28 marzo, 2010

premio 8




hola chicas pues aqui de nuevo un premio mas para el blog, muchas gracias por darmelo ichigo-chan. te quiero mucho y gracias por venir a visitarme XD. te quelo mucho.
bueno el premio se los otorgo a:
1.- kia.kia
2.-yuuki fics

.:One Day, Just U:.

hola chicas pues aqui les dejo el fic de mi tomodachi dark-may, espero que les guste a mí si me gusto y más el final no me esperaba que fuera él, pero disfrutenlo.

Título: one day just u
Autor/a: Dark May
Pareja: Adivinen~ :)
Género: Shonen ai
Extensión:
Oneshot

Nota: Es la primera vez en mi vida que escribo este tipo de cosas~ así que espero que les guste, o que no se aburran a medio camino XD Cualquier duda, soy todo oídos. Go ahead~ : )

Nunca me gustaron las despedidas pues quien sabe cuando nos volveremos a ver de esta manera… lo único que mantengo en memoria es tu sonrisa que sonreía sólo para mí, tan pura y brillante que iluminaba mi corazón... .Junto a tu compañía me sentía con mucha paz, me sentía dentro en esta sociedad, aparte de mi familia y amigos a los cuales quiero de corazón, pero sólo tú lo robaste por completo.

Recuerdo aquella vez, era de noche, íbamos en dirección a casa pues aquel día había sido muy divertido y durante mucho tiempo habíamos planeado el quedar todos juntos.

El parque de atracciones como era de esperarse estaba lleno de gente. Pequeños y grandes con valor subían a las atracciones. Nosotros por nuestra parte decidimos empezar por algunas relajadas para que poco a poco nos lata más el corazón. Ese era el plan desde un principio, pero ello se fue por la borda después de la comida, porque decidimos ir a la casa encantada.

Echamos piedra, papel y tijera para las parejas, y me alegre de que me tocara contigo, pues tú siempre inspirabas confianza y no tener miedo a este tipo de cosas. Así que entramos los primeros. Estaba con muchos nervios, quería tocarte la mano y aferrarme a ti, pero aún no me atrevía, pues quizás eso perdería la tranquilidad que traías dentro. Eso pensé, pero a medida que íbamos adentrándonos, los gritos extraños se escuchaban; ecos y grujidos fuertes, cosas que sentía que me rozaban, todo ello me daba escalofrío. De un momento a otro me sobresalté al sentir que algo me cogía por atrás que me hizo detener mi paso. Y me quedé en shock pues eran tus brazos los que abrazaban de mi cintura. Era muy incómoda aquella escena.- ¿Qué haces? “ - fue lo único que se me ocurría preguntar. Tan pronto como dije aquello me soltaste. -"Ah~ lo siento, pero estas cosas no me gustan, démonos prisa, ¿si?"- Así que después de aquello con mucho coraje salimos cogidos de la mano.

Fue tras aquel horrible lugar sentir una enorme tranquilidad al salir. Los demás chicos se alegraron de vernos, y se acercaron rápidamente a nuestro alrededor. -"¿Qué tal fue? No da mucho miedo, ¿verdad?" -Nos quedamos callados por un momento, sólo pudimos mirarles y expresar con nuestra cara de incomodidad la experiencia.- "Bueno, preferiría subir a los siguientes. Esto no va conmigo" - Dijiste por fin. Al oír aquello los demás te miraron con burla y empezaron a hablarte diciendo que no sabían que aquello te daba miedo... Fue graciosa la escena pues estabas avergonzado, y dabas escusas simples para defenderte, como que no te encontrabas bien, o que no podías ver bien aquello, que se te hacía difícil caminar y así eras un blanco fácil. Yo por mi parte reía ante tales comentarios.

Como éramos tres grupos, esperamos a que los otros dos terminases, y así fue, pues no tardaron tanto tiempo como nosotros en salir. -"Eso no estaba tan oscuro~" dijo uno desde lejos... Me hiciste una señal para seguirte y así subir a las demás atracciones... -"Esperen~" llegué a oír. Los otros cuatro sin darme cuenta se quedaron atrás. Tú me cogiste de la mano y corrimos al siguiente. Fue muy divertido, pues no parábamos de gritar, y de reír después de ver las caras que se nos quedaban tras bajar.

Fuimos a comprar algunas chucherías para saciar el hambre que nos entró y fue cuando coincidimos con los demás -"¿Dónde os metisteis? Os estábamos buscando." - Dijo uno en primer lugar. Nosotros por nuestra parte reíamos débilmente sin decir nada. -"Qué crueles, y ahora os encontramos comiendo" -"Como recompensa me como lo que sobra"- Termino por decir otro.- "hahaha~ " sólo reí por aquella graciosa escena.

Como ya estaba empezando a atardecer decidimos subir a la noria, pues siempre se ve hermosos pasajes desde arriba. -"Genial ven conmigo" - Rápidamente me cogiste de nuevo del brazo y entramos a una cabina, -"ah, espera" -dije por tan repentina acción. Dejando a los demás con la boca abierta. -"¿Y a estos qué les pasa ahora?" -Así que decidieron subir ellos cuatro a una contigua.

Ya arriba, mientras la noria giraba, nos sentamos uno en frente del otro. -"¿Por qué no dejaste que los demás subieran?"- dije en queja esperando con impaciencia tu respuesta. -"¿Mmm? ...Oh, mira el paisaje, ¿Es hermoso no crees?" - dijiste sin mirarme. -"¿No me escuchaste?- , -Hoy actúas raro a como de costumbre, ¿por qué nos alejamos de los demás?, ¿acaso estás enfadado con ellos?" -seguía hablando, porque seguías sin mirarme y sin contestar a mis preguntas. Con resignación decidí no decir nada más y mirar aquel paisaje, pues para eso habíamos subido.

Mis ojos se abrieron de par en par. Llevé mi mano tapando mi boca, pues no lo podía creer. Rápidamente giré mi mirada encontrándome con una sonrisa por tu parte.- "Es bonito el paisaje, ¿verdad?"- volviste a repetir. -"Baka"- dije entrecortadamente intentando no llorar. Me giré de nuevo y con una sonrisa en mis labios volví a girar para mirar por la ventana.

