29 octubre, 2010

***~~dia de muertos y calaveritas literarias~~***

Hola minnas aquí reportándome para hablarles del día de muertos.

Que es el dia de muertos?

Es una tradición en donde cada 1 y 2 de noviembre se recuerdan a las personas que ya fallecieron, es costumbre que se les ponga un altar con la comida que alguna vez en vida les gustaba, además de dulces, agua, cera, veladoras, flores de cempasúchil, pan de muerto, hojaldras, incienso etc etc. Todo esto con la creencia que sus espíritus regresan a convivir con los vivos.

Cada aditamento tiene su significado pero si lo escribo se van a aburrir XD.

En lo particular me encanta esta tradición, que esta muy arraigada en México.

Aunque la tradición es el 1 y 2, las ofrendas se empiezan a poner desde 28… es como la bienvenida por decirlo de algún modo.

Diran que tiene que ver esto con un blog de los jump… jeje. Pues la respuesta a eso es que otra tradición es hacer calaveritas literarias y se me ocurrió hacer unas de los jump.

Que son las calaveritas literarias?

Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de manera chusca, divertidas, satíricas y críticas donde se hace referencia a alguna cualidad o defecto de un personaje o de asuntos de interés general o que están de moda, irreverentemente y con una escritura ligera. Comenzó para burlarse de la propia muerte, pero después se amplió a políticos, funcionarios y otros personajes públicos. (wikipedia).

Así que no pretendo ofender a nadie ni nada por el estilo.

no soy muy buena con esto asi que espero que les gusten XD y por favor  COMENTEN pliiiiiiisssssss


 A JOHNNY SAMA

Exijo que ya me entregueN
A ese viejito vivo,

Que con los Johnny´s

Siempre es abusivo.

 
Quita y pone sin preguntar

Y a las fans hace enmuinar.

 

Pone donde no debe

Y por eso seré breve

Que de un solo tajo

Sin vida lo he de dejar.

 


Pero me está dando lata

Y como fiera enjaulada

Su puesto no quiere dejar.



Pero el viejito canijo

Quien sabe que hizo

Que ni la huesuda lo puede tocar.

 
A RYUTARO

La muerte contenta lleva

Al más peque de los diez

Que con fuerza se defiende

Para no perecer.

 
LA MUERTE EN JAPÓN

La calaca viajo a Japón

Buscando diversión

Para alejarse un ratito

De la tremenda presión.


Pero ni ahí siquiera

Tranquila puede estar

Pues el trabajo le llega

Hasta por debajo del mar.


A MI DAI-CHAN

Daiki bailaba contento

Sintiéndose el más feliz

Cuando detrás le llega

La calaca infeliz.


Corrió por el salón

Implorando y con razón

Pero la huesuda sonríete

No le tuvo compasión.


 A LOS SEVEN


Los seven felices cantaban

Su más reciente éxito

Sin imaginarse siquiera

Que Alguien los oye de lejos.


La calaca canija

Obsesionada con ellos

Corre como loca

Queriendo tenerlos.


Toda triste y frustrada

A su guarida regresó

Pensando que mañana

Lo haría mejor.


A TAKAKI

Dicen que la huesuda

Visita seguido a la JE

Que segun anda buscando

al mas sexy de los diez.


Sale a escena el buen takaki

Diciendo que es él

Al que la huesuda anda buscando

Por ser el de mejor parecer.


A CHINEN

 hay un concurso de sonrisas
entre chinen y la muerte
y saldra bien librado
quien enseñe mejor los dientes.


A YAMADA


Hay señores que creen

Que murió yamada y eso fue ayer

Por andar comiendo fresas

Y mira que fue sorpresa

Pues antier se le veía bien.

 
Via lloro como loca

En la tumba del menor

Pero en cuanto keito se acerco

Hasta la pena olvido.

 
A YUTO
 
Hey yuto dijo la muerte

Haber si me puedes ganar

Comiendo algo extraño

Haber si me haces llorar.

El buen yuto acepto

Sintiendo mucha emoción

Y en el primer agarrón

A la muerte le gano.


A LOS BEST


Al bar fueron los best

Creyendo que podían beber

Pero no les salió tan bien

Pues no lo pudieron hacer.



