanto después de haber escuchado mis sentimientos, no me quites tu amistad porque me moriría sin ella.- dicho aquello dio a keito un fuerte abrazo y salió del lugar.

El chico se quedado impresionado, la forma de querer de yuto era muy diferente a la de el, yuto esperaría el tiempo que fuera necesario, mientras que el no se creí capaz de compartir a Daiki con nadie mas….

22 noviembre, 2009

ENCUESTA CERRADA

bueno con respecto a la encuesta que hice asi quedaron las cosas
¿de que pareja jump les gustaria que hiciera un fic?

taka-yabu (8%)

inoo-dai (16%)

yuto-ryo (33%)

ryu-ryo (41 %)
bueno mas claro que el agua no se puede la pareja ganadora es ryutaro y ryosuke pues espero poder iniciarlo lo antes posible. gracias por votar

POPOLO Y MYOJO ENERO 2010

hola chicas cuanto tiempo sin pasar, jeje bueno no tanto pues me voy y regreso son la novedad de que ya estan circulando por la red algunas imagenes del photo book de nuestros nenes, yo lo quiero tener en mis manitas. pero bueno en lugar del photo les traigo las revistas popolo y myojo de enero de 2010 je, me encanta la de myojo se ven muy bien mas takaki, yabu y ryutaro bueno todos se ven adorables.
popolo enero 2010


myojo enero 2010





credito:blackrosie91

mi primer premio arigatou


arigatou por el premio




REGLAS!!

1.-Darle las gracias al que te lo otorgo:

arigatou chicas por el premio las quiero motto




2.-Decir el Autor que te encanta:

si es de libro julio verne??

3.-Nombrar al Autor que mas Detestas:

ehhh no tengo

4.-El Librito que mas te encanta:

un capitan de quince años

5.-Que te emociona siempre:

viajar y daiki ;)

6.- Algo que odies MUCHO:

que me engañen

7.- Otorgar el Premio a 7 blogs:

1.- hoshinojump

2.- vi-chan

3.-heysayjump10

4.-aznongaku

5.-yuuki

6.- ------

7.- -------

gomen a un no se a quien entregar los dos ultimos gomen

13 noviembre, 2009

Un nuevo amigo, un nuevo amor 12

CAPITULO XII
SOY TUYO
La sensación de ambos por sentir su piel friccionándose no podían describirla, era una sensación deliciosa y relajante.

Daiki se levanto y se sentó a un lado de keito que todavía permanecía acostado si poder creer lo que había sucedido.

- En que tanto piensas- pregunto Daiki- recostándose en el pecho del menor y sintiendo el ligero aroma que desprendía su cuerpo. - A caso no lo disfrutaste-

- No es eso, si no que temo que sea un sueño y que nunca haya pasado-

- Pero que cosas dices- dijo Daiki al tiempo que se incorporaba, keito lo tomo por el brazo y acerco su rostro al del mayor.

- Puede que para ti solo sea una vez mas- Daiki lo miro a los ojos – pero para mi es una experiencia que nunca olvidare, porque tu significas mucho para mi y el haberte hecho mío es la alegría mas grande que pude tener-

Daiki se quedo en silencio, no sabia que contestar ante la declaración de keito, sí era cierto que la primera vez que lo tomo, había sido por puro placer pero ahora se sentía muy bien estando a su lado, tal vez era solo que extrañaba a yuya pero no quería agobiarse con pensamientos tristes, miro a keito y rozo su mejilla con su mano, el menor se estremeció ante aquel contacto.

- Yo también lo disfrute – dijo Daiki en un leve susurro – ven levántate- el menor asintió, levantaron sus cosas y asi desnudos subieron por las escaleras y llegaron al área de muebles.

- Que pretendes – dijo keito al ver que Daiki se acercaba a una cama,

- No pretendo nada – dijo el mayor con una expresión seria – te voy a hacer el amor como nadie lo va a hacer nunca- se acerco al menor y le tiro lo que llevaba en las manos.

- Tu solo deja llevarte- decía Daiki hablándole seductoramente al oído, el menor cerro los ojos al sentir la su respiración.