"INOO KEI, DAISUKI DA YO"

Era un mensaje desde un limpio prado verde, hecho con piedras. Se podía leer claramente desde la noria. Hubo un silencio, pero no era incómodo porque yo por mi parte no me lo podía creer, y tú sólo sonreías alegremente. Estabas tan tranquilo como si aquello fuese algo normal para ti.- "Pero... ¿Por... Por qué?"- Fue lo único que se me ocurría preguntar. Te levantaste repentinamente y te sentaste a mi lado y apoyaste tu cabeza en mi hombro, cosa que me sorprendió. Permanecía en silencio pues quería una respuesta. - "Eres especial para mí" - empezaste a decir " - Nos conocemos desde hace mucho tiempo, y creía que esta era una oportunidad para decirte mis sentimientos" - Hubo un pequeño silencio que aproveché para entender todo aquello. -"Te quiero, Inoo"- dijiste mirándome fijamente y con decisión. -"No me lo puedo creer, ¿acaso estoy soñando?"- pensé.- "Baka" -dije y me abracé a ti fuertemente.- "¿Entonces todo esto era para dejarnos solos y pueda verlo junto contigo?" -

Hubo un silencio que se llegó a volver incómodo así que tan pronto como dije aquello se me vino a la mente los demás. -"¡Ah~ !"- Me levanté dejando una sorpresa en tu rostro. -"Los demás también lo verán, seguro" - Dije avergonzado y con cara de terror.- "Hahahaha" - empezaste a reír. -"Ahh~~ "- solté un suspiro sin remedio. Sentí como me jalaste del brazo quedándome sentado en tus piernas. -"Qué importa si lo vieron, además... Ellos contribuyeron en esto" - Dijiste susurrando en mi oído tranquilamente manteniendo de nuevo tu sonrisa.

-"Yabai~ " dije sin ánimos.

Ya abajo de la noria, me sentía realmente avergonzado y estúpido. Me era difícil mirar a los demás. Sólo permanecía callado, mientras veía los demás que sugerían que aún había tiempo para unas últimas atracciones más, pues aún no me habían cansado. No tenía muchas ganas de subir, así que les comenté que era mejor irnos, que por hoy había sido demasiado y yo tenía cosas por terminar. Los demás entendieron así que aceptaron sin quejas.

- "Volvamos a quedar de nuevo juntos" -sugirió uno de ellos, - "Sí~ A la próxima elijo yo el lugar" - decían alegremente. -"Me alegro de volverte a ver, mucha suerte en la universidad, no te despistes en otras cosas ne" - Me alegré al escuchar sus ánimos - "Gracias, fue divertido el día de hoy" - dije ya tranquilamente. -"Ah~ para recordar el día de hoy qué mejor que una foto" - sugeriste entusiasmado.- "Claro, suena genial"- Dejamos la cámara arriba de un muro para poder salir los seis en ella. - "Decid Cheese~" sugirieron y así salió el flash.


Tras ello nos despedimos y nos separamos de ellos, pues nosotros coincidíamos en el mismo sentido.

Hubo una calma en el camino a la parada del autobús. - "Fue agradable el día de hoy, ¿Verdad? a la próxima tenemos que quedar sólo nosotros" - dijiste rompiendo aquella atmósfera. - "¿Qué insinúas? Eso suena a cita" - dije sorprendido. -"Hahahaha"- reíste tranquilamente ante mi comentario - "Tómalo como quieras, pero quiero tener más cerca a la persona que quiero"- en eso detuviste tu paso haciendo que yo igual me detuviera.

De repente te acercaste a mí y me apoyaste en la pared quedando cerca el uno al otro. Me miraste a los ojos seriamente, apoyando amabas manos en mis hombros. -"Te quiero"- Ello hizo que mi corazón palpitara más rápido, sentía cada latido. -"¿Tu no sientes lo mismo?" - Abrí más los ojos...- "No... no e-" Acercaste tu cuerpo sintiendo tu calidez. Me abrazaste y en el oído me susurraste. -"No sé qué haría si te perdiera" -sentía que tu abrazo se hacía más fuerte. Sin pensarlo dos veces correspondí aquello, y como pude te di un beso en la mejilla.- "Gracias" -dije con una sonrisa, que de a poco te contagiaste y ambos sonreíamos mirándonos fijamente por un rato. -"Gracias"- Volví a repetir haciendo que nos separemos.

-"Yo también te quise desde aquella primera vez que nos conocimos en el ascensor de la agencia, sin saber que algo así llegaría a pasar"- empecé a decir mirando el suelo. Subí mi mirada coincidiendo con tu mirada, que lo único que hacía era irradiar felicidad. -"Realmente Te admiro, cada acción tuya me gusta, tu baile, tu canto, tu Todo".- Hubo otro silencio. Sentía mi corazón palpitaba cada vez más rápido por cada palabra que decía, pero a la vez era un sentimiento de tranquilidad pues esos sentimientos salieron tras mucho tiempo guardado.

Sentí que te acercabas a mi rostro, y tus suaves labios rozar los míos... Me besaste despacio moviendo tus labios, y ante aquel acto yo hice lo mismo. Como reflejo subí mi mano para acariciar tu pelo. Sentí que me abrazabas de la cintura, lo que me produjo un sentimiento extraño. El beso no duró mucho pues algunas personas empezaron a pasar y nos empezaron a mirar de una manera confusa.

Nos separamos despacio, pues aquella acción la disfrutábamos ambos. Soltaste una risilla que me contagiaste. -"Será mejor que nos demos prisa para no perder el autobús"- Sugeriste. -"Claro, ¿una carrera?"- propuse, pero antes de que te deje responder yo ya había acelerado, perdiéndome de tu vista en aquella esquina próxima a donde estabas.- "Espera~ eso es trampa"- Te escuche decir en un grito.

