29 abril, 2010

capitulo 10 final


FINAL

***********************.

A lo lejos se escucha un insistente bip, quería por todos los medios que dejara de sonar pero a cada instante ese sonido se acercaba más, abrió los ojos para encontrase que estaba tendido sobre una cama de hospital y los recuerdos le regresaron de inmediato, intento levantarse pero esta cubierto con ventosas y demás aparatos, aun mareado se irguió como pudo arrancándose desesperadamente las instrumentos médicos, las enfermeras entraron presurosas al escuchar los ruidos intentado calmarlo.

- ¿en donde esta yuya?- gritaba el menor removiéndose entre las manos de las enfermeras - ¿en donde esta?-

- El joven que llego contigo esta en terapia intensiva- respondió una de las enfermeras-

- Quiero verlo – demando chinen calmándose-

- No puedes debes de estar en reposo-

- ¡QUIERO VERLO!- volvió a gritar-

-¿Qué pasa aquí?- demando saber el medico que acaba de entrar. Primero miro a las enfermeras y luego a chinen que estaba ya casi con un pie en el suelo.

- el joven quiere ir a ver a al otro chico - el medico se lo quedo viendo por unos instantes se acerco a el-

- recuéstate –

- Pero quiero ver a yuya –

- Recuéstate- ordeno el medico comenzando a revisarlo. Observo sus pupilas, reflejos, las heridas que había sufrido pero todo parecía estar en orden.

- te encuentras bien – el medico termino de desconectar los aparatos y girándose con una de las enfermeras le ordeno ir por una silla de ruedas – llévenlo con el otro paciente- dijo el medico – el joven quiere verlo-

A chinen ese comentario le sentó mal, no era bueno y mucho menos la forma tan fría de decirlo. Las enfermeras lo subieron a la silla y lo condujeron por pasillos y elevadores hasta el cuarto de yuya.

- Que hace este tipo aquí- gruño el padre dando un paso delante de la puerta.

- Su hijo pidió verlo- contesto el medico apartándolo.

- Yo soy su padre y puedo negarle la visita- el medico miro al señor takaki y acercándose a su oído le dijo

- Como puede negarle verlo si es lo que mas quiere ahora, es su ultima voluntad va a negársela- el padre no objeto nada mas, agacho la cabeza y sus ojos se le llenaron de lagrima, pero no podía dejar de mirar con odio a chinen.

La puerta se abrió lentamente y ahí postrado en la cama se encontraba takaki, conectado a un sinfín de aparatos que lo mantenían con vida. Chinen fue conducido hasta la orilla de la camilla dejándolos solos.

- Yuya- sollozo el menor tomándole la mano y moviéndola delicadamente – yuya- volvió a decir pero esta vez le acaricio la mejilla y las lágrimas se derramaron silenciosas.

- Me alegra que estés bien- respondió abriendo los ojos- temía por tu vida-

- Pero que dices, si tu estas muy mal-

- No me importa- dijo quedamente- ya te lo había dicho, no me hagas repetirlo-

- Te amo – susurro chinen levantándose de la silla y acercándose a el le dedico un tierno beso.

- Sabes a sal- comento yuya acariciando su mejilla, retirando los restos de lágrimas.- No es tu culpa- parecía que había leído la mente de Yuri púes este alzo la mirada mirándolo muy triste, Yuya intento erguirse pero el dolor lo regreso a su estado.

- ¿Cómo puedes decir eso?, por protegerme estas aquí, por mi culpa estas en este estado- carraspeo el menor hundiendo el rostro en las sabanas

- Yo no lo veo así- respondió yuya acariciando esos labios tiernos- estoy ……… muy feliz de…. Que estés bien, no te culpes … y…- yuya sentía que no podía respirar bien a cada palabra debía de aspirar mas aire- qui.. ero .. que –

- Yuya para- sollozo yuri abrazándolo fuertemente como si con eso pudiera evitar lo inevitable- pero yuya lo ignoro y siguió hablando-

- Quiero que se…as muy… fel… feliz-

- Porque dices eso, te pondrás bien- chinen ahora lloraba a mares aferrando fuertemente esa mano.

- Prométeme que serás … feliz-

- Noo- grito el menor negando con la cabeza – solo contigo podre ser feliz, solo tú me harás feliz-

- Serás ...idiota, promételo-

- ¡Noo!, saldrás de esta así que no me hagas prometer esa tontería.

- No te ciegues chinen, por favor promételo-

- Lo prometo-contesto el menor dándole otro beso sin imaginar que ese seria el ultimo que pudiera darle-

- ¿Que demonios crees que haces?- rugió el padre de yuya alejando al menor como a una alimaña del lado se su hijo. – aléjate de el, ya le has causado suficiente daño-

- ¡No padre! ¡deten…..!- los ojos de yuya se pusieron en blanco y antes de terminar la palabra el sonido del marcapasos comenzó a sonar, yuya se removía en la cama aferrándose a las sabanas-

- Un medico –grito el padre saliendo de la habitación-

Todo era como una película de horror, las enfermeras entraron junto con el doctor ignorándolos por completo, solo veían que conectaban y desconectaban aparatos iban y venían entraron con un desfibrilador y hasta una de las tantas vueltas el medico les pidió salir.

La espera era eterna, él se paseaba por todo el pasillo tronándose los dedos a cada instante, sus manos estaban sudadas y no podía dejar de morderse los labios.

Chinen había rechazado subirse de nuevo a la silla así que permaneció parado recargado en la pared, ese olor a hospital jamás se le borraría de la mente.

La puerta se abrió tanto chinen como los padres se acercaron presurosos para preguntar por la salud de yuya, pero por el rostro que mostraba el doctor no eran gratas noticias.

- Lo siento- se disculpo el medico – no hemos podido salvarle -

La madre de yuya se aferro al cuerpo de su esposo llorando descontroladamente, lo jalaba esperando que lo que acababa de oír fuera mentira, - dime que no es cierto- gritaba desesperada, se dejo caer siendo abrazada por su esposo quien tampoco podía ocultar el gran dolor que oprimía su pecho.

Chinen enmudeció al escuchar aquello, solo se recargo en la pared y se dejo deslizar sobre ella, las lagrimas brotaban como dos pequeños riachuelos y entro en shock no hacia nada ni decía nada, solo permanecía sumergido en su mundo.

- Un medico – grito el padre de yuya pues su mujer se había desmayado. La asistieron de inmediato y se la llevaron a un cuarto a descansar-

- Es por tu culpa- grito furico acercándose a chinen y levantándolo por la ropa lo estrello contra la pared. – tu mataste a mi hijo- rugió con mas fuerza – tu lo mataste- volvió a decir pero esta vez con menos mas tranquilo y soltando a chinen comenzó a llorar.

- a mi también me duele, yo lo amo, no quería que esto pasara-

- Por favor vete-

- ¿que?-

- Quiero que te largues y dejes a mi familia cumplir su duelo en paz- grito haciendo que algunos de los presentes voltearan a verlo- no quiero que este presente en el funeral-

*****************************.

- ¿Qué esta pasando acá?- pregunto Yamada al notar todos lo panfletos que estaban pegados por la escuela, tomo uno que estaba cercas de sus pies y mas por la curiosidad de ver la foto de aquel chico, comenzó a leer. Abrió sus ojos de par en par ante la incredulidad de lo que estaba leyendo.

- ¿Que es esto? –volvió a preguntarle a yuto.

- Tu ex noviecita los puso-

- ¿Qué? ¿ pero esta loca o que? ¿Por qué escribió esto?-

- Lo siento – se escucho decir detrás de ellos, era akane quien traía en las manos muchas de las notas que había puesto- no quise que esto llegara tan lejos-

- ¿Cómo que tan lejos? ¿a que se refiere? ¿¡¡yuto!!? ¿a que se refiere?- demando Yamada comenzando a exaltarse pues presentía que nada bueno había ocurrido, yuto conto lo ocurrido y en los ojos de ryo se dibujo una mezcla de rabia y odio pero a la vez miedo-

- ¿en donde esta chinen?-

- Nadie sabe – contesto yuto - en la escuela no esta- el rostro de ryo palideció.

- Debemos de ir a buscarlo-

- ¿Pero a donde?- exclamo el menor

- A donde sea- grito exasperado dando un ligero paso hacia donde estaba akane – si algo le llega a pasar a chinen será toda y completamente tu culpa- chillo Yamada y dicho esto salió de la escuela junto con yuto.

Anduvieron vagando por las cercanías de la casa de chinen y de la escuela, pero no había rastro de de él, era como la tierra se lo hubiera tragado.