Daiki lo tomo del cuello con ambas manos y empezó rozar sus labios contra los del menor pero sin llegar a besarlo completamente, caminaron lentamente hacia la cama, lo recostó lentamente y se recostó a un lado, empezó dando tiernos besos en los ojos mientras con su mano acariciaba sus rojas mejillas, mientras sus labios seguían besándolo una de sus manos bajo lentamente por su pecho y aprisiona uno de sus pezones, keito gimió en la boca de Daiki, para luego tomarlo por la nuca y besarlo con mas fuerza.

Al recibir aquel beso el mayor perdió noción de la que estaba haciendo, había sido un beso libre de lujuria y muy lleno de sentimiento, se posiciono encima y volvió a besar aquellos labios, keito siguió por la espalda baja de Daiki y se interno en sus glúteos, ahora Daiki ahogaba un gemido.

- Es mi turno- dijo al tiempo que retiraba las manos traviesas de keito y las colocaba a los lados, ahora bajaba por el estomago dando ligeros besos y chupetones, cuando estuvo enfrente de aquel apetecible miembro lamio toda su extensión y llegando a la punta la introdujo en su boca.

- ¡¡¡¡ahhhh!!!! Daiki- gimió keito al sentir la boca caliente del mayor recorrer su palpitante miembro..

Daiki se acerco lentamente a las manos del menor y comenzó a lamer cada uno de sus dedos, primero el pequeño, luego el anular , luego dedo corazón y asi hasta llegar al ultimo, aquella lengua cálida y húmeda lo estaba volviendo loco, Daiki se llevo a la boca tres dedos de los cuales uno empezó a jugar en la entrada de keito, este apretó las piernas, pero los labios de Daiki hicieron que se relajara así que pudo hundir el primero, dio ligeros giros e interno el segundo.

- Detente- dijo keito aferrándose a las sabanas- Daiki ceso el movimiento esperando a que el menor se acostumbrar.

- Puedo continuar- keito asintió con la cabeza, entonces introdujo un tercer dedo mucho mas profundo. al sentir daiki que su amante ya estaba listo para resivirlo, saco sus dedos y coloco su ya erguido miembro sobre la entrada del menor

- Se gentil- susurro el pequeño dándole un tierno beso en los labios, daiki a provecho que estaba distraído para de una sola vez introducirse dentro de el. keito le mordió se labio inferir al sentir aquel duro y palpitante miembro dentro de el.

Los movimientos empezaron pausados, ambos cuerpos se movían al compas uno del otro. Daiki no podía evitar gemir al sentir las paredes de keito friccionar su miembro cada vez que lo penetraba era un sensación que no había descubierto la primera que vez que lo tomo, a medida que la excitación subía en ambos, también lo hacían las embestidas.

Mientras Daiki embestía con mas fuerte keito se movía mas rápido, era una sincronización perfecta entre amado y amante.

A lo lejos distinguieron una az de luz, que se movía entre la obscuridad.

- El velador- grito desespera el menor intentando que Daiki lo soltara, pero este había afianzado con mas fuerza sus piernas y había aumentando la velocidad

- Mmmm…. Ahhhh- gemia keito al sentir las escotadas mucho mas profundas – de.. ten…te, daiki.. viene el velador-

- Espera- dijo daiki, tomándolo por las caderas y levantándolo un poco para profundizar mas

- - solo un poco mas- dijo el mayor, mientras que keito se retorcía de dolor y placer.
El az de luz se acercaba mas y mas y daiki no daba por terminado aquel acto, keito se empezó a preocupar al ver su amante no daba señas de terminar y aunque lo invadía el miedo tenia sentimientos encontrados, no quería que aquello terminara, había esperado tanto tiempo para que Daiki lo volviera a tocar que en ese momento realmente ya no importaba si los veían, pero a la vez se sentía abrumado de que la gente los llegara a juzgar y por lo tanto separar.

keito alzo la mirada y pudo ver al velador subir los últimos escalos, con todas las fuerzas que tenia empujo a Daiki a un lado, pero este se aferro con mas fuerza a el e impidió salirse de su interior ambos rodaron por la cama para caer aun lado de esta.