Llegamos cansados y con la respiración agitada.- "Yatta... gané~ " Dijiste disfrutando tu victoria. -"No es justo, eres más alto que yo y tienes las piernas más largas"- dije comparando mis piernas con las tuyas.- "hahahaha"- ello me puso celoso. --"Fuiste tú quien quisiste una carrera, además te me adelantaste, eso sí que no fue justo" - Reí débilmente tras ese comentario. - "Mira llega tu autobús"- giré triste, pues eso significaba nuestra despedida.- "Una última foto de nosotros, ¿qué te parece?"- dijiste intentando animarme. -"Ok" -

-"Supongo que ya nos pondremos en contacto para la próxima salida. Cuídate" - dije abrazándote fuertemente.- "Claro, hay que repetirlo"- reí por ello -"pero esta vez que sea sin sorpresas" - Nos separamos pues el autobús ya estaba abriendo las puertas.

Subí, y me senté cerca de la ventana y pude ver cómo te despedías moviendo ligeramente tu mano. El autobús marchó despacio, como si al igual que yo no quisiese alejarse del lugar. Suspiré pues ya estabas fuera de mi alcance. Así que sólo me limité a mirar el paisaje y ello me hizo volver a los momentos pasados contigo, pues sin lugar a duda este día fue realmente especial.

El sonido del móvil me hizo salir de mis pensamientos. Lo saqué de mi bolsillo y lo abrí. Sonreí sintiéndome estúpido, pero estaba muy feliz. Realmente feliz, así que volví a leer mensaje.

-“No olvides este día por favor. Yo nunca lo haré y como prueba… Está esta foto”-

Abrí el archivo adjunto y era la imagen que hace unos minutos me tomé contigo.

Sin esperar más, me decidí a responder el mensaje. Pero sin antes hacerme una foto a mí mismo, con una pose un poco exagerada. -“Se reirá de mí, seguramente se reirá por ello”, pero no me importaba. -

- “Salgamos la próxima vez ne, lo estaré esperando. -

- Y… por supuesto, nunca olvidaré este día porque.-
P.D.: Yo también te quiero, Yabu”
-FIN-
gomen se me habia olvidado el utlimo parrafo T.T

25 marzo, 2010

feliz cumple yuya

Alineación al centro

Hoy es el cumple de yuya takaki, que lindo el nene ya tiene veinte añotes que bien cada dia mas grande y con mas experiencia.

Pues felicidades yuya que te la estes pasando de lujo con tus familiares y amigos.

cuidate mucho.

feliz XD

chikas ......... ya rebase las 10 000 visitas , estoy feliz y contenta y a la vez un poco triste pues de esas visitas solo e resivido yo creo que maximo 100 comentarios ¬¬ T-T, eso es un poco desepcionate pues hay veces que ya no dan ganas de escribir nada por que se que no van a comentar.
Les agradesco a todas aquellas que si lo hacen pues dan animos.

pero bueno estoy contenta jiji 10 000 visitas no se ven todos los dias XD.

gracias por pasar y entretenerse con mis fics.

besotes las quiero un chingo y dos montones

_______@@@@@@@@__________@@@@
________@@@________@@_____@@@@@@@
________@@___________@@__@@@______@@
________@@____________@@@__________@@
__________@@________________________@@
____@@@@@@______@@@@@___________@@
__@@@@@@@@@__@@@@@@@_________@@
__@@____________@@@@@@@@_______@@
_@@____________@@@@@@@@@_____@@
_@@____________@@@@@@@@___@@@
_@@@___________@@@@@@@______@@
__@@@@__________@@@@@________@@
____@@@@@@_______________________@@
_________@@________________________@@
________@@___________@@__________@@
________@@@________@@@@@@@@@@@@
_________@@@_____@@@_@@@@@@@@
__________@@@@@@@@ @@@@@@
___________@@@@@_@
____________________@
____________________@
_____________________@
______________________@
_______________________@____@@@
_______________@@@@__@__@____@@
_____________@_______@@@____@@
________________@@@@____@__@@
_________________________@

23 marzo, 2010

mas que una obsesión 11

capitulo IX
Un nuevo día de clases amanecía, poco a poco los chicos y chicas fueron llegando al edificio escolar y como de costumbre Yuri se encontraba rodeado de varias chicas, Yabu llegó solo pero con muchos ánimos de poner en marcha su nuevo plan, pero su ánimo cambio al ver llegar muy juntos a Kei y Keito, ya que Inoo tenía abrazado a Keito y hablaban animadamente.
La ira se apoderó del cuerpo de Yabu en ese momento, tanto así que rápidamente los alcanzó y cruzó en medio de ellos, haciendo que se separaran, los chicos lo miraron asombrados pero entendía el comportamiento del mayor así que no dieron mucha importancia a ese acto y siguieron platicando.

Las primeras horas de clases pasaron de lo más normal, sin ningún inconveniente, pero al momento del receso cuando Keito iba en camino a buscar a Inoo vio como un grupo de chicas lo acorralaban dentro su salón, parecía que algo le pedían lo cual hizo que el mayor después de tanto ruego aceptara.

Por fin inoo se percato de la presencia de Keito que estaba en la puerta mirándolo y lentamente se acerco.

-¡Hola!-saludo el mayor.

-Veo que estas algo ocupado- dijo con algo de molestia el joven Okamoto.

-Sí, lo siento pero no podre comer hoy contigo, me pidieron que le explique algo de la materia-se excusó el mayor.

-Pues me debes una salida-musito Keito poniendo cara de niño dolido.

-Esta bien- respondió Kei.- nos vamos después de clases-dijo y entro a su salón, Okamoto sólo se limitó a verlo mientras hablaba con las chicas, lo que sentía por el chico cada día crecía más.
Cerca del lugar estaba Yabu viendo como transcurría su plan, a toda costa haría que esos dos se separen y volvería a tomar a Keito para luego quedarse con Inoo.

El receso terminó y todos volvieron a sus respectivas aulas, era la hora de historia y Yuri era el menos concentrado del salón, no le quitaba la vista a Keito, se preguntaba en qué momento o en qué parte de la historia no se entero que Yabu conocía muy bien al joven Okamoto, presentía que era uno de los primeros en la lista del mayor y eso mucho antes de que él entrara en la misma, pero había algo más que le molestaba y estaba tan disgustado consigo mismo al no saber que era.

Llego el cambio de hora, justamente tocaba la hora de estudio, así que estarían sin profesor por un buen rato, como era de esperarse la intriga hizo que el joven Chinen se acercara a Okamoto.
-Podemos hablar-dijo el más pequeño acercándose al pupitre de Keito.