Hay alguien de más

Dijo el joven yuya

Sintiendo los huesos

De la huesuda.



Los cuatro restantes

Miraban con miedo

A la calaca que miraba con celo.



Takaki aun no comprendía

Que no era una chica

A la que del brazo feliz sostenía.



Yabu celoso de ver a su novio

En brazos de la huesuda

Abraza con morbo y con mucho enojo

Al joven que ni la debía.



¡Hey! yabu dijo daiki

Sintiendo mucho temor

Pues del brazo lo tenía

Y Lo estrujaba con fervor.



No te mandes con mi novio

inoo elevo la voz

Que esa manita es mia

Y no es para vos.



Hey huesa desgraciada

Dice el joven hika

Deja de armar alboroto

Desaparece de mi vista.

 
La huesuda molesta

Se aleja de aquel

Alegando para ella

Que regresaría por el.


COMENTEN POR FAVOR  XD

26 octubre, 2010

stay whith me III

capitulo 3


- Y tu porque te comportaste tan grosero con midori-

- ¿Grosero?.. para nada- se defendió el chico

- Pues a mi me pareció lo contrario – Daiki solo negó con la cabeza.

- Disculpen a mi amiga- contesto Yamada al cabo de un rato.

- Y donde esta – cuestiono hikari al ver que no estaba con él.

- Me pidió que la disculparan pero que no se sentía bien.

- Que patética mentira- susurro Daiki-

- ¿ cual es tu problema? Cuestiono Yamada

- Ninguno-, lo siento hikari igual me voy.

Ambos chicos se quedaron extrañados ante el comportamiento de sus amigos, pero no dijeron nada más del tema.

- Así que ya vas a entrar a la universidad-

- Así es- contesto Yamada muy orgullos- en el próximo curso ya seré universitario.

- Me alegro por ti- contesto alegre la chica removiendo la pajilla de su malteada.

- Y tu piensas estudiar acá-

- Ese es el plan ojala lo logre-

- Veras que así será- contesto Yamada tomándole la mano y al notar esto hikari la alejo de inmediato.

- No quise incomodarte-

- No hay problema-

- eres diferente a otras chicas -dijo Yamada sonriente,

- Y eso es bueno o malo

- Eso es bueno, de hecho por eso mismo me hice amigo de midori ella es igual.

Hikari al escuchar el nombre de midori , le surgió una duda- “y si de verdad se gustaban”- era una duda que necesitaba disipar, pero estaba indecisa en preguntar pues se sentía tonta al hacerlo – “ te gusta tu amiga”- nooooooo como vas a preguntar eso- se respondía a si misma y cuando al fin lo iba a hacer Yamada dijo.

- Será mejor que nos vallamos ya es tarde –

- Nos veremos otro día- dijo hikari despidiéndose de beso, al alejarse pudo notar la cara de asombro de Yamada. - gomen, no me acorde que ustedes no se despiden así- se disculpo la chica.

- No hay problema, mientras sigas haciéndolo- Hikari se sonrojo ante el comentario.

- Bueno creo que debo irme – sonrió la chica tímida apartando la vista.

Los dos chicos se alejaron por direcciones diferentes, hikari sentía latir presuroso su corazón, la compañía de Yamada le agradaba mucho, era una persona muy linda y por alguna razón no podía dejar de pensar en él.

Los días habían transcurrido sin más complicaciones, hikari seguía su amistad con Daiki y había empezado a llevarse mejor con Yamada, por otro lado la amistad con midori iba a cuenta gotas, la chica no es que fuera difícil sino que parecía un poco hermética.

- Quedamos en ir pasado mañana a la playa- le dijo hikari a midori una tarde mientras veían películas-

- ¿quedamos?- pregunto intrigada mientras tomaba un puño de palomitas y las ingresaba a su boca como un feroz león hambriento -¿que?- expreso mirando feo a hikari,

- Etto nada……. – dijo la chica mirando a otro lado-

- Quien va a ir contigo a la playa- hablo con la boca llena, tomando mas palomas.

- Daiki, Yamada tu y yo, bueno si quieres-

Midori detuvo en el aire el puñado de palomitas que estaba a punto de llevarse a la boca miro hacia el suelo y luego pregunto.