Daiki cayo encima de keito y aunque el velador esta lo suficientemente cerca para verlos Daiki inicio nuevamente con las embestidas.

- Daiki- detente- nos puede ver- dijo keito con la voz asustada.

- Eso lo hace mas excitante no lo crees-

Keito aunque quisiera negarlo, debía aceptar que sentir que en cualquier momento los descubrirían lo estaba excitando aun más, sentía la emoción del peligro pero salió de sus pensamientos al sentir un chorro de esencia caliente recorrer su interior.

Daiki se salió lentamente de keito y se coloco aun lado mirándolo fija y tiernamente.

- Lo disfrutaste- pregunto curioso el mayor apartándole de su rostro cabellos que se había pegado por el sudor.

- Si… mucho-contesto el menor- fue mucho mas tierno y sensual que la primera vez –
Daiki sonrió y abrazo con mas fuerza a keito y así ambos se quedaron dormidos.

Cuando el mayor abrió los ojos pudo ver una cara conocida mirarlos con horror y desprecio.

-arioka, que demonios cree que esta haciendo – grito aquel hombre con los ojos fuera de sus orbitas....

No me es permitido amar 2

CAPITULO II

- Yamada, ya levántate- gritaba su madre desde las escaleras – llegaras tarde de nuevo-
Yamada se levanto de la cama y se vistió lo mas rápido que pudo, bajo las escaleras y tomo el obento que su madre le ofrecía en la puerta y salió presuroso , su madre ya estaba tan acostumbrada que ya no le sorprendía nada de lo que hiciera su hijo.

- Yamada siguió corriendo por las calles, escucho el tintinear de un timbre y se hizo a un lado, la bicicleta paso a toda prisa y el joven creyó reconocer o haber visto antes a ciclista, además llevaba el mismo uniforme de su escuela, no le dio demasiada importancia y siguió su camino hacia la escuela.

- Yama-chan- grito desde el fondo del salón un joven de cabello negro, que lo miraba con mucha preocupación.

- Que paso yuto kun- pregunto el joven tomando el asiento de enfrente.

- Ayer me dejaste preocupado, cuando hablaste conmigo- Yamada sintió un balde de agua fría al recordar lo que había pasado ayer, su corazón se volvió a oprimir por el dolor.

- creí que había sido un sueño- dijo en un leve suspiro recostando la cabeza sobre el pupitre-

- Gomen, no quería agobiarte, pero si me preocupaste ayer, ya no contestabas mis llamadas y lo ultimo que me dijiste fue “no vale la pena vivir sin ella”-

- Uhmm no te preocupes que no hice ninguna tontería, y ya vez que estoy sano y completo ne - esas palabras estuvieron lejos de tranquilizar a yuto pues sabia lo mucho que la quería y notaba que no estaba bien, pero tampoco quiso seguir agobiándolo.

La clase por fin empezó y aunque Yamada intentaba poner atención a todo lo que explicaba el profesor no lo lograba aun podía recordar los momentos felices que había pasa con ella y ahora los tendría con otro.

- Yamada…. YAMADA..- grito el joven de cabello negro

- Eh que paso- dijo saliendo de su mundo-

- Ya es hora del receso salimos o piensas quedarte aquí- Yamada recostó la cabeza en su mochila y cerro los ojos-

- Ok.. eso es un me quedo aquí verdad- respondió yuto ante el silencio del otro – nos vemos al rato- y salió del salón. Yamada miro a su amigo alejarse atreves de los ventanales, y de pronto como una aparición vio pasar a chinen.

- ¿eh? Chinen- el joven se restregó los ojos para cerciorares de que no estaba soñando - ¿pero como?¿desde cuando? - Yamada salió detrás del joven que ya le llevaba ventaja, pero lo perdió de vista.

- Oye – grito Yamada a una chica que cruzaba su camino.

- Conoces a chinen- la chica lo miro y solo encogió los hombros –asi estuvo preguntando a toda persona que se le cruzaba, hasta que callo en la cuenta de lo que estaba haciendo.