-¿De qué quieres hablar?-respondió algo molesto, no le desagradaba Chinen, aunque no se hablaran mucho y estuvieran en el mismo salón, simplemente había algo en él que no le terminaba de cuadrar.

-¿Desde cuándo conoces a Yabu?- directo al grano fue el pequeño, no aguantaba más la intriga.

-Desde que ingrese a este instituto hace 3 años, ¿por?-dijo Okamoto sin mirarlo mientras escribía en su cuaderno.

-Ahh… eso es un año antes que yo-musito Yuri mirando como el chico escribía lentamente en su cuaderno.- ¿Tuviste algo con él?-preguntó

-¿Qué, estás celoso?... para tu información no estoy interesado en Yabu, así que quédate tranquilo y dile que no me moleste.-respondió Keito con algo de ironía y enojo.

-¿entonces sí tuviste algo con él?-volvió a interrogar el pequeño.

-No es de tu incumbencia- respondió secamente el joven Okamoto siguiendo con lo que estaba haciendo.

-¡Okamaoto Keito!-lo llamó una voz desconocida desde la puerta del salón, el nombrado miro quien era pero no lo conocía, éste le hizo señas para que se acercara, Keito se acercó y el muchacho le entregó un papel, inmediatamente se alejo del lugar.-“¿Qué será?”- pensó mientras desdoblaba el papel.

-Te espero detrás de los vestidores a la salida-

-“¿No hay remitente?”-pensó revisando el papel, rápidamente en su mente vino el rostro de Inoo, así que se emociono al pensar de que el mayor era quien le había mandado el dichoso papel.-“Pero por qué no vino personalmente, ¿será que sigue ocupado con esas chicas?”-

-Keito que quería ese chico- la voz de Chinen hizo que saliera de su pequeño trance.

-No se no lo conozco-se limitó a responder mientras volvía a su lugar.

-¿Qué quería?-volvió a preguntar el menor.

-Que te importa-respondió volviendo a su asiento.

-¿Me dejas ver el papel?-insistió el joven Chinen sentándose en el pupitre de al frente de Keito.

-Toma pero no me molestes-respondió irritado mientras le pasaba el papel, Yuri lo leyó y reconoció la letra.-“Es la letra de Yabu, ¿para qué lo habrá citado ahí?”-pensaba mientras examinaba bien el trozo de papel y se aseguraba de que era la letra de Yabu, aunque su relación era rara, algunas veces el mayor le había escrito algunas notas o este había podido ver algún cuaderno del mayor, logrando recordar cómo era la letra, luego de un momento le devolvió la nota y se encaminó a su asiento, se preguntaba el por qué de esa invitación por parte de Yabu.-“¿Será que quiere jugar con él otra vez?”-pensaba el chico fijando su mirada en Keito.

Las clases terminaron, Keito salió corriendo a los vestidores, estaba alegre por tener un encuentro con Inoo, llego al lugar pero no había nadie, se recostó a la pared para esperarlo.
-Espero no haberte hecho esperar-dijo una voz conocida para el menor pero que no era la de Inoo.

-¿Qué haces aquí? Espero a una persona-dijo con disgusto al ver a Yabu.

-¿Cuál persona?... Si yo te envié la nota-dijo sonriendo viendo como el menor había caído en su trampa.

-¿Cómo?-exclamó incrédulo el joven Okamoto al creerse lo que el mayor decía.

-Sí ¿acaso no reconoces mi letra?-decía mientras se acercaba al menor.-No te acuerdas de mí letra-

-No la reconocí-musito el menor temiendo ya que Yabu se estaba acercando mucho.

-¿Cómo no la has reconocido? ¿Te acuerdas que hace tiempo te escribía?-dijo acercándose peligrosamente al rostro del chico.

-No-dijo empujando a Yabu alejándose del lugar.

-¡Espera! No hemos terminado de hablar, mi Keito-dijo mientras lo tomaba del brazo acorralándolo en la pared.-NO creas que te me vas a escapar-sonrió maliciosamente mientras tocaba los labios del menor con su dedo índice.

-¿Qué pretendes… Yabu?-musito nerviosamente por la cercanía del mayor, intento zafarse pero el otro lo sujetaba más fuerte.

-Sólo quiero que recordemos viejos tiempos, vamos a mi casa esta tarde está vacía, además mi cama te reclama-dijo con tono insinuante mientras se acercaba más al rostro del menor.

-¡No quiero! No volveré a caer en tu juego-gritó Okamoto tratando con todas sus fuerzas de salirse del agarre del mayor, luchó por unos minutos pero al final no pudo.-¡No quiero nada contigo!-exclamó cacheteando a Yabu.

Este sólo se sobo el área lastimada y se acerco mucho mas al menor, se apegó al cuerpo de Keito, lo abrazó y deposito su rostro en el hombro.-Por las buenas o por las malas- le susurró al oído para luego lamer su oreja sin separarse de su presa.

Keito no se movía, tenía miedo, sabía que Yabu era capaz de todo, y mucho más miedo le dio escucharlo susurrarle esas palabras a su oído. Pasaron unos minutos y no había respuesta del menor, por ello Yabu comenzó a besar el cuello de este dejando su marca como todas las veces, Keito se limitó a dejar correr lágrimas de tristeza y desesperación, el lugar donde estaban era muy aislado, sólo se veía la cancha y ninguna alma cerca de ahí, además para la hora que eran ya nadie andaba por ese lugar, tan sólo rogaba que Inoo lo fuera a buscar. Yabu poco a poco adentro sus manos por debajo del uniforme del menor, la satisfacción estaba volviendo a su ser mientras tocaba a Keito, en cambio el menor no tenía fuerzas para seguirse defendiendo y aunque lo hiciera sabía que terminaría perdiendo.

Las caricias del mayor cada vez más se volvían más lujuriosas, más exigente, tomo la mano del menor y se la acercó a su parte baja obligando a que éste lo tocara, lentamente se separó un poco del cuerpo de Keito para desabrochar la camisa del uniforme, cada vez que podía el menor alejaba su mano de aquel lugar pero Yabu la volvía poner ahí.