- Donde se habrá metido- pegunto yuto recargándose en la pared pues ya llevaban varias horas buscándole y la noche en cualquier momento caería.

- Así que es cierto lo que decía ese papel- pregunto Yamada pues necesitaba saberlo.

- En parte- contesto yuto.

- ¿Como que en parte?-

- Chinen no provoco ninguna accidente y mucho menos por celos, si eso es lo que te preocupa- yuto lo miro de reojo y vio un leve sonrojo- eso es un aporte te tu noviecita.

- No es mi novia- se defendió el mayor-

- Como sea…, no se bien la historia solo se que ese joven y chinen sufrieron un accidente y el resultado fue que él murió, por lo que eh entendido ellos dos eran mas que amigos-

- Mas que amigos- repitió Yamada - y que hay de riuka-

- De ella no se nada, no se si es una invención o de verdad existe- tendremos que preguntarle a chinen cuando lo encontremos.

- Tienes razón, por ahora hay que concentrarnos en hallarlo.

- Será mejor si nos separamos- opino yuto después de otro rato caminando-

- Esta bien, muy buena idea-

- Cualquier cosa me avisas por el celular- grito yuto cuando el mayor había atravesado la calle.
- Esta bien-

Yamada corría como desesperado por todas las calles buscándolo, entraba a cuanta cafetería se le atravesara o en cualquier parque, la desesperación estaba llegando a un nivel critico, en su mente loca se imagina un sinfín de tonterías en donde todas terminaban en un trágico suceso.
- “porque nunca me lo dijo”- se preguntaba a cada instante que podía – “porque decidió sufrir solo” – llego un momento en que recordó el día en que el menor salvo su vida.


**********************.


- que intentas hacer, estas loco o que - chinen le había grita pues Yamada estaba sobre el barandal.

- no se que te allá pasado como para que tomes esta decisión, pero todo problema tiene una solución, solo hay que encontrarla – le dijo chinen con tono de preocupación.

- para el amor no hay soluciones –contesto Yamada saliendo del frio silencio pero sin mirarlo

– dime hay alguna cura para el desamor-

- Si la hay - contesto el pequeño – solo vuelve a querer- Yamada lo miro un poco incrédulo a lo que contesto.

- Tu que puedes saber del desamor si siempre estas en otro mundo- gruño el mayor con lagrimas en los ojos – para ti la vida es diversión y nada mas que eso, pero nunca has tenido que sufrir la traición-

-Tienes razón- contesto el menor - nunca he sufrido de engaños, pero si crees que esa es una razón para desperdiciar tu vida, pues tienes razón no vales la pena-


**************************.


- maldición – grito Yamada golpeando la pared – que estúpido fui, yo ahí queriendo terminar mi vida porque fui engañado y él había perdido a un ser querido, me siento un estúpido- grillo nuevamente.

-¿chinen donde demonios te metiste?- se preguntaba el mayor ya desesperado- y como si se le hubiera prendido el foco, supo de inmediato en donde estaría-

-como pude ser tan torpe – se regañaba a si mismo mientras llamaba por el móvil a yuto-

- se donde esta- Yamada le dio la dirección en donde creía que lo encontraría y sin perder tiempo se encamino hacia allá-

Chinen miraba hacia el horizonte recargado sobre el barandal del puente recordando todo lo que había sucedido en su vida, las personas que conocía al poco tiempo se alejaban de él por miedo,” que tenia dentro que hacia que las personas se lastimaran”- y sin saber como ya estaba arriba del barandal mirando hacia el vacio, era como si una voz en su cabeza le dijera que eso era lo correcto, que si saltaba ya nadie sufriría por su culpa, ya no podría lastimar a nadie.
Miraba a la obscuridad como hipnotizado o más bien cegado por el dolor y es que no quería ver que había mejores soluciones.

- ¿Chinen que haces?- grito Yamada corriendo en su dirección -baja de ahí-

Chinen lo miro por unos segundos inclino su cuerpo hacia adelante antes de dejarse caer por barandal, ryo con todas las fuerzas que le quedaban lo sostuvo sintiendo como su brazo se desgarraba-

-chinen resiste- gritaba Yamada, ante el dolor que estaba sintiendo.
- suéltame- gritaba de igual forma el menor moviéndose para que lo liberara- no vez que solo causo dolor-

- no es asi- respondió resoplando por el dolor- eres lo mejor que me a pasado en la vida y eres un tonto si no lo has notado. Utilizando su otra mano logro subir a chinen y ponerle a salvo.

- daría mi vida por ti- volvió a decir ryo mirándolo tiernamente, se acerco un poco para besarlo pero chinen lo freno.

- ¿porque? ¿Porqué dices eso?, no vez que me lastimas, no digas eso nunca mas – y dicho aquello se levanto, ryo también lo hizo abrazándolo para que no intentara huir.

- hey tu- dijeron a sus espaldas, ryo se giro para ver de quien se trataba – dame todo lo que traigas- decía un sujeto con un pasamontañas sobre el rostro llevaba una bolsa en una mano y en la otra llevaba un cuchillo. Se acerco mas a ellos meciendo su cuchillo de un lado al otro – Rápido- grito aquel sujeto acercando más el cuchillo a donde estaban.

Yamada escondió detrás suyo a chinen y comenzó a depositar en la bolsita todo lo que llevaba.

- Que escondes detrás- dijo el hombre apartando de un empujón a ryo – vaya creí que se trataba de una chica - dijo tocando el rostro del menor - podrías pasar por una y sabrás a una- dijo acercándose mas a chinen mientras este retrocedía.

- Déjalo en paz- grito Yamada abalanzándose sobre el tipo.

Ambos comenzaron una pelea, ryo intentando desarmarlo y propinarle algún golpe, pero le era imposible el sujeto era mucho mas alto y fuerte. Chinen estaba aterrado viendo lo que sucedía, nuevamente el miedo y los recuerdos lo invadieron, -“su culpa, siempre era su culpa”-,por impulso corrió para intentar socorrerlo se tiro encima del sujeto golpeándole fuerte la cabeza, pero de un empujón fue sacado de la jugada.

- Déjalo en paz- gritaba con todas sus fuerzas buscando algo con que golpearle con mas fuerza, pero la calle estaba limpia, así que tomando su mochila la estampo contra la cara del agresor quien se derribo a un lado. El menor corrió a socorrer a Yamada que seguía tendido en el suelo, había recibido una pequeña cortada en su mejilla derecha.

- Esto es mi culpa- decía chi limpiándole la herida-

- Chi … cuidado – grito Yamada empujando al menor aun lado al tiempo en que el ladrón empuñaba el cuchillo para enterrárselo.

Chinen abrió de par en par los ojos, Yamada callo sentado a un sin poder comprender como había pasado. El dolor que estaba sintiendo era insoportable, miraba a Yamada quien no podía articular palabra ante lo que había sucedido, el dolor por la herida estaba creciendo era una mezcla de ardor y entumecimiento se iban mezclando en su cuerpo. El ladrón salió despavorido ante lo que había pasado, olvidándose por completo de sus pertenencias.

- ¿Porque lo hiciste?-pregunto aun en shock y con los ojos llenos de lagrimas - ¿porque?

- Porque daría mi vida por ti- respondió sonriendo – recuerdas, y sabes… por fin lo entendí, amar es dar la vida por otra persona, solo te importa su bienestar, ahora…. Entiendo que fui muy egoísta al creer que la vida no me quería… que tonto-

- Por favor chinen no hables, para- decía Yamada al borde del llanto- no sigas-

- ¿Que pasa?- grito yuto que llegaba corriendo-

- ¡¡Una ambulancia!! – grito el mayor- pide una ambulancia-

Yuto se apresuro a llamar a la ambulancia y después se concentro en chinen.

- ¿Que paso?- Yamada no podía explicar lo sucedido por el llanto, pero no había mas que explicar, la evidencia lo delataba-

- Presiona aquí – decía yuto quitándose la bufanda que llevaba encima dándosela a Yamada para que cubriera la herida.

- Te quiero yama- chan – susurro el menor soltándosele una lagrima- yuya… - comenzó el menor mirando hacia el cielo estrellado- cumplí mi promesa soy feliz-

- No hables – sollozaba el mayor haciendo presión en la herida para que la sangre dejara de salir. Chinen solo cerro los ojos y sonrió.

Todo era desesperación, la ambulancia tardo mucho en llegar o eso era lo que había sentido Yamada, tanto yuto como ryo acompañaron en todo el trayecto hasta llegar al hospital. Al bajar le prohibieron llegar más lejos de la sala de espera.