- ¿¡pero que demonios estoy haciendo!?, porque me interesa saber de el - con paso desganado regreso su salón y yuto ya se encontraba ahí.

- A donde fuiste, creí que no tenias ganas de salir-

- Etto, yuto…. Conoces a chinen- dijo con la cabeza gacha.

- Chinen, yuri chinen- dijo yuto pensativo - claro que si- contesto con una amplia sonrisa - fue nuestro compañero el año pasado, que no lo recuerdas- Yamada tenia sobre la cabeza un inmenso signo de interrogación.

Yuto lo miro con incredulidad, ante lo despistado que podía ser su amigo, -es tu vecino y ni siquiera sabes que van a la misma escuela, o mes vas a salir también con que no sabes que es tu vecino-

- ¡baka!- soltó Yamada un poco colorado por la vergüenza, - es que no me acordaba
- Y porque te interesa tan de pronto-

- ¡eh! Lo que pasa que ayer me lo encontré por casualidad y me pareció extraño-
- Extraño? – bueno siempre lo ha sido- se apresuro a decir yuto mientras sacaba la libreta de la materia que les tocaba.-

- Como lo sabes –

- Pues, nunca se junta por mucho tiempo con las personas, aunque lo vez sonriendo no tiene amigos y evita el contacto físico-

- Y tu como sabes que evita el contacto- pregunto Yamada con una tono pícaro en la voz.
Yuto lo miro de reojo ante el mal comentario de su amigo.

- Bueno porque a diferencia de ti, yo si veo lo que pasa a mi alrededor, y Yuri siempre evita que lo toques, recuerdo hace un año que estábamos en clase de deportes Yuri se callo y lastimo una rodilla, corrimos a socorrerlo y el entrenar dijo que lo llevaran a la enfermería, yo me ofrecí para cargarlo pero el se reusó rotundamente, bueno no nada mas a mi sino a cualquier otra persona. Yamada se quedo en silencio ahora le intrigaba mas aquel chico.

- Y …. Tiene padres-

- ¡Eh! Eso si no lo se , no soy su amigo como para saberlo-

- Amigo- dijo Yamada entre dientes, buena idea-

A la salida Yamada iba tan inmerso en sus pensamientos que no se dio cuenta nuevamente de que un ciclista iba pasando.

- Quítate- grito el ciclista pero fue demasiado tarde, Yamada quedo debajo de la bici y el conductor voló cayendo de espaldas.

- Te encuentras bien – pregunto el mayor corriendo a socorrerle.

- Si estoy- bien dijo el joven incorporándose- los dos se quedaron viendo por un momento.
- ¡¡Tu!!- dijeron al mismo tiempo.

- Desde ayer que me salvaste- empezó a decir Yamada un poco apenado pues la mirada de Yuri lo incomodaba un poco - quería agradecerte por hacerme entrar en razón, te lo…..

- No intentaba salvarte- dijo el pequeño Yuri con voz fría - solo quería librar a este mundo de gente como tu- chinen se acerco a su bicicleta pero fue interceptado por Yamada que le sostenía la mano con fuerza.

- No tienes que hablarme así, el dolor hace hacer a las personas cosas que uno nunca imaginaria.

- El dolor no hace tontas a las personas eso ya viene de nacimiento- Yamada sitio como si lo jalara de los cabellos, si había escuchado bien había ofendido a su familia y eso no lo permitiría.
Chinen tomo su bicicleta y comenzó a caminar lentamente pues se había lastimado el pie.

- Chinen- grito Yamada, cuando el joven volteo para ver que es lo que quería , lo único que vio fue su puño dirigiéndose a su cara, intento esquivarlo pero ya era demasiado tarde, el joven callo sobre su bicicleta dando grandes tumbos, su mano quedo aprisionada entre las fierros de la llanta.

- Serás idiota – chillo chinen intentando soltarse, pero el dolor ya era indescriptible y la mano comenzaba a ponérsele morada, Yamada al ver aquello corrió a ayudarlo, - deja de moverte – grito el mayor al ver que Yuri se retorcía para zafarse.