Sin dejar de mirarlo el mayor empezó a acariciar el pecho desnudo del menor lo más lento posible, como si tuviera todo el tiempo del mundo, estaba disfrutando de aquello que le hacía Keito aunque el menor ni se inmutaba por responder aquellas caricias, solo se limitaba a tener los ojos cerrados pensando en cualquier cosa menos en Yabu.

Otra vez se apegó al cuerpo del menor, pero esta vez fue directo a su objetivo: tocar el miembro de Keito, le sorprendió que éste no estuviera despierto como el suyo y eso no le gustaba.

-Nos vemos mi lindo Keito-Dijo separándose por completo del joven Okamoto alejándose del lugar muy enojado.

El cambio repentino del mayor alegró a Keito pero a la vez un leve escalofrío corrió por su cuerpo, porque aquello predestinaba algún otro encuentro con Yabu y eso no le gustaba para nada.

por favor les pido que comenten ¡gracias!

17 marzo, 2010

no me es permitido amar 7

capitulo VII

Ryosuke caminaba por la calle sintiéndose el mas miserable de todos con los que cruzaba camino, no podía concebir la idea de que Yuri lo hubiera rechazado de esa forma y mucho menos que de buenas a primeras lo tratase así, debía de haber una razonable y aceptable justificación mucho mas lógica que la contestación que le había dado –“ no me gustas, nunca podrías gustarme y te digo por qué…, porque a mí no me gustan los hombres, no soy raro como tú”- esa frase le daba vueltas en la cabeza pero en su interior sabia que chinen sentía lo mismo que él y todo aquello que había salido de sus labios no eran mas que mentiras, pero no sabia cual era la razón para que lo rechazara, por fin su camino llego a su fin y se encontró nuevamente en el puente en donde había sido salvado por Yuri, nunca se habría llegado a imaginar que se enamoraría de un chico, esa idea jamás se cruzo por su cabeza, de hecho eso no le importaba tanto pues era un sentimiento igual de puro y hermoso, había algo en chi que de verdad le gustaba, esa sonrisa que siempre daba y la forma tan especial de ser hacían que se sintiera reconfortado.
Se recargo en el barandal y miro hacia abajo, hacia esa agua obscura que brillaba con luz que irradiaba la luna y se sintió un imbécil por pensar aquella vez que la mejor alternativa que tenia era el suicidio, de verdad que era un idiota, aunque agradecía ese momento pues de no haberlo hecho jamás le habría hablado a chinen y nunca se hubiera dado cuenta de la gran persona que es.
Respiro profundamente, aspirando ese aire húmedo que alborotaba sus cabellos, no iba a darse por vencido con Yuri, debía de arreglar las cosas con él y eso seria mañana en la escuela, no dejaría que se fuera sin hablar largo y tendido.


**********.


- Chinen…. Quieres ir a comer algo- gritaba yuya desde el patio mientras que Yuri estaba en la ventana del segundo piso.


- Claro que si- respondió el chico.


A la hora de la salida ambos chicos se dirigieron al restaurante que acostumbraban y pasaron ahí un buen rato.


- Llevamos saliendo una semana- comenzó yuya con tono alegre dándole un pequeño sorbo a su refresco.


- Si- contesto chinen mostrando una amplia sonrisa en el rostro.


- Y ya vez que no me ha pasado nada- dijo en tono burlón mientras le pasaba una mano por la frente y le acariciaba la mejilla, chinen lo miro con aspereza.


- ¡no!, solo… casi te caes en hoyo y te fracturas una pierna, te muerde un perro que estuvo apunto de dejarte sin dedos y casi pero solo casi te me ahogas… ahh… sin contar que casi sufres quemaduras de tercer grado por mi culpa…..- soltó chinen poniendo cara de reproche.


- Bueno si lo dices de esa manera suena muy feo, pero yo lo diaria de otra forma…-


- ¿¡Así!?, de que otra podrías decirlo-


- Pues que soy un súper héroe que siempre esta ahí para salvar al amor de su vida- exclamo yuya acercando su rostro al de chinen uniéndolos en un tierno beso.


- Eso significa-dijo chinen tomándolo por el rostro – que siempre me protegerás ne... y que siendo un súper héroe nada te pasara, nunca me abandonaras-


- ¡exacto! – susurro yuya en los labios del menor… te amo chinen, eres lo mejor que me ha pasado en la vida. El rostro de yuya cambio de semblante y se torno un poco sombrío.


- ¿Qué pasa yuya?, ¿te sientes bien?-


- Mis padres ya lo saben- chinen se quedo de piedra intentando asegurarse que lo que había escuchado era lo que creía.


- ¿tus padres saben que cosa?- pregunto el menor sintiendo latir su corazón mas de lo normal.


- Saben de lo nuestro- dijo yuya sin dejar de mirarlo a los ojos – les dije que estoy enamorado de tí y que no me importa lo que digan seguiré a tu lado. Chinen se había quedado mudo de la impresión, no sabia si reír o llorar, si saltar de la emoción o sentir pánico por aquello.


- ¿y que te dijeron?- pregunto el menor pues fue lo único que se le ocurrió preguntar-


- Me dijeron que jamás lo permitirían, que ellos no criaron a un hijo… a un hijo gay - la voz de yuya se quebró al decir aquello, de verdad le dolía repetir esas palabras.


- No debiste hacerlo- dijo chinen abrazándolo tiernamente.- no soy tan importante como para que pelees con tus padres-


- ¡Claro que si lo eres!- exclamo yuya con desesperación separándolo un poco - eres lo mejor que me ha pasado y quiero estar contigo para siempre.-
- Pero yuya-


- Pero nada, te quiero a ti y eso es ya lo único que importa – y dicho eso le dedico otro tierno y delicado beso.


- ¡¡¡takaki yuya!!!... ¿Qué demonios crees que estas haciendo? Se oyó el grito de un hombre resonar por el lugar, varios de los presentes se giraron para ver quien había sido el causante de ese alboroto. Yuya abrió de par en par lo ojos y se levanto instintivamente.


- ¡papá!, ¿Qué haces aquí?- pregunto el mayor con terror el la voz.


- ¿Así que este es el engendro que te metió locas ideas en la cabeza?- grito el padre de yuya tomando por la ropa a Yuri zarandeándolo un poco.