- Pero yo quiero ir con el- rezongó Yamada

- No puedes, entiéndelo – yuto respondió muy serio – no te comportes como un niño pequeño –

- Que sabes tú si a ti no te importa chinen- respondió sin pensar. Yuto no contesto nada solo se levanto del asiento y camino rumbo a la salida.

- ¡yuto!- pero el menor no contesto y siguió avanzando, Yamada le dio alcance y lo detuvo.

- Perdona no fue mi intención-

- Siempre es así- enfatizo yuto soltándose – nunca piensas en lo que dices y sabes… hoy no puedo aguantarlo, tu no sabes como me siento con lo de chinen, tu no lo viste en la escuela, tu no viste el dolor en su rostro, como puedes decir que no me preocupo-

- Lo siento – se disculpo Yamada-

- Hoy no puedo disculparte tan rápido, debo tomar aire- yuto salió del hospital perdiéndose entre la gente que entraba.

- ¿Estas bien?- pregunto un señor acercándose con un vaso de té-

- No, mi mejor amigo se acaba de enojar conmigo por mi idiotez y mi otro amigo se debate entre la vida y la muerte y todo por protegerme – chillo Yamada.

- Lo estimas mucho-

- ¿Eh a quien?-

- Al que esta hospitalizado-

- Demasiado-

- No te preocupes se pondrá bien-

- Como lo sabe, como puede estar tan seguro-

- Solo lo se- contesto aquel hombre entregándole el vaso con té.

Yamada por alguna razón creyó en aquellas palabras y se sintió mas aliviado y tranquilo.

- ¿Usted porque esta aquí?- pregunto curioso.

- Mi esposa acaba de dar a luz a un hermoso niño-

- Felicidades- respondió Yamada – debe ser el hombre más feliz de la tierra.

- Lo soy-

- Familiares de chinen yuri- pregunto una de las enfermeras entrando a la sala.

- Yo- grito Yamada levantándose de su sitio

- ¿tu?, que relación tienes con el paciente-

- Soy su amigo-

- Necesito a un familiar-

- No tiene, soy lo único que le queda-

La enfermera lo miro con recelo, -ven conmigo- Yamada la siguió hasta el consultorio del medico.

- ¿Que pasa? - pregunto preocupado- ¿como esta chinen?-

- Esta bien, ya no hay peligro, la operación fue un éxito, se repondrá pronto - contesto el medico.

- Que alivio, puedo verlo… por favor-

- Ahora no, esta descansando podrás verlo mañana, ahora ve a descansar- Yamada sonrió alegre y saliendo de la oficina se encamino hacia la sala.

- Hey espera- dijo una enfermera- Quien se va a hacer cargo de los gastos médicos-

- Gastos médicos, yo no…. No tiene familia, no lo se-

- Eso es un gran problema- contesto la enfermera.

- Yo lo pagare- respondió el hombre de hace rato- yo pagare los gastos-

- ¿que?, no se moleste ya veré como lo hago – contesto Yamada-

- No es una molestia, es mas bien un placer –

- Gracias – contesto ryo muy contento.

- ¡¡yuto!!- grito Yamada cuando vio entra a su amigo- chinen esta bien… esta bien- comenzó a llorar mucho antes de que yuto le diera alcance-

- Me alegro, ya vez eres un tonto sin remedio- ryo sonrió por el comentario.

--------------

- Me alegra que ya estés bien y que te dan de alta- comento ryo cuando colocaba en una maleta las pertenencias de chi.

- Yo igual, gracias a dios que estoy bien-

Ambos chicos salieron de la habitación rumbo a la salida, chinen en silla de ruedas pues no podría hacer mucho esfuerzo por algunos días.

- Entonces no sabes como se llama la persona que pago el hospital- pregunto sorprendido el menor ante la falta de cuidado de Yamada.

- Gomene, por la emoción se me olvido…. Ehhh mira es aquel- grito Yamada corriendo empujando a chinen en dirección del señor.

- El es quien pago los gastos- dijo yamada muy alegre.

- Arigato go….- No termino de decir Yuri al ver de quien se traba - Señor takaki- susurro palideciendo de inmediato.

- Como estas chinen- respondió el hombre

- ¿porque?-

- ¿le conoces?-

- Lo único que puedo decirte es que me perdones por haber sido tan injusto contigo y con yuya y que nunca debí culparte de su muerte pues el único responsable fui yo y mi terquedad. Perdóname-

- No se preocupe- contesto- no hay nada que perdonar-

- Si te hubiera aceptado, en lugar de haber perdido un hijo hubiera ganado dos-

Ambos sonrieron pues viejas heridas ahora habían sido cerradas por completo y cualquier rastro de dolor desaparecería con el tiempo.

- Y que hace por acá- pregunto el menor.

- Es que quería presentarte a mi hijo- el señor hizo un ademan y su esposa se acerco con el bebe en brazos, fuimos bendecidos con otro hijo y ahora sí no seré tan ciego y sordo, te lo prometo-

- Gracias- sonrió el menor-

- Su nombre será yuya- chinen los miro

- El no es yuya…- dijo serio- el no es el sustituto de yuya, ni tampoco su reemplazo-

El señor takaki sonrió ante lo que chinen había dicho- tienes razón, me disculpo por eso, aun me es difícil aceptarlo, pero es muy cierto-

- Entonces que te parece si se llama “yuri”- contesto la esposa poniendo en brazos de chinen al bebé.

- En serio, seria un honor- contesto muy emocionado mirando con ternura al nuevo angelito.

- Bueno nos vemos- dijeron los señores y salieron del hospital- cuida muy bien a Yuri- dijo con fuerza la señora saludándolos desde la puerta.

Los días había transcurrido sin contratiempo, chinen había faltado al colegio por prescripción medica y aunque en un principio le pareció excelente ahora no lo disfrutaba en nada.
Hasta que por fin el día esperado a llegado por fin, saldría de esa casa que lo estaba asfixiando. Yamada fue por el a su casa, esperándolo con la bicicleta para irse juntos al colegio.

- Su limosina aguarda- comento burlón el chico.

- Baka- contesto chi propinándole un golpe sonoro en la cabeza.

En cuanto cruzaron la reja de la escuela el cuchicheo no se hizo esperar, todos señalaban a chinen y los que antes lo había juzgado ahora se acercaban sumisos y suplicantes por su perdón. Se sentían terrible por haber sido en parte culpables por su accidente, pero chinen no sentía rencor hacia ninguno, es mas se sentía aliviado de no llevar sobre sus hombros ese secreto. Akane también fue una de las que le pidió perdón pero de igual forma chinen le dijo que no había nada que perdonar.

- Eres muy bueno –dijo ryo sonriendo cuando las clases habían terminado.

- No lo soy- respondió serio – es solo que se lo que se siente cargar con una culpa durante mucho tiempo y la verdad no quiero que ellos la lleven.

- Por eso te digo que eres muy bueno, este es el verdadero chinen-

- Cállate, y ya pudiste arreglarte con yuto- chinen lo miro insistente-

- Claro, crees que podríamos estar mucho tiempo separados-

- Me alegro-

- Quien era riuka- pregunto el mayor intrigado, chinen lo miro por unos segundos y luego contesto – cuando yuya murió, creí que era porque me había fijado en un hombre y decidí probar con ruika, pero todo resulto igual, ella me protegió y sufrió un accidente, quedo paralitica durante un tiempo, ella de inmediato me perdono pero me dijo que jamás la volviera a buscar… y yo acepte-

- Lo siento, no quise recordarte ese amargo momento-

- Esta bien ,con ella no hay remordimientos, estoy en paz-Chinen detuvo su marcha quedando a unos metros detrás de ryo- crees que mi mala suerte haya acabado- Yamada se acerco a el sonriendo.

- Quieres probar-

- ¿probar? ¿como?-

- Con un beso- sonrió pícaro.

- Me arriesgare- dijo sonriendo de igual manera.

- Muy bien- Yamada poco a poco se fue acercando a los labios del menor paso una de sus manos por el cuello de chi atrayéndolo, sus labios hicieron contacto y al principio comenzó como un beso sencillo pero poco a poco se fue haciendo mas apasionado.

- Cuidado -se escucho desde arriba ambos alzaron la vista al tiempo que un chorro de agua callera sobre sus hombros. Los dos comenzaron a reír pues se veían graciosos todo empapados.

- Creo que aun conservo un poco de mala suerte- sonrió alegre el menor exprimiendo el saco que llevaba.

- Me gusta tu mala suerte– y atrayéndolo de nuevo le dedico otro delicado beso.

- hay algo que quiero preguntarte-

- ¿Que cosa?-

- ¿Quieres ser mi novio?- las mejillas de yamada se pusieron de color carmin,aguardando la respuesta de chinen-

- Claro que si- respondio con una mirada que era muy diferente a las anteriores, demostraba felicidad.