- No necesito de tu ayuda- vocifero Yuri apartándolo con la mano que tenia libre – yo puedo solo- chinen empezó a jalar su mano con fuerza moviéndola de un lado a otro

- Te estas lastimando- dijo el mayor al ver que la mano del otro comenzaba a sangrar -Dime cual es la diferencia en querer dejar de sufrir o sufrir porque uno quiere-

Chinen detuvo sus movimientos no entendía a que se refería el joven o mejor dicho no quería entender, - no se que te haya pasado antes, pero por lo que deduzco con tus acciones es que tu solo te haces daño al no querer recibir ayuda de los demás- Yamada no sabia porque había dicho aquellas palabras, solo que tenia un ligero presentimiento de que aquel chico necesitaba de un amigo, porque aunque lo ocultara tenia un gran dolor.

Cuando ambos chicos se tranquilizaron y chinen lograra aceptar la ayuda de Yamada por fin logro liberar su mano, Ryosuke camino hacia su mochila tomo un pañuelo y con el cubrió la herida, para que no se infectara

-Perdón por golpearte – dijo Yamada al tiempo que colocaba su mano sobre la cabeza del menor en señal de amistad– pero eso si con mi familia no te metas-

- Lo siento- dijo chinen llevándose la mano herida al pecho – no fue mi intensión, soy muy impulsivo y no mido lo que digo-

- No te preocupes, esta todo olvidado- Yamada se levanto del suelo y le extendió la mano para que se apoyara y pudiera levantarse, pero el menor otra vez mostraba indiferencia lo rechazo y se levanto por su propia fuerza.

Ambos caminaron, Yamada no paraba de hablar de tontería y media, mientras que chinen solo se sonreí de momentos pero permaneció callado la mayor parte del recorrido cuando por fin llegaron a su destino cada uno se separo y entro a su respevtiva casa.

- Esto no va bien- se dijo Yuri al entrar a la suya - no puede sentir afecto por mi, debo de evitarlo a toda costa u otra vez no me lo perdonare…….

11 noviembre, 2009

WINKUP 0208







creditos: baca-vaca

POTATO 0208






CREDITOS: ssm-kiyumi.livejournal

No me es permitido amar

Titulo: no me es permitido amar
Parejas: yama-chi
Autor: atzin
genero: ?? a un no lo se
CAPITULO I
- Cuantas veces más debería de derramar lagrimas por desamor, cuantas mas - Yamada se encontraba en medio de un gran puente subido en la barandilla mirando hacia el negro vacio, el frio aire de navidad alborotaba su cabello y ligeras gotas saladas volaban perdiéndose en la noche.

- de que me sirve vivir si ya no te tengo - Yamada dio un paso hacia delante intentando acabar con aquel sufrimiento que le desgarraba el corazón.

- chotto matte - grito alguien desde abajo acercándose presuroso hacia el

- que intentas hacer, estas loco o que - Yamada volteo a ver de quien se trataba y clavo sus ojos en aquellos que lo miraban preocupados, lo reconoció de inmediato era su vecino y aunque lo miro con extrañeza lo ignoro por completo y siguió con lo suyo.

- no se que te allá pasado como para que tomes esta decisión, pero todo problema tiene una solución, solo hay que encontrarla – dijo el joven con tono de preocupación.

- para el amor no hay soluciones –dijo Yamada por fin saliendo del frio silencio pero sin mirarlo

– dime hay alguna cura para el desamor-

- Si la hay - contesto el pequeño – solo vuelve a querer- Yamada lo miro un poco incrédulo a lo que contesto.

- Tu que puedes saber del desamor si siempre estas en otro mundo- gruño el mayor con lagrimas en los ojos – para ti la vida es diversión y nada mas que eso, pero nunca has tenido que sufrir la traición-

- Tienes razón- contesto el menor - nunca he sufrido de engaños, pero si crees que esa es una razón para desperdiciar tu vida, pues tienes razón no vales la pena, deberías librarnos de tu patética existencia y hacerle un favor a la humanidad…. ¡¡¡¡Muérete de una vez y sigue siendo el mismo cobarde que hasta ahora has sido!!!!, porque solo eres un chico patético que no puede afrontar los retos que le pone la vida – chinen estaba verdaderamente molesto la actitud de aquel chico lo exasperaba y sinceramente no sabia porque seguía parado ahí , así que siguió su camino sin mirar atrás.