- Suéltalo - grito yuya empujándolo – no te atrevas a lastimarlo- su padre le regreso el empujón y le lanzo un golpe sonoro, yuya resbalo por la mesa tirando todo lo que había en ella.


- No le pegue- grito Yuri intentando soltarse del agarre, pero el señor era más fuerte y de un empujón lo lanzo al suelo.


- Nos vamos ahora mismo- carraspeo el señor levantando a su hijo del suelo, yuya ya no dijo nada era preferible dejar por el momento las cosas así, pues sabia que si su padre se llegaba a enojar mas alguien verdaderamente saldría lastimado.


- Yuya- grito chinen al ver que caminaban a la salida-


- No chinen ahora no-


Chinen salió del local detrás de ellos sentía que por su culpa yuya estaba mal con sus padres, tenia tantas ganas de llorar y desahogar su frustración, pero en ese momento no podía, debía de ser fuerte por yuya para que supiera que estaba bien.


Ambos llegaron hasta un coche que estaba en marcha, una mujer bajo del vehículo y con paso decidido llego hasta donde estaba chinen propinándole sin que el tuviera tiempo de reaccionar una bofetada que le volteo la cara.


- No vuelvas a acercarte a mi hijo- grito la mujer con la cara bañada en lagrimas- no vuelvas a acercártele – la mujer regreso con paso firme al vehículo en donde ya estaban dentro su esposo y su hijo y después de un escandaloso rechinido de llantas chinen los vio perderse por entre las calles.


Se quedo parado allí estático sin saber como reaccionar, el ardor de su mejilla se había recorrido hasta su cabeza que ahora comenzaba a dolerle.


- ¿Cómo había paso esto?, ¿Por qué siempre terminaba lastimando a las personas que quería?- se sentía de lo peor, quería correr y alcanzar a yuya y decirle que no se preocupara, pero solo se quedaba en pensamientos.


- Chinen- se escucho decir detrás de él- chinen volteo a ver quien era la que lo llamaba-


- Que quieres- contesto con tono frio. Era una de las meseras del restaurante, se habían hecho amigos de tanto ir a ese lugar.


- Solo quiero saber si estas bien- contesto la chica, poniéndole su mano en el hombro.
- Si- contesto – solo un poco confundido.


- Sabes que puedes contar conmigo para todo-


- Gracias, pero por ahora quiero estar solo- y sin mas que decir se alejo del lugar para irse a refugiar a su casa.


Su móvil comenzó a sonar insistentemente, hasta que chinen reconoció la melodía corrió a contestar.


- Chinen- se oyó decir del otro lado- mis padres no entran en razón y quieren mandarme lejos, la única opción es escaparnos juntos, estas dispuesto a fugarte conmigo- chinen enmudeció pero al cabo de una rato exclamo contento-


- Claro que si, contigo hasta el fin del mundo-


- Sabia que dirías eso, llego a tu casa en una hora, estate listo…. te amo- y sin mas colgó, chinen corrió a su cuarto a preparar su equipaje sintiéndose emocionado pues se iría con la persona que mas amaba en este mundo.

15 marzo, 2010

premiooooooooo


bueno que puedo decir me gusta que me den premios, pues suben mi autoestima asiq ue gracias a kia y a natsu arigato minnas por pensar en mí.

besotes.


) Cuál es tu dulce preferido?

mmm daiki y hikaru cuentan como dulces ??????
jeje, pues mi dulce favorito es..... todos.

2) Qué es dulce para ti?
uhmm... Los johnnys sii apoyo esa idea

3) Blogs que son dulces:

1)hoshinojump
2)hsjumpsite

zoom dich zu mir 5

Cap. V Celos


*Daiki me confesó que me quiere y aunque me ha tomado por sorpresa creo que tal vez yo podría tratar de aceptar sus sentimientos… debería de darme esta oportunidad??*


-Perdona Yabu si te tomé por sorpresa, no fue esa mi intención!!


*Lo vi y estaba sonrojado, muy apenado por su confesión… Daiki, tú siempre tan tímido*

-Gracias!!


-Gracias de qué?? –dijo Arioka un poco sorprendido-


-Por todo Daiki. Por no juzgarme y ofrecerme tus sentimientos, es un honor.


-Aquí estaré siempre para ti ahora lo sabes.


Etto, te quieres quedar a dormir aquí conmigo…quise decir con nosotros-volvió a sonrojarse-


-No gracias, será mejor que me vaya, no quiero dejar solo a Keito, mejor nos vemos mañana para el programa de tv.


-Ok, que descanses entonces.


-Duerme bien, Dai-chan.


Después del programa de TV…


-Wooo no pensé que en verdad tendríamos tantos fans aquí, y me gustan todos los regalos que nos han dado, sin contar que las fans piensan que soy bastante lindo.


-La verdad mi estimado Yuto es que sólo 15 dijeron que eras lindo, en cambio yo tuve 19.


-Inoo, te recuerdo que 5 de esos 19 eran hombres eeeh.


-No lo arruines Hikaru!! … aún así tuve 19 –dice Inoo orgulloso de su logro colocándose los lentes de sol-


-Ok, te dejaré vivir tu ilusión.


-Gracias que amable.


Parece que las cosas con Takaki se han arreglado cierto?


-Si! Anoche pudimos platicar y… algo más…


-No quiero detalles gracias. Y qué hay con Kou-chan?


-Con Yabu? Nada, por qué la pregunta?


-Bueno lo digo por lo que pasó en la repartición de habitaciones, de repente ya no querías estar con él, y eso en ustedes es bastante extraño.


-No es nada, estoy bien con él –dijo un tanto resignado-


-Si tú lo dices… bueno dejando eso de lado, vamos a la plaza ne?


-Si claro ayer te lo prometí.


-Perfecto, avisaré a los demás para ver quien se nos une –se aleja a buscar a los demás-


-Ok no tarden!


Con lo que pasó ayer con Yuya ya no me dio oportunidad de hablar con Yabu, tengo que ver la manera de disculparme, además creo que se alegrará de que las cosas entre Takaki y yo estén bien ahora… porque sé que sigo importándole a pesar de esos desplantes que le hice… o al menos eso espero… waaa… espero que me perdones Yabu, fue sólo un impulso por lo mucho que te quiero.