- yama-chan-

- mmmm-

- Puedes cargar mis utilies, el medico dijo que no hiciera esfuerzo-

- Seras mentiroso- contesto yamada arrebatandole el bolso
- Arigatou- sonrio el menor tomandolo por la mano y los dos se alejaron felices de poder estar juntos por fin.



waaaaaaaaaa por fin lo termine, es el cap mas largo que hecho en mi vida XD, no puedo creerlo despues de un largo periodo por fin eh dado final a otro mas, toy triste T.T, de verdad me gusto este fic y espero que de igual forma lo hayan disfrutado.

espero sus comentarios, sobre si les gusto, si tienen dudas, quejas, si algo no cuadra, jajaja.

bueno muchas gracias por leer las quiero motto motto.

ahora comenzare el de amamé para todas aquellas que lo pidieron.

gif y comentario XD


este es un fic que hice uffff hace mucho, aun existia el DNF, que tiempos aquellos jajajaja, eran mis primeras obras maestras. ¬¬ oka no pero les gustaban.
bueno a otro asunto, hoy no posteare ningun fic, pero mañana sip, mañana pongo el final de " no me es permitido amar", en lo particular me gusto mucho ese fic, ademas de que se me hizo un poco dificil porque no implica lemon ni nada parecido jajaja, pues espero que les guste el final y lo estare posteando como por estas horas o mas temprano jeje.
bueno besotes bye

28 abril, 2010

pick y gif


ayer me dormi tarde por andar editando el gif, segun yo para subirlo pero a mi mugre compu se le fue la red y ya no pude hacer nada, y ahora que lo veo pues asi muy lindo que este no¬¬, la de hikaru me encanto despues subire las demas XD aunque creo que siempre digo lo mismo. ;)

25 abril, 2010

no me es permitido amar 9

Capitulo 9

El dolor en el pecho no desaparecía, era como si le estuvieran estrujando el corazón para intentar detenerlo. No podía dar crédito a lo que estaba viendo, su boca se había resecado al intentar hablar pero las palabras no podían salir sin que las lagrimas lo hicieran también, yuya estaba tendido aun lado suyo boca a bajo sosteniéndole fuertemente su mano, su rostro mostraba incontables cortadas que hacían que el corazón de chinen se oprimiera más.

- ¡¡YUYA!!- grito por fin el menor derramando las lagrimas que había estando conteniendo y que ardían al contacto con su piel, como pudo y aun sintiendo el dolor recorrer su cuerpo se arrastro para estar mas cerca de él quedando recostado al lado de yuya que yacía sin moverse.


- ¡Contéstame!- gimoteaba Yuri moviéndole la mano que los mantenía unidos- !!POR FAVOR CONTESTAME!!, no me hagas esto, no me dejes- suplicaba el menor intentando despertarle pero parecía que nada surtía efecto hasta que yuya se movió ligeramente y abrió los ojos clavándolos en la mirada de chinen que no podía disimular el miedo.


- Estas a salvo- sollozo yuya sonriendo débilmente- estoy tan contento, de que nada te pasara-


- ¿Porque yuya?¿porque lo hiciste? –


- Eres un tonto- contesto yuya arqueándose por el esfuerzo de hablar.


- No te esfuerces- decía el menor acariciando su mejilla-


- lo hice porque te amo – dijo el mayor sonriendo- prefiero morir antes de perderte pues así es el amor, proteger a la persona que amas sin importar perder la vida- yuya cerro los ojos sintiendo una oleada de calor recorrer su cuerpo, le dolía el pecho sentía que tenia encajado algo pero a medida que pasaba el tiempo el dolor iba desapareciendo-


- Yuya por favor resiste- gemía Yuri abrazándose a su cuerpo-


Los gritos de las personas alrededor comenzaban a ser molestas, todo a su alrededor daba vueltas como si estuviera en un carrusel y, un fuerte deseo de volver el estomago se apodero de él, a lo lejos escuchaba sonar las sirenas de la ambulancia pero no podía precisar de donde surgía el sonido.


- Resiste por favor, quédate a mi lado- decía el menor negándose a lo inevitable.


- No te preocupes- hablo yuya con voz débil, - ya… casi ni siento dolor… de hecho todo esta muy pacifico y tranquilo.


Yuri comenzó a llorar de nueva cuenta, los pasos apresurados de los socorristas se escuchaban acercarse cada vez más. Pero para ellos parecía que se tardaban eternidades.


- Ayuda- grito el menor de nueva cuenta cuando sintió que alguien se acercaba.


Los gritos de los padres de yuya resonaban fuertemente en su cabeza, como silos tuviera a escasos milímetros de él.


Chinen sentía como lo recostaban boca arriba perdiendo de vista a yuya pero sin dejar de soltarle la mano, los paramédicos le colocaron a ambos un collarín y antes de ser separados escucho la mas dolorosa noticia que podía recibir en esos momentos antes de caer desmayado.


- Esta muy grave … no creo que sobreviva-

*********************


Chinen abrió los ojos lentamente, los rayos del sol daban directo en su rostro, las lagrimas se habían secado formando dos caminitos de sal que se perdían en su nuca y sin ganas de levantarse se quedo recostado en el pasto contemplando las nubes que pasaban sobre su cabeza.
Se preguntaba una y otra vez que es lo que estaba haciendo, huir como un niño asustado sin enfrentarse a lo que le ponía enfrente la vida, pero era tan cobarde no quería sentir nuevamente el mismo dolor por la perdida de alguien al que el sin darse cuenta había ido entregando su corazón. Cerro nuevamente los ojos y la imagen de Yamada apareció tan nítida y real que al abrir los ojos aun la tenia enfrente.


- ¿Chinen que te sucedió?- dijo aquella imagen que supuestamente para chinen era producto de su imaginación.


- Quisiera poder quererte- contesto chinen – pero tengo miedo –


- ¿Miedo de que?-


- De perderte-


- Jamás pasara eso- contesto yamada tocando la mejilla de chi que se sobresalto al notar que no era una alucinación y de inmediato se irguió alejándose, pero yamada lo detuvo.


- No huyas- decía a cada centímetro que sus rostros se acercaban – te quiero – volvió a confesar el mayor abrazándolo con el brazo que tenia sano y sintiendo como chinen correspondía al abrazo lo separo un momento y lo beso, primero tiernamente sintiendo esos labios tan cálidos inundar su ser, era una sensación maravillosa había soñado tantas veces con ese momento que quería permanecer así por mas tiempo y ahora que lo estaba haciendo no quería parar, tomo por el rostro al menor acariciando cada centímetro de él y, mordiendo ligeramente aquellos labios hizo que chinen temblara de pies a cabeza. Su lengua comenzó a jugar en la boca del menor quien deseoso de probar ese elixir que le estaba ofreciendo cedió inmediatamente, dando paso a aquella lengua juguetona que de inmediato se abrió paso y comenzó a succionar su ser.


Se sentía tranquilo y en paz, era algo que lo hacia estremecer, los besos de Yamada eran tiernos pero a la vez llenos de pasión. Una pasión que lo estaba llevando al límite de sus fuerzas.


- Quiero estar contigo- le dijo el mayor tomando levantando su rostro para que pudieran mirarse sin que el intentara evadirlo.


- No quiero oír eso- sollozo chinen


- A caso no crees en mi amor- pregunto Yamada mostrando un rostro triste- que quieres que haga para que me creas- chinen no pudo contenerse y lo abrazo.


- Quiero que…. Nunca te vallas de mi lado- contesto el menor hundiendo su rostro en el cuello de Yamada - puedes prometerme eso- lo cuestiono el menor mirándolo a los ojos aprensivamente.


- Claro que si- se apresuro a decir el mayor


Chinen separándose de él, lo encaro.


- No prometas cosas que no podrás cumplir, porque eso es realmente cruel-respondió Yuri molesto levantándose de su lugar.


- ¿Que quieres que diga?- pregunto con voz desesperada - ¿quieres que te lo prometa por mi vida? lo hare- contesto con voz fuerte y decidida- te juro por mi vida que jamás te dejare-


- Crees que es tan fácil aceptar eso- rugió chinen- sabes lo que estas diciendo, tienes la mínima idea de lo que implican tus palabras. Que fácil es decir te juro por mi vida, que nunca te dejare… te has puesto a analizar esas palabras.


- Te juro por mi vida… ósea que morirías si es mentira, te has puesto a pensar que es doble dolor para mí, es perderte dos veces, crees que pueda soportar eso – Yamada se quedo callado, no sabia que contestar ante aquellas palabras que chinen estaba diciendo.