Yamada se había quedado inmóvil mirando hacia la ciudad que brilla por las luces nocturnas, las palabras de Yuri habían hecho eco dentro de su cabeza, por alguna razón se sintió mas tranquilo y el juicio volvió a su interior.

Se sentó sobre la barandilla reflexionado sobre lo que había sucedido, la verdad nunca había visto a chinen con una expresión semejante en el tiempo que llevaban siendo vecinos, siempre demostraba una amplia sonrisa a todo aquel que pasara y eso en ciertos momentos lo desesperaba, pero ahora demostraba enfado y tristeza, era una faceta que nunca había conocido de el.

Camino con paso lento a su casa, cuando estuvo en frente sintió un gran alivio de estar de vuelta y de no haber cometido una estupidez, pero en parte debía estar agradecido con Yuri pues el lo había hecho entrar en razón, miro hacia atrás y ahí lo vio, el aludido estaba mirando a través del balcón con un diente de león en sus manos alzo la mirada hacia las estrella y lo soplo viendo alejarse a cada una de aquellas semillas, cerro los ojos y dejo que el viento acariciara sus mejillas , cuando termino se giro y pudo ver a Yamada que lo miraba un tanto curioso, chinen al verlo no demostró nada y se me metió a su cuarto.

- Pero que – se pregunto Yamada – este chico es realmente raro – pero había algo en el que le había llamado la atención, algo en su mirada no encajaba con su forma de ser, sus ojos demostraban tristeza y eso lo intrigaba.

Estoy en casa grito Yamada, para dirigirse a su habitación tiro la mochila aun lado y se recostó en la cama con las manos bajo su nuca.

- ¡¿ que misterios escondes chinen. kun?! , que es?......