-Hey!


-Hey Dai-chan.


-Estuvo bueno el programa no?


-Sí, fue bastante divertido.


-Y cómo te sientes hoy?


-Bien, gracias por preguntar


*Tenía la intención de abrazar a Daiki pero en eso Inoo apareció*


-Oigan todos, vamos a la Plaza de Cibeles y después a dar un rol por las tiendas, quieren ir?


-No se Kei…


-Vamos Yabu, estamos aquí y no podemos encerrarnos en el hotel. Te prometo que vas a pasar un buen rato, yo me encargo de eso.


*Daiki tenía razón, no podía pasarme todo el viaje encerrado en los cuartos de los hoteles, pero aún así es difícil para mí verte con él, mi corazón es necio Hikaru, quiero estar contigo… pero mi mente me dice también que debo darme la oportunidad de ser feliz aunque no sea a tu lado*

-Yabu, vamos, por favor.


-Ok ok, pero sólo un rato –dijo Yabu echando un gran suspiro-


*Estuvimos paseando un buen rato, entramos a diferentes tiendas a comprar, de verdad que la estaba pasando bien, y Daiki siempre junto a mí como lo prometió y también como me lo prometí me esforcé por hacer sentir bien también, en ocasiones me tomaba de la mano para llevarme por los pasillos y andadores de los lugares que visitábamos, ocasionalmente me abrazaba o sacudía mi pelo con su mano, los otros heisei no decían nada, al parecer les agradaba vernos juntos… o al menos eso pensaba*


-Amor que tienes?? Pareces molesto desde hace un buen rato y que conste que esta vez no he hecho nada.


-No tengo nada, no estoy molesto… y si lo estuviera no tiene que ver contigo


-Hikaru no me hables así, además como puedes decir que no estás enojado mírate la cara que traes y tu mala vibra.


-Claro que no!


-Ok. Ya viste a Yabu y Daiki? se la han pasado juntos todo el paseo, creo que esos dos se traen algo, y viéndolo bien creo que irían bien como pareja, son lindos los d… Hikaru!! Hikaru a dónde vas?


-Daiki quiero hablar contigo!!


-Amm… si claro, dime.


-A solas. Yabu déjanos solos.


-Yabu no tiene porque irse, dime lo que pasa no hay problema.


*Pero qué te pasa ahora? Porque llegas y t llevas a Daiki a jaloneos?? Cómo te atreves a romper la buen atmósfera del momento!! Hikaru no te entiendo*


-Ya suéltame!! Qué te pasa?



-Y de cuando a acá tú y Yabu son tan amigos eeh?


-Qué? Por Dios Hikaru, sí ni que lo acabara de conocer, tanto tiempo de ser amigos desde que entramos a la Johnny’s cómo todos…


-No quiero que estés con él, se tus intenciones, y no dejaré que te quedes con Yabu.


-De verdad que no te entiendo, tú no puedes decidir con quién esté él, y mucho menos que debo hacer yo, a quien debo acercármele o a quien no, tú sólo preocupante por hacer bien tu trabajo y estar feliz con tu amado Yuya.


-Claro que puedo porque yo…!!


-Tú qué?


-Porque… porque… soy su mejor amigo y esa es más que razón suficiente!!!!!


-Pues para mí no lo es –empuja a Hikaru para zafarse-


Y te para que de una vez lo sepas, le prometí a Yabu cuidar de él, protegerlo y hacerlo sentir bien, que se sienta querido y respetado y eso no me lo va a impedir ni siquiera tú… “mejor amigo”


*Mis ojos y oídos no creían lo que vi y escuche, mi corazón latía tan fuerte de la impresión al ver a esos dos “peleando” por mí. Hikaru, no me des falsas esperanzas*

12 marzo, 2010

hikaru yaotome gentles

muchas ya han de ver visto este video en donde sale hiaru cantando gentles, yo no puedo dejar de verlo de verdad que tiene un carisma que me mata, es muy lindo y gracioso (no dire que es chistoso porque luego dicen que lo chistoso es pariente de lo feo y mi hika no es feo), la cancion es muy pegajosa y hasta dan ganas de bailar bueno ese fue mi caso XD.

que lo disfruten.

video

secuestrado por ti 6

capitulo VI
Hayate estaba parado en el estribo de la escalera mirando aquella escena con un color escarlata en el rostro y una mirada aterradora. Bajo como alma que lleva el diablo dando sonoros golpes en cada escalón tomo a yuto por los cabellos y de un empujón a parto a Yamada de yuto propinándole una bofeteada al último.

- ¿Que crees que haces?- grito Yamada al ver lo que otro había hecho.

Hayate no sabia como explicar su extraño comportamiento, no podía decir que sentía celos de verlos juntos pues seria aceptar que le gusta Yamada y eso no podía ser, pero eso no evitaba que sintiera deceso de patear y golpear al pobre chico que lo agarro nuevamente de la ropa para lanzarle otro mas.

- Déjalo en paz- grito ryo abalanzándose sobre el mayor importándole poco el dolor lacerante de su pierna.

- ¡No quiero este tipo de porquerías aquí! - chillo hayate con voz entrecortada mirando a ambos con odio.

- ¿Cuáles porquerías?- grito Yamada sintiendo latir muy aprisa su corazón “a caso los había visto” pero debía fingir demencia hasta donde fuera posible.

- Te vi tocándolo- vocifero el mayor tomándolo por la ropa.

- Solo viste lo que quisiste ver- contesto Yamada mas calmado – estaba limpiando las heridas del chico, ya que gracias a ti esta lastimado- hayete lo soltó y dirigió una mirada retadora a yuto que infundía miedo se acerco para cerciorarse de que lo que decía era cierto y en efecto este tenia en el pecho unos rasguño que hacia coherente todo lo que Yamada estaba contando.
Sin más objeción el mayor soltó a Yamada sintiéndose mas aliviado pero dirigió toda su atención a yuto y tomándolo nuevamente por los cabellos pues no había de donde agarrarlo lo recostó con violencia boca a bajo.

-¿Qué haces?- chillo ryo al ver que nuevamente esté amarraba a yuto y le vendaba los ojos.