- Perdona no analice lo que estaba diciendo-


- Me di cuenta- sonrió el menor cerrando los ojos – te quiero yama-cha- dijo sin mas tornando sus mejillas un color escarlata, ryo poco a poco se fue acercando mirándolo tiernamente, primero acaricio eso cabellos color azabache enredando sus dedos para luego deslizar su mano hacia esos labios apetecibles.


- Igual yo- respondió ryo tomándolo por la nuca -me darías una oportunidad- chinen respiro profundamente y sonriendo acepto.


- Quiero intentarlo una vez mas - ambos chicos salieron del colegio y caminaron lentamente hacia sus casas, se sentían felices por estar juntos.


- ¿quieres ir a mi casa?- pregunto Yamada al tiempo que lo abrazaba por la cintura.


- ¿no se molestaran tus papas por que valla?-


- Como crees, ellos son muy comprensivos-


- Solo un rato pues no quiero ser una molestia-


- Como gustes- respondió el chico pues no quería forzar las cosas y más ahora que por fin estaban juntos, ambos decidieron pasar el rato viendo películas pues no tenían deseo de hacer otra cosa, Yamada se sentía sumamente nervioso por tenerlo tan cerca , ese aroma característico de chinen le hacia querer abrasarlo, asi que poco a poco comenzó a alzar su Brazo a una altura en donde podía colocarla sin ningún problema sobre los hombros de chi, pero al leve momento del aludido desistió de la idea regresando la mano a su sitio como perrito regañado. Siguió mirando la tele y un leve rubor se hizo presente en sus mejillas al recordar esas películas en donde el chico intenta pasar su brazo por los hombros de la chica para atraerla en un abrazo, anteriormente había pensado que la idea era completamente tonta, pero ahora se baba cuenta que de verdad era una necesidad abrazarlo.


Por su parte chinen se había dado cuenta de todo pero se había mantenido callado pues quería ver hasta donde llegaba ryo, pero al ver que el joven desistía y esbozando una gran sonrisa le dijo.
- Si tantas ganas tienes de abrazarme solo hazlo –


Yamada se sentía muy tonto al ver que chinen se había dado cuenta de todo, miro en otra dirección para ocultar su vergüenza pero fue regresada por las manos de yuri quien aun solteniedola le planto un dulce beso, Yamada iba a abrazarlo cuando chinen contesto.


- Demasiado lento y demasiado tarde-


- ¿ehhh?- expreso extrañado el mayor - ¿Qué quieres decir?


- Que por dudar se te a acabado el tiempo, pues ya es tarde y debo irme- sonrió el menor levantándose de su sitio.


- Yamada creo que es hora que Yuri se valla a su casa- grito su madre desde las escaleras-


- Te lo dije-


- Nos vemos mañana en la escuela- le dijo Yamada antes de abrazarlo por la cintura -Nunca es demasiado tarde-


La mañana parecía mas hermosa que otras, después de un largo periodo de tener pesadillas que le quitaban el sueño, esa noche fue de lo más tranquila. No había tenido sueños extraños o recuerdos tormentosos, se sentía muy bien.


Salió de su casa dispuesto a pasar el mejor día con Yamada, así que subió a su bici y se dirigió a la escuela.


Desde la entrada de la escuela podía notarse una gran algarabía – “que habrá pasado”- se preguntaba el menor al internarse cada vez mas. Pudo notar que los alumnos le lanzaban miradas furtivas y otras no tanto a cada paso que daba, algunos sostenían hojas, mientras que otros se arremolinaban sobre las mamparas cuchicheando (murmurar) unos con otros. Pero lo mas extraño era que al verle pasar callaban y le miraban con cierto desdén.


- ¡que demonios!- se preguntaba ya no sintiéndose tan seguro de seguir internándose en aquel mar de miradas.


- ¿Que es lo que pasa?- se animo a preguntar a un joven que sostenía una de las tantas hojas esparcidas por la escuela. Pero aquel no contesto solo se limito a hacer bolita su papel y lanzárselo a la cara ante la mirada confundida de chinen.


Al no saber porque había hecho aquello aquel joven, se limito a levantar el papel. Los nervios le estaban ganando y poco a poco comenzó a desdoblar cada uno de los pliegues y en primera estancia encontró un titulo – “la verdad sobre…. Chinen sintió un vacio en el suelo, siguió desdoblando hasta toparse con las siguientes líneas – “la verdad sobre chinen Yuri”- . Abrió lo ojos de par en par al desdoblar completamente la hoja, la imagen que se anexaba debajo del texto resumía todo el contenido. Su pecho comenzó a dolerle y recuerdos vividos se apoderaron de su mente.


Era la fotografía que había aparecido en los periódicos sobre el accidente que habían sufrido, una foto muy dolorosa pues mostraba a yuya tendido sobre la camilla y a sus padres llorando desconsolados.


Desesperado comenzó a leer entre líneas el contenido de aquel espantoso papel, hablaba de yuya y de él, del romance que había existido entre ellos y del fatal suceso. Verdades y mentiras inundaban la información, lo describían como un ser celoso que había provocado el accidente donde él pereció.


“quien no conoce al joven y atlético chinen Yuri” -comenzaba diciendo la publicación –“un chico que parece ser muy normal o aparenta serlo, bueno en la escuela, en el deporte y un poco antisociable, pasa desapercibido para los demás y según algunos es muy buen amigo. Pero que hay detrás de esa sonrisa que engatusa. Muchos dicen caras vemos, corazones?.... no sabemos y, creo que eso encaja perfectamente en la personalidad de chinen. Una cara linda y angelical pero un corazón ruin y celoso”-


Chinen entre cerro los ojos sintiendo latir fuertemente su corazón volvió a fijar su vista en aquel papel saltándose todo ese prefacio hasta donde se incluía el nombre de yuya.
“ según la relación iba muy bien, el joven yuya muy atento y lindo, pero parecía que chinen lo celaba demasiado y eso comenzaba a hartarle , varias escenitas de celos hicieron que yuya decidiera buscarse a alguien mas y por supuesto que lo encontró”-


No pudo seguir leyendo aquellas difamaciones, los murmullos de los alumnos resonaban en su cabeza y, a donde quiera que mirara lo señalaban con el dedo. Sabia en que terminada la historia pues conocía a la persona que lo había escrito.


- ¡¡Eres de lo peor!!- se oyó gritar desde el final del pasillos y de pronto centenares de bolas de papel comenzaron a volar en su dirección golpeándole por todas partes. Chinen retrocedió unos pasos ante los empujones que le proporcionaban sus compañeros, como pudo alejo a algunos para salir de ahí, pero otros mas lo comenzaron a jalonear hasta que lo derribaron y varias bolas mas fueran lanzadas en su dirección, de pronto un chorro de agua helada callo sobre sus hombros. Las risas de sus compañeros se grababan en su cabeza, sintiendo una rabia incontrolable.


- ¡Dejen de hacer eso!- grito otra voz abriéndose paso hasta donde tenían rodeando a chinen y parándose enfrente extendió sus manos protegiéndolo.


- ¿Que demonios crees que están haciendo?- grito yuto empujando a los que estaban mas cerca- como se atreven a juzgar a alguien solo por que se los dice una hoja- ¿¡como pueden creer esa basura?!-


- Debe ser verdad- contesto un chico desde el fondo


- Siiiii- corearon todos.


- Para que molestarse en escribir algo así, si no es verdad- grito una chica.


- Tienen razón - contesto yuto – parte de esa historia es verdad- la multitud enmudeció esperando el relato- es verdad- continuo yuto- que Yuri perdió a la persona que quería en un accidente, pero no son bajo las circunstancias que explica ese papel.- rugió furico -Fue un terrible accidente en donde no hay culpables.


- porque hacer esto – grito otro.


- Porque son gente que no esta satisfecha con su patética vida que lo único que desea es llamar la atención, pero para lograrlo se mete el la vida de los demás importándole poco si provoca dolor.


- Que creen que sintió chinen al recordar ese momento- gruño yuto.


- Pues será su cargo de conciencia- chillo akane que se había sumado a al multitud.


- Siiiiiiiiiiiiiii- grito chinen levantándose del suelo bañado en lagrimas- fue mi culpa, fue mi culpa que muriera, él murió protegiéndome del automóvil que no vi… debí haber muerto yo y no el- grito con todas su fuerzas dando un paso al frente- debí haber sido yo-


La multitud enmudeció, no había nada que decir ante aquello, se sentían mal por haber juzgado tan deliberadamente a su compañero que ahora no habría disculpas suficientes para remediar el dolor que le habían causado.