10 noviembre, 2009

Un nuevo amigo, un nuevo amor 11

CAPITULO XI
ENCERRADOS
Aunque los semanas habían pasado, la herida de Daiki seguía abierta y aunque se esforzaba por ocultar si tristeza y mostrar una cara sonriente sus ojos nunca participaban en ella.
- Te lo dije- soltó chinen dándole un sorbo a su malteada.
Daiki solo agacho la cabeza en señal de tristeza
- Deja lo en paz, que no logras nada poniéndolo así- hikaru tomo agarro la cabeza de Daiki y la despeino ligeramente, haciendo que el menor sonriera.
- Debo irme, me toca turno de la noche y el jefe ya me tare entre ceja y ceja-
- Ok- dijeron al unisón Yuri y hikaru
Daiki cruzo la acera y se dirigió hacia su trabajo con paso lento, ya era viernes y se sentía completamente solo, miraba a las parejas de novios y recordaba a yuya y pensaba que el debía estar en esos momentos con la chica de sus sueños, llego a la entrada de su establecimiento, las puertas se abrieron y le dejaron entrar, siguió su camino y se fue a reportar con su superior.
Ya pasaban de las nueve y Daiki comenzaba a alistarse para irse a su casa a descansar.
- Daiki-kun- puede venir un momento- el chico dejo de hacer lo que estaba haciendo y lo siguió
- - este será tu ultimo trabajo por hoy, atiende a este cliente- Daiki acepto de mala gana y se sorprendió mucho al ver de quien se trataba.
- Keito- dijo el mayor con tono molesto- se puede saber que estas haciendo aquí-
- Así tratas a tus clientes- contesto burlonamente el menor – pues vine a comprarme ropa que no es obvio-
- Si, pero porque precisamente en esta tienda y porque precisamente yo te debía de entender.-
- A pues por la simple y sencilla razón de que quiero venganza- Daiki lo miro con los ojos bien abiertos-
- Venganza y porque venganza-
- Pues ya me debes demasiadas, y pienso cobrármelas hoy - keito sonrió alegre y se comenzó a pasear por los pasillo, Daiki detrás de el-
- Me probare este, este y esto- dijo el menor colocando todo encima de Daiki-
- Y tan siquiera piensas compara algo, o solo me estas llevando Cómo burrito de carga- keito solo se limito a sonreír y a seguir poniendo cosas sobre el mayor-
- Nada mas no compras nada y te juro que me las pagas- decía Daiki mientras sonreía a su patrón que lo miraba desde el mostrador.
- No te preocupes que si pienso llevarme algo-
Ya había pasado una hora y keito no se desidia a comprar algo, el mayor estaba verdaderamente exasperado solo caminaba de un lado a otro, mirando el reloj.
- Este estaría bien- dijo keito después de otro quince minutos- se acercaron a la caja ante la mirada asesina de la cajera que debía haber salido hacia media una hora. Por fin pago y cuando estaba apunto de salir se giro para mirara a Daiki.
- Te puedo esperar para irnos juntos – pregunto el menor con un ligero sonrojo. Daiki lo miro de reojo y asintió con la cabeza.
- Pero debes de entrar por el lado de atrás, te esperare ahí para abrirte. Keito asintió contento y salió del lugar.
- sugoi, así que aquí te cambias-
- si no se porque la emoción- Daiki se sentó para cambiarse de ropa y recargo la cabeza en el locker y cerro los ojos de verdad estaba realmente cansado.
Cuando abrió los ojos todo estaba obscuro, por un momento no sabia en donde se encontraba así que se irguió en su lugar y sintió un cuerpo pesado en sus piernas.
- Keito, despierta- dijo el mayor moviéndolo para que se levantara-
- Que pasa- pregunto el aludido
- Creo que nos hemos quedado encerrados – a keito pareció que el sueño se le había ido
- Estas de broma-
- No puedo jugar con algo así-
Daiki se acerco a la puerta que daba a la calle y estaba cerrada, camino a la que daba al almacén y estaba en las mismas condiciones.
- La puerta de salida se abre por computadora así que no podremos salir por ahí, tengo llave del almacén pero no creo que podamos salir por ahí tampoco.
- Y que vamos hacer- pregunto histérico el menor.
- Intentemos salir por el almacén- Daiki saco sus llaves y abrió la primera puerta cambiaron por una pequeña bodega hasta que llegaron a la del almacén, igual lograron abrirla y por fin estaban de dentro de la tienda.
- Caminaron hacia la entrada principal, keito se aferro del mayor pues los maniquíes mostraban figuras tétricas en la obscuridad, cuando estaba a punto de llegar vieron una luz salir de entre los escaparates de inmediato los dos chicos se agacharon y caminaron a gatas por entre la ropa que colgaba.
- Solo esto me faltaba- gruño Daiki- ahora me van a acusar de ladrón, la luz seguía avanzando a donde se encontraban y no tuvieron mas remedio que salir de su escondite. Corrieron por entre los escaparates y en el justo momento en que la luz daba en el lugar donde estaba Daiki, keito lo jalo hacia el, quedando sus cuerpos muy juntos por el espacio. Ambas respiraciones eran agitadas tanto por el miedo como por estar demasiado cerca uno del otro