-¿A donde lo llevas?- volvió a gritar cuando a empujones obligo al otro a subir por las escaleras. Yamada intento levantarse para ir a socorrerle pero el dolor se estaba volviendo más insistente y una oleada de sudor frio lo inundo.

Yuto estaba completamente desorientado, habían terminado de subir las escaleras pero no sabia a donde se dirigirían, el mayor lo tenia bien afianzado que por mas que intentaba no podía soltarse de su agarre, caminaron unos cuantos metros y escucho el crujir de una puerta, dentro se escuchaban varias voces que callaron al momento en que con violencia lo sentaron.

De un fuerte jalón lo despojaron de la venda que cubría sus ojos, había una lámpara sobre su cabeza que iluminando solo la parte en donde él estaba sentado porque todo más allá de la luz era obscuridad absoluta.

Varias voces se escuchaban recorrer todo el recinto y yuto por más que intentaba mirar alguna cara o reconocer alguna voz no podía diferenciar nada, solo hasta el fondo podía distinguir una pequeña luz roja que titilaba a un ritmo regular.

- ¿eres yuto nakajima? Pregunto una voz áspera que él no había escuchado así que se quedo mirando en la dirección de donde había salido la voz.

- ¡Responde!- grito otra más propinándole un golpe certero en la nuca.

- ¡sii!- grito el chico. – ¿que es lo que quieren? – interrogo el menor.

- Aquí los únicos que hacen las preguntas somos nosotros- respondió esa voz tan odiosa ara él, hayate había hecho su aparición.

- Queremos cinco millones de dólares- dijo nuevamente la voz. Yuto abrió de par en par los ojos intentando captar bien el disparate que había dicho aquel sujeto.

- Piensan que mis padres pagaran esa burla de cantidad, están locos de hecho no pagarían ni mil yenes por mí, así que vallan buscando a otra victima o mejor dicho ojala que se pudran en la cárcel.

- Ninguna de las dos cosas van a suceder, vamos a recibir el dinero de tus papis así sea lo ultimo que hagamos.

- Se quedaran esperando- chillo yuto auqnue en el fondo deseaba que no fuera así.

- Ya lo veremos – respondió esa despreciable voz tomándolo nuevamente por los cabellos y propinándole sin previo aviso un golpe sonoro en el estomago haciendo que se arquera de dolor.

- Entonces ya saben - grito la voz – quiero cinco millones de dólares en efectivo señores nakajima tienen una semana para entregar el dinero o por cada día que pase su hijo ira perdiendo un dedo- Dicho esto la luz roja que yuto había visto desapareció y la habitación quedo sumida en la obscuridad.

Lo levantaron de un jalón y nuevamente le taparon los ojos y lo llevaron al escondite. Así como abrieron la puerta lo empujaron al interior quitándole la venda, el joven patino un poco por la brusquedad haciendo que por un pelo rodara nuevamente por las escaleras. Bajo lentamente los escalones pues al no tener sus manos libres perdía el equilibrio con facilidad, tambaleándose de un lado a otro, busco con la mirada a Yamada y lo encontró sumido en un profundo sueño, se sentó a un lado de él cuidando en no despertarlo y se quedo sumido en sus pensamientos. – “¿caso sus padres pagarían el rescate? ¿O, dejarían que su único hijo fuera mutilado por su egoísmo?"- esas ideas solo lograban atormentarlo no sabia cual seria su destino, si bien la compañía de Yamada había aminorado el miedo aun se sentía impotente de no poder salir de aquel lugar, en cierta forma los secuestradores tenían consideración con él porque ryo estaba ahí, pero en cuanto Yamada callera de su gracia las cosas cambiarían y de seguro los asesinarían sin ninguna compasión. Yuto seguía divagando en su universo paralelo que no se dio cuenta cuando Yamada lo rodeo por el cuello atrayéndolo en un delicado beso.

-¿Qué querían?- pregunto preocupado el chico al separarse.

- Pidieron una recompensa por mi- contesto yuto

-Ya pidieron el rescate-

- si, piden cinco millones de dólares- la cara de Yamada se torno blanca como la leche con una expresión de pánico que no podía ocultar.

- están dementes- rugió el mayor llevándose las manos a la cabeza- ¿tus padres pagaran esa exorbitante cantidad?-

- No lo se – voceo yuto cerrando lo ojos

-¿Cómo que no sabes?-

- ¡¡¡NO LO SE!!!- grito yuto levantándose de golpe dejando a Yamada desconcertado. – No creo que quieran pagar esa cantidad por mí-

- ¡son tus padres! ¿Como puedes decir eso?, ¿como puedes expresarte así de tus padres?-

- no los conoces, nunca se han preocupado por mí, crees que ahora lo van a hacer, han de estar gustosos de que desaparecí- Yamada no podía creerse lo que yuto estaba diciendo, no podía concebir la idea de que unos padres no quisieran a su hijo.

- no lo puedo creer, estas mal tus padres deben de estar preocupados en este momento –

- que vas a saber tú de los padres si de seguro ni conociste los tuyos- rugió el menor sin medir sus palabras, Yamada agacho la cabeza sintiendo como su pecho se encogía de dolor.

-¡perdóname! – Reivindico yuto ante su error abrazándolo con fuerza – no quise decir eso… es solo que…. Tengo miedo, mucho miedo.

Yamada entendía los sentimientos de yuto, pero no compartía esa idea sencillamente no creía que sus padres no le quisieran, pero no dijo nada mas y alejándose unos centímetros se encontró con esos ojos que lo reconfortaban y atrayéndolo en un dulce beso dijo.

- Yo te protegeré de todo y de todos, así me cueste la vida- contesto Yamada callando cualquier sonido que pudiera decir con otro beso, yuto poco a poco fue perdiéndose en ese cálido beso y quedo sumido en aquel embriagante aroma que hacia que su pulso se acelerara, poso sus manos detrás del cuello del mayor profundizando ese inocente beso, Yamada instintivamente comenzó a tocar el torso del menor sacándole ligeros suspiros que explotaban en sus bocas, esos sonidos hacían que la fogosidad de sus cuerpos se fuera elevando conforme las caricias iban aumentando.