- Ven conmigo- le dijo yuto jalándolo para sacarlo de ahí – no debes quedarte aquí- chinen derramaba lagrimas pero aun no sabia si eran de dolor o de coraje.


- ¿Dónde esta Yamada?


- Esta en el hospital pero…,¡CHINEN! – grito yuto al ver que el menor había salido corriendo sin intenciones de detenerse.


- ¿Que demonios le pasa?-


- En el hospital- decía chinen caminando sin un lugar fijo al que dirigirse – esta en el hospital y es por mi culpa-

23 abril, 2010

CLUB HSJ

hola chicas que leen este blog, les hago la cordial invitacion a formar parte del club que mi amiga ichigo ah creado, obviamente es dedica a los nenorros de los jump y a algun otro johnny que nos guste. pues no se puede limitar dentro del mundo estas guapuras.
bueno el fin del club, primero que nada es acosar.... digo .... divertirnos XD y conocernos mejor, espero que se unan.
les dejo el link de la pagina. besotes

21 abril, 2010

premiooooooooo



arigatouuu kia por el premio.
miblog es una dulzura que kawaaiiii¡¡¡¡¡

el premio se lo doy a:

natsu-world
ichigoyamada

premios jiji

Reglas:
Tendréis que colocar este mismo sello agradeciendo al escritor que os lo otorgó mencionando su blog, de tal manera que si clikan en el sello reconduzca a dicho blog. Después tienen que pensar en diez blogueros para hacer una cadena con las mismas reglas, explicando lo mismo. Una vez lo hayan pensado, pongan los enlaces de dichos blogs en el suyo propio y ruéguenle a estos que sigan la cadena. Muchas gracias

20 abril, 2010

no me es permitido amar 8


hi por fin subo el capitulo un poco largo y espero que les guste..... disculpen los errores de horrografia pero no me dio mucho tiempo editarlo.
Capitulo 8
Chinen seguía sumido en su sueño o mas bien un recuerdo que lo atormentaba constantemente, se removía sobre las sabanas bañado en sudor y parecía que la cama ya no era suficiente pues ya la había recorrido toda mas de una vez, por una fracción de segundo abrió los ojos y se quedo contemplando el techo hasta que poco a poco volvió a sumirse en sus recuerdos.

******.

Los nervios lo estaban matando no podía estar quieto en alguna posición, se levantaba del sillón, caminaba por la sala e insistentemente se asomaba por la ventana para ver si lo veía venir pues ya había pasado la hora y él no aparecía, miro el reloj nuevamente ya habían transcurrido veinte minutos después de la hora fijada y por más que intentaba estar tranquilo no podía. Se dejo caer nuevamente sobre el sillón llevándose al pecho el cojín que tenia al lado y se quedo contemplando la pantalla del televisor ideando cosas en su mente. Escucho un ruido proveniente del exterior y como resorte se acerco a la ventana para ver si era él, pero la calle estaba desértica solo iluminada por los faroles de la calle.

- ¿y si lo descubrieron?- pensaba el menor alejándose de la ventana para ir en busca de un vaso con agua pues tal vez, eso le calmaría los nervios que estaban creciendo a cada instante. Se acerco a la repisa tomando el vaso para llenarlo con agua, estaba apunto de servirse cuando el timbre sonó, una, dos, tres veces y por el susto soltó el vaso que llevaba haciéndose añicos y ante la expectativa de que pudiera ser él o no el que tocaba se quedo estático con la mano cerca del pomo. Cuando el timbre sonó una decima vez y al ver que no respondían la persona de afuera grito.
- ¿¡¡chinen estas ahí!!?- grito yuya volviendo a tocar el timbre, el pequeño de inmediato abrió la puerta con tal fuerza que asusto al mayor cuando lo vio a aparecer tan de repente.

- Creí que ya no te querías fugar conmigo- suspiro yuya abrazando tierna pero a la vez aprensivamente a chinen que de igual manera correspondió al abrazo.

- No seas tonto- contesto el menor hundiendo su rostro en el pecho del mayor- te lo dije contigo hasta el fin del mundo. Yuya volvió a sonreír y tomándolo por el rostro y atrayéndolo hacia el le profirió un delicado beso, en el cual le entregaba todo su ser.

- Vámonos- dijo yuya tomándolo de la mano, chinen tomo su maletín y salió detrás de yuya.
- ¿A donde vamos?- pregunto el menor.

- A donde nadie nos encuentre- contesto yuya dedicándole una tierna sonrisa.

**********************

Las ojeras que tenia no podía disimularlas con nada, no había podido dormir bien pensando en como hablar con chinen sin tener que perseguirlo por toda la escuela, había ideado un plan a prueba de fracasos y tenia en mente ponerlo en practica ese mismo día.

Se levanto temprano lo que causo mucha extrañeza en su madre ya que siempre era ella quien debía obligarlo a levantarse, pero ahora el salía mucho mas temprano dejando a toda su familia en shock.

Corrió por la gran avenida hasta llegar a su escuela, se interno en ella buscando a una persona en especial y la hallo cerca del salón de clases.

- Yuto – grito Yamada acercándose al aludido quien lo observaba como si no pudiera creer que el estuviera a esas horas en la escuela.

- ¿Te corrieron de tu casa?- pregunto aun sorprendido de verlo.

- ¡¡No digas idioteces!!- contesto golpeándole en la cabeza mirándolo feo.

- Es que es la única explicación que tengo para que estés tan temprano en la escuela-

- No exageres, solo porque eh llegado tarde algunas veces – yuto lo miro con cara de no seas mentiroso siempre llegas tarde.

- ¿¡¡Algunas veces!!?- contesto con ironía, - si no mal recuerdo llegas tarde por, todo hasta en los días de examen llegas tarde sin olvidar en el fin de curso de hace un año.

- ¿Yuto?....- dijo Yamada con la cara seria- quieres parar por favor, ya entendí, mo necesitas repetirlo-

El menor comenzó a reír por lo bajo mientras su amigo se recargaba en la pared recordando porque es que había llegado temprano.

- Yuto- empezó diciendo el mayor.

- Uhmm, ¿Qué pasa?-

- Acompáñame al patio -

- ¿Porque razón debería hacer eso?-

- Yuto por favor necesito hablar contigo-

- Cuando pones esa cara seria me das miedo- contesto yuto siguiendo a yamada al patio trasero de la escuela, no dijeron nada en todo el trascurso y yuto ya estaba muy extrañado por el comportamiento de su amigo.

- Creo que aquí esta bien, ¿Qué quieres decirme?- yamada respiro profundamente y girándose para quedar frente a frente contesto.

- Me gusta alguien-

- Y todo esto para decirme que te gusta alguien, no pudiste decírmelo en el salón d clases, hace mucho frio por acá-

- ¡Yuto quieres parar!, lo que intento decirte es muy importante.

- Pues dilo de una vez, suéltalo- yamada estaba cediendo ante la presión.

- ¿Es una chica linda?

- ¿Qué?.... ¡no!-

- ¿Entonces es fea?-

- ¡¡no!!-

- ¿gorda?, flaca?

- ¡¡noooo!!, no es una chica…..¡¡¡me gusta un chico!!! ¡Me gusta chinen!- grito yamada sin dejar de mirar a su amigo esperando la reacción de este – ¿porque sonríes?- pregunto asustado el mayor.

- Creí que jamás lo dirías-

- ¿¿¿eh???- yamada estaba estático - ¿Cómo que creías que jamás lo diría?-

- Te has comportado raro últimamente, y eso fue desde que chinen apareció y la forma en que hablabas de él, la verdad no era normal- decía yuto mientras mostraba una amplia sonrisa , que quieres que te diga eres muy transparente-

- Eres un idiota, ¿Por qué no me lo dijiste?-

- Porque eras tu quien debía decírmelo, bueno y a que viene esta repentina declaración-

Yamada le conto la historia de todo lo sucedido los días anteriores, de cómo se le había declarado y sobre como lo había rechazado.

- Lo que pasa con Yuri es que….- yuto no pudo terminar de hablar pues una vistita no tan apreciada acababa de llegar.

- Yamada podemos hablar – decía akane acercándose- la otra vez no pudimos terminar de platicar-

- No hay nada de que hablar- contesto yamada jalando a su amigo para irse.

- Dame una segunda oportunidad-

- No puedo… me gusta alguien mas-

- Por favor- dijo la chica- jalándolo del brazo y atrayéndolo hacia ella le propino un beso.
- No hagas eso- dijo el chico separándola lentamente- tu ya no me…- la ultima palabra se quedo en el viento, yamada estaba sorprendido de ver a chinen mirándolos, el menor agacho la cabeza y siguió su camino.