Se sentían como en una película de espías en donde no debían de ser descubiertos y debían de salir del lugar, el velador se paseaba por todo el lugar moviendo de un lado a otro su pequeña linterna.
- Que vamos a hacer – pregunto keito en un susurro casi imperceptible –
Pero pareció que no fue en un susurro porque el velador dirigió su luz hacia ese preciso lugar, Daiki empujo a keito y callo encima de el tapándole la boca para que no gritara del dolor, el velador se acerco lentamente, pero por alguna razón desistió y salió del lugar.
Ambos se sintieron aliviados por no haber sido descubiertos, Daiki miro hacia atrás cerciorándose de que el velador se había ido cuando regreso la vista hacia keito, no pudo evitar pensar lo sexy que se veía todo asustado además de que su cabello esta todo revuelto y su camisa ligeramente desabotonada, lo miro con lujuriosamente y keito de inmediato se percato de las ideas del otro.
- Ni lo pienses- dijo keito intentando quitarse de encima al otro
- Pero es que te vez tan kawaii, que dan ganas de comerte a besos-
Keito se levanto e intento alejarse lo más pronto, pero Daiki lo empujo hacia un estante, aprisionando sus manos sobre su cabeza.
- Pero te vez tan exquisito todo asustado- Daiki poso sus labios en el cuello del menor mientras este intentaba no caer el la excitación.
- Da...iki, por favor... para- decía keito entrecortado disfrutando de cada rose y caricia, pero la palabra “para” no estaba dentro del vocabulario de daiki, así que hizo caso omiso y siguió su labor, entre abrió las piernas de keito para posicionar las suyas, por lo visto esa era un posición que Daiki disfrutaba mucho, dio la vuelta a keito y ahora que lo tenia de frente, comenzó a besarlo desesperadamente.
Keito empezó a desabrochar la camisa de Daiki hasta que la saco fuera.
- Y quien era el que no quería nada- sonrió malicioso el mayor
- Calla ... o piensas seguir hablando- ahora era keito el que se había posesionado de los labios del otro, lo besaba lujuriosamente como el mayor ya no tenia camisa keito a provecho para pasar su lengua por toda la extensión de aquel hermoso cuerpo. Poco a poco keito recostó a Daiki en el suelo y con mucha delicadeza empezó a desabrochar el pantalón, interno su mano en aquella tela y cuando estuvo a punto de apoderarse de el objeto de toda su excitación, Daiki lo jalo por los cabellos y lo tiro hacia atrás, yo aquí soy el único que puede producir placer, y dicho esto despojo tan violentamente a keito de su camisa que los botones saltaron por doquier.
- Me debes una camisa- bufo el menor pero fue callado por los labios del otro.
- A quien le importa una maldita camisa- dijo Daiki ya arriba del menor comenzando a besarlo pero ya no era fuerte ni violentamente ahora, le daba besos sensuales y picaros, las yemas de sus dedos recorrían cada rincón desprovisto de tela, para keito era una sensación por demás placentera los dedos de Daiki le provocaban todo tipo de emociones y ya no quería conformarse con ellas, quería mas, quería sentirlo dentro, sentir como desgarraba su interior, sentir como lo inundaba esencia.
Pareció que Daiki le había leído el pensamiento, desabrocho el pantalón y con los dientes bajo la cremallera menor sintió un escalofrió recorrer su cuerpo.
Daiki siguió con lo suyo, con manos agiles bajo el pantalón del menor hasta las rodillas para después sacarlo por completo, keito le ayudo sacarse los suyos.
El mayor paso sus manos por la entre pierna del menor deslizándola hasta llegar a los glúteos para después regresar y tocar el miembro de keito que de inmediato se tenso.
Tanto deseabas que te tocara- dijo Daiki acercándose al oído del menor, para después besarlo y seguir con su tarea.
Cuando keito estaba lo verdaderamente excitado, Daiki lo soltó y se levanto parándose justo debajo del miembro de keito, se agacho un poco y tomándolo en sus manos se lo introdujo de una sola vez. Keito ahogo un gemido de placer, de verdad se sentía realmente placentero estar dentro de Daiki, se empezó a mover lentamente, además de ser su segunda experiencia, nunca le había hecho el amor a nadie así que intentaba ser lo mas amable posible pero los movimientos de Daiki pedían mas fuerza, así que lo complació lo tomo por las caderas y lo comenzó a embestir con mas fuerza, en cada escotada sentía que se le iba la vida, no podía creer que estuviera haciendo a Daiki suyo, eso solo lo había visto en sueños, pero ahora era realidad, ahora no era un sueño. Keito abrió los ojos pues sintió que ya pronto se correría dentro de se amante, dio tres escotadas mas y lo hizo, ambos dejaron escapar un gemido de placer. Daiki se acerco a los labios de keito y lo beso lo mas delicado que pudo como temiendo lastimarlo. Ambos tenían la respiración agitada….