- Chinen espera lo que viste no es lo que crees-

- No me interesa con quien te revuelques, no es mi asunto mío- y dicho esto se adentro en el edificio.

La chico miro a chinen y luego a yamada y una interrogante se creo en su mente - ¿Qué esta pasando aquí?-

El día había transcurrido sin más, su plan para hablar con chi había fracasado y ahora solo quedaba realizar un nuevo plan, pero lo días seguían corriendo y no había forma de hablar con él.

- Hey tú- dijo akane acercándose a chinen quien se encontraba en los casilleros guardando sus cosas, Yuri la miro por un momento pero la ignoro por completo.

- Te estoy hablando – grito la chica tomándolo por el brazo- Deja en paz a yamada- demando la chica.

- ¿Perdón?- contesto chinen- ¿a caso lo estoy acosando?, de hecho el es quien me molesta así que ve y dile que me deje a mi en paz.

- Hablo en serio, déjalo en paz o si no- carraspeo la chica con tono de malicia.

- ¿¡O si no que!?, le vas a decir a toda la escuela que me gustan los chicos, crees que me importa-

- Se que no pero a parte de eso, les voy a contar sobre yuya y la pobre de ryuka.

- Que sabes de eso- chinen camino en dirección de la chica sin apartarle la vista.

- Lo suficiente como para saber que por celos provocaste un accidente en donde murió yuya y, la pobre de ruka quedo por un tiempo en silla de ruedas.

- Eso no es cierto- grito chinen tomando por la ropa a la chica-

- Tienes razón, pero los demás no lo saben.

- No te atreverías a manchar sus nombres-

- Y porque no….. –

- No te atrevas - grito el menor empujándola sobre los lockers-

- Mírame - sonrió maliciosa y después de mirar de reojo comenzó a gritar desesperadamente –Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa- gritaba pegándole a chinen para que la soltara- no me hagas nada – seguía gritando, chinen no entendía que le sucedía ahora, hasta que escucho pasos presurosos y de pronto un golpe directo en el rostro lo hizo derrumbarse. Era Yamada que había llegado a rescatar a la chica que ahora abrazaba.

- Que demonios te pasa-grito Yamada al ver que el menor no reaccionaba-

- Me amenazo y me dijo que me alejara de ti-mintió la chica abrazándose mas al cuerpo de ryo. chinen seguía sin decir nada y aun resonándole en la cabeza lo que había dicho la chica.

- ¡No piensas decir nada en tu defensa!- chillo ryo soltando a akane y caminando en su dirección. Los ojos de chinen denotaban una inmensa tristeza y en su cabeza giraba todo lo que había dicho aquella y mas una de todas esas palabras “por tú culpa ”, Yuri se levanto sin decir nada y corrió lo mas rápido que le dieron sus piernas, ryo intento salir detrás de él pero akane se lo impido abrazándolo nuevamente.

Chi seguía corriendo internándose en la espesura del bosque que había detrás de la escuela sin fijarse a donde o por donde iba. Solo quería borrar aquel remordimiento que sentía, siguió corriendo sin rumbo fijo hasta que choco contra una rama que sobresalía, cayó boca arriba quedo tendido intentando calmar su respiración y su corazón, cubrió su rostro y unas cuantas lagrimas rodaron.

**********************

Ambos chicos continuaron su camino, las luces de la ciudad nunca les habían parecido más bellas, parecía que nada podía opacar ese momento y que solo existían ellos dos, caminaron despacio disfrutando de la compañía uno del otro, pues desde hoy en adelante así seria, disfrutarían cada momento juntos sin que nada pudiera opacar su felicidad.

El móvil de yuya comenzó a sonar insistentemente, el mayor al ver de quien se trataba se limito a cortar las llamadas, no quería contestar pues eran sus padres quienes lo estaban llamando.
- No vas a contestar – le pregunto chinen tomando el móvil y viendo de quien se trataba.

- No- contesto tajantemente

- Pero son tus padres –

- Y eso que, si no pueden aceptarte no me interesa nada de ellos- chinen enmudeció se sentía un poco culpable de que la relación con sus padres se estuviera fracturando por su causa…….

Aun ahora chinen se siguia preguntando como es que los encontraron, como es que dieron con ellos en una ciudad tan grande y como es que se llego aquel fatal suceso.

Los gritos de los padres de yuya se elevaban por las calles, chinen en medio intentando calmar la tención pero le era imposible, yuya se veía realmente enfado y frustrado ante la necedad y falta de comprensión de sus padres, gritaba con todas sus fuerzas intentando explicarles sus sentimientos, el amor que sentía por chinen pero sus padres estaba ciegos y sordos a todo lo que les decía, y su frustración había llegado al limite.

- Estas así porque no soy el hijo que siempre quisiste, ¿verdad?, soy tu vergüenza por eso no puedes aceptar lo que soy-

- No tiene nada que ver eso, tu no eres así, es culpa de ese engendre que te metió tontas ideas en la cabeza- grito a todo pulmón el señor takaki.

- No te atrevas a insultarlo- gruño yuya dando un paso hacia delante.

- El es un abominación que nunca debió haber nacido- al igual que yuya chinen sintió una opresión en el pecho ante aquellas crueles palabras, se sentí mal, insultado ofendido y sobretodo triste y con ganas de llorar.

- No le hables así- grito yuya al tiempo que le lanzaba un golpe a su padre.

- Serás idiota- grito el señor- a tu padre no le levantas la mano- y de un golpe derrumbo a yuya. Chinen intento ayudarlo pero fue interceptado por el señor.

- Deja en paz a mi hijo- grito zarandeando a chinen por la ropa – déjalo en paz, que no vez lo que estas provocando, se me esta enfrentando y el nunca lo hizo, solo hasta que tu apareciste- las lagrimas hicieron sus aparición en el rostro del menor la culpa en su corazón no podía contenerla mas, había separado a una familia solo por el afán de querer la felicidad para él.

- Yo no…- susurro chinen sollozando- yo no quería que esto pasara, lo único que quiero es que yuya sea feliz- dijo el menor soltándose del agarre que lo aprisionaba.

- Solo quiero que sea feliz- dijo volteando a ver a yuya que yacía en el suelo sin poder creer lo que estaba pasando, chinen dio unos pasos hacia atrás.

- Solo quería ser feliz con la persona que amo- grito tapándose el rostro- acaso eso es un pecado, intentar ser feliz es un pecado- nadie dijo nada.

- Busca la felicidad en otro lado, pero no cerca de mi hijo, aléjate de él- chinen retrocedió mas alejándose a cada paso. Yuya al notar que su amor correría en cualquier momento se levanto presuroso para detenerlo pero su padre lo sujeto por los brazos impidiendo que lo hiciera.

- Lo siento- dijo chinen – nunca quise separarte de tu familia, soy un egoísta perdóname - y sin mas se alejo del lugar.

- CHINEN- grito el mayor con todas sus fuerzas intentando soltarse del agarre de su padre, - suéltame- rugió furioso y sacando unas fuerzas que jamás creyó tener salió detrás de Yuri ante la mirada de asombro de sus padres.

- Espera- grito- pero el menor lo ignoro por completo atravesando aquella calle que le robaría la felicidad para siempre.

Los rechinidos de las llantas se escucharon por todo el lugar, yuri vio unas luces dirigirse hacia él, pero segado por las mismas no pudo moverse se quedo estático, sintió unos cálidos brazos rodear su cuerpo al tiempo que aquel vehículo los embestía, su cuerpo fue alzado unos metros y aquel cuerpo cálido que había sentido al principio permaneció a su lado en todo momento. El impacto al caer fue doloroso, sentía como sus huesos se quebraban al contacto, quedo tendido en el suelo mirando hacia aquel cielo estrellado, su cuerpo comenzó a temblar y un sudor frio le recorrió la piel, sentía algo pegajoso deslizarse por su cabeza, su cuerpo le pesaba como si estuviera cargando algo encima.

Los gritos de las personas se escuchaban distantes, como si estuvieran a varios kilómetros de ahí y poco a poco las luces se volvían cada vez mas opacas. Tenia sueño, mucho sueño. Tal vez si dormía al despertar se daría cuenta de que nada había sido verdad. Algo a su lado se movió y sintió como sujetaban su mano, con la poca fuerza que le quedaba miro aun lado y más valía no haberlo hecho pues la escena que tenia enfrente le rompería el corazón.

14 abril, 2010

ZOOM DICH ZU MIR 6

Miren que soy despistada al maximo, tengo un capitulo que me dio sabri del fic yabu-hika desde hace siglos y no me acordaba que lo tenia. golpeenme porfa pero que no me duela jeje. bueno sin mas aqui lo pongo.
ohhh... ohhh y hay accion en este cap XD

Cap. VI Egoismo vs Entrega

*¿Qué haría yo si fuera Hikaru? También me comportaría de ese modo a sabiendas de que otra persona puede formarse un mundo de ilusiones a la más mínima muestra de interés? Es válido que el otro llegue a confundirse esperanzado a que un día van a salir de su boca las palabras TE AMO? La verdad es que es algo cruel*

-Daiki, no tenías porque… está todo bien?

-Sí, lo siento Yabu, es sólo que la actitud de Hikaru me llevó al límite, no quise que te sintieras incómodo ante mi reacción.

-Entiendo, pero creo que realmente le importo mucho como amigo, y tal vez si quiere cuidarme y por eso se molesto y…

-Yabu no lo defiendas, qué no te das cuenta? Es un cobarde, al menos yo soy honesto contigo y acepto mis sentimientos.

-Bueno es que Hikaru es así, probablemente le cuesta expresar lo que siente… no lo llames cobarde por favor!!!!!

*Pero qué diablos!? Ahora lo justifico… y yo que decía de ser cruel. La cara de Daiki cambió a un semblante de decepción, el brillo de sus lindos ojos había disminuido en ese momento… que has hecho Kota??*

-Dai-chan, perdón no quise alzar la voz, gomen!!

-Entiendo Yabu… y el que debe disculparse soy yo por ofender a la persona que quieres.

Quiero regresar ahora al hotel, vienes?

-Sí, vamos.

*Aunque herí sus sentimientos Daiki es más amable de lo que pensaba, pues a pesar de todo tomó mi mano para encaminarnos al hotel. Esta vez el silencio fue el actor principal, no dijimos una sola palabra hasta llegar a la habitación*

En la habitación de Inoo y Hikaru…

-Qué fue todo eso Hikaru?

-No fue nada Yuya, eso es cuento mío.

-Pero soy tu novio, merezco al menos una explicación de tu arranque por ir a discutir con Daiki.

-Emm creo que bajaré al bar, aquí Kei sobra –dijo Inoo saliendo rápidamente de la habitación-

-Perdóname Yuya… solamente estoy preocupado por Yabu, perdón si?

-Ummm… está bien… entiendo la fuerza de amistad que hay entre ustedes, mi Hikaru, tú siempre viendo por los que quieres, por eso me gustas tanto –dijo Yuya abrazando apasionadamente a su amado- y por eso mismo te compensaré.

En la otra habitación…

-Hola Ryutaro, que haces aquí?

-Hey Dai-chan, Yabu-kun, estoy esperando a Chinen, esta noche vamos a dormir todos los 7 en el cuarto de Yuto y Yama-chan.

Yabu-kun te aviso que Keito obvio también va.

-Bien, no hay ningún problema.

-Listo Ryutaro vámonos, Dai-chan, perdona por no quedarme, pero los 7 queremos pasar la última noche en España juntos.

-Sí, ya nos contó Ryutaro, que se diviertan Chi.

-No hagan cosas locas, mañana el tren a Italia sale muy temprano y no quiero que nos atrasemos.

-Si líder lo que usted diga!!! –Dijeron los dos al mismo tiempo en todo de burla-

-No soy su líder!! Estos niños, siempre burlándose.

-Quieres quedarte un rato?? Tal vez tomar una soda, ver la tv aunque no entendamos mucho.

-Etto…

-Gomen, no quiero incomodarte, me imagino que estás cansado del paseo y quieres estar mañana temprano.

*Waaaa este sentimiento de culpa, hice sentir mal a Daiki hace un rato y ahora pienso en rechazar su invitación*

-Claro que pasaré un rato!! –sonrió Yabu- Hoy te esforzaste para que yo la pasara bien, y ahora le toca a Yabu hacer pasar un buen rato a Daiki.

*El brillo perdido había regresado. La hermosa sonrisa que siempre emana de sus labios estaba presente nuevamente, creo que hice bien en aceptar quedarme, al menos podré recompensarlo por lo que ha hecho por mi*

-Quieres ver algo en especial??

-Amm busquemos algún canal de película o tal vez de series, aunque también sería interesante uno de música para conocer lo que se hace aquí no?

-Oook, veamos entonces si encontramos algo bueno.

*Me senté sobre la cama y él se postró a un lado mío, estábamos ahí viendo un canal de videos de la música más importante de la Unión Europea cuando sentí su mirada encima*

-Pasa algo?

-No nada –soltó Daiki una risita nerviosa- Es sólo que en verdad eres bello Kota, tus pómulos resaltados le dan muy buena forma a tu cara y tus ojos, tiene un brillo especial… y tu boca…

*Besaste mis labios sin avisar más…pero que estoy haciendo?*

-Daiki yo creo que ya debo irme a descansar

*Me levanté rápidamente para dirigirme a la salida cuando me abrazaste por detrás, oh Daiki que estás haciendo?*

-Yabu esta vez no es por precipitarnos, esta vez quiero estar contigo, quiero sentirte mío.

-Pero… creo que no… debe…

*De pronto sentí un rush por mis venas, de una manera tan provocativa susurraste en mi oído diciéndome “quiero hacerte el amor” que fue inevitable que eso me hiciera sentir estremecerme.

Acto seguido mordiste mi oreja, oh Daiki, eso me ha provocado aún más. Comenzaste a besar mi cuello mientras metes tus manos por debajo de mi playera. Comienzo a sentirme más excitado que creo que esto ya no va a parar.

Volteo y comenzamos a besarnos, besos tan llenos de dulzura mezclada con lujuria y también meto mis manos debajo de tu playera, sé que eso te provocó porque del mínimo placer mordiste mis labios.

Nos quitamos uno al otro la playera, besabas mis hombros mientras yo te aprisionaba entre mis brazos. Quiero besarte el tórax pero me paras y dices*

-Dije que quiero hacerte el amor, yo quiero que Yabu disfrute de esto, déjame a mí.

*Me sorprendió un tanto, nunca pensé que ese chico tan tímido pudiera tomar el mando, no negaré que se veía tan sexy asumiendo ese papel… así que sólo asentí con la cabeza.

Besaste cada rincón de mi pecho, mis poros estaban tan despiertos que podía sentir cada milímetro de tus labios. De ahí con tu lengua lamias en forma circular mis pezones que no pude dominar gemir de placer*

-Mmm…Da-Daiki… aaaaah

*De igual manera recorriste con tu lengua por el centro hasta llegar a mi vientre, igual como lo hice yo aquella vez, desabrochaste mi pantalón para que pudiera sacármelo y yo desabroché el tuyo para que también te deshicieras de él. Volviste a bajar y sacaste mi ropa interior. Mi miembro estaba completamente erguido como consecuencia el rápido correr de mi sangre por la excitación constante. Pasaste tu lengua por la parte baja de este hasta llegar a la punta y con tus manos presionabas mis glúteos. Mi respiración era más y más agitada, con mis manos tomaba tu cabeza pasando mis dedos por tu negra cabellera. Daiki me estás haciendo llegar al clímax.

Acto seguido colocaste mi miembro en tu boca y empezaste a succionarlo lentamente, yo no hacía más que gritar*

-Si Daiki, si… oooh…ahhh... sigue siii

*Sentía que ya iba a estallar pero quise contenerme un momento más. En eso me echaste hacia la cama, pusiste una de mis piernas sobre tu hombro y empezaste poco a poco a penetrarme. El vaivén de tus caderas fue aumentando de velocidad*

-Yabu aaaaah….ahhh... creo que voy a llegar

*Yo también sentí que ya no podía más, estaba en el top del placer cuando Daiki soltó un grito de delicia. Pude sentir su esencia correr dentro de mí, ya no me contuve y también grité*

-Aaaaaaaaaaaaaaaaah Hikaru!!!

*Eeeeeeeeeeeh??? Baka!!! Que he dicho!!?? Vi a Daiki aún recuperando la respiración pero con la cabeza baja*

-Perdón… yo… este… no… no quise decir… de verdad no…

*Daiki no decía nada, seguía encima mío apoyando sus manos sobre la cama, lo único que se me ocurrió fue poner mi mano sobre su cabeza, cuando de pronto sentí gotitas caer sobre mi torso… estaba llorando*

-Daiki…

*Pero ya no me salieron las palabras. Minutos después, se recostó sobre mi y puso su cabeza sobre mi pecho, junto a mi corazón y dijo*

-Yabu… te amo!

*La habitación se quedó en silencio. Y yo me atreví a juzgarte Hikaru?? Si ahora el único cruel soy yo*