- Cuando quedaste con Yamada-

- Oh hace dos días, cuando fuimos a tomar un helado, ¿porque?-

La chica se quedo perdida en el televisor sin decir nada-

- Entonces?- volvió a preguntar la chica- si vas con nosotros?-

- No lo se- contesto levantándose sorpresivamente del lugar dejando caer el tazón de palomitas. Hikari lo vio esparciese por todo el lugar extrañada por el comportamiento de midori, solo la vio alejarse pero decidió no preguntar nada pues sabia que podría ser malo.

Se quedo ahí levantando lo que se callo y pensando en porque se había puesto así su amiga, pero la única explicación era la que había dicho Daiki “a midori le gusta Yamada”- suspiro por un momento deseando que eso no fuera verdad, pues habían empezado a surgir sentimientos hacia Yamada y lo que menos quería era hacer sufrir a alguien.

Mirodi camino lentamente hacia su cuarto, en cada paso se le venia lo que acaba de decir su amiga “hace dos días”.

Una lagrima se le escapo sin que ella pudiera detenerla, abrió la puerta de su cuarto y lo sintió mucho mas grande y mas obscuro que otras ocasiones, no tenia deseos de estar nuevamente sola, así que caminando hacia el jardín se refugio en él.

Podía mirar las estrellas que brillaban hermosas en el firmamento, una sonrisa se le escapo y se recostó sobre duela, los ojos poco a poco se fueron cerrando hasta que por fin el sueño la venció.

-durmió ahí- pregunto la anciana al ver un bulto envuelto en colchas.

- si, anoche me levante a la cocina y la vi ahí, así que la tape-

- que amable eres, hubiera sido mejor que la despertaras-

- ¿Despertarla?, eso hubiera sido suicidio- contesto hikari con tono burlón contagiando a la anciana.

- Que graciosa- salió una voz de dentro del bulto-

- No te lo creas, solo bromeaba-

- No me molesto- sonrió al quitarse las colchas de la cara.

Pero no era una sonrisa muy feliz y hikari se dio cuenta de eso.

-

Esa mañana ambas chicas salieron a comprar lo necesario para llevar a la playa, la estancia seria de un día una noche, chicas en una casa de campaña y los chicos en otra.

- Hey hikari- pregunto de improviso midori fingiendo mirar por un escaparate - ¿Cuándo tomaste el helado con Yamada….. ya habían quedado anteriormente?

- Sii, lo habías planeado, por?-

Midori sintió una opresión en el pecho parecida a un golpe en el pecho, se giro para que la otra chica no notara que tenía ganas de llorar-

-Por que la pregunta-

- por……- midori no termino la palabra porque justo en ese momento Yamada había llegado.

- hola – dijo el chico saludando primero a hikari y luego cuando iba a dirigirse a su amiga ella lo evadió.

- y ahora que mosca te pico- comento Yamada en torno burlón.

- nada- contesto ella

-como que nada, estas extraña, ya se – midori se giro para verlo a lo mejor se había dado cuenta de lo que hizo.

- te peleaste con Daiki y ahora yo pago los platos rotos-

-¿que?¿Daiki?- grito la chica- no lo metas en esto quieres, deberías saber lo que hiciste- rugió la chica estampando lo que había comprado en el estomago de Yamada-

- yo no he hecho nada-

- solo olvídalo, quieres, eres igual a todos- y dicho esto se alejo sin decir mas.

- nunca la había visto tan enojada- le dijo hikari a Yamada cuando ambos se sentaron a beber algo refrescante.

- para serte sincero yo tampoco- confeso el chico intentando recordar lo que había hecho.

- no te preocupes- dijo la chica alargando sus manos hacia las de Yamada tomándolas como un gesto de amistad- mañana en el viaje hablaras con ella.

- tienes razón. Contesto Yamada sonrojándose por tener las manos de hikari sobre las suyas – además también debo hablar contigo de algo importante-

Hikari sintió de nueva cuenta saltar su corazón, ante lo cual solo puedo sonreír torpemente. Mientras que alguien más había escuchado eso.

El día por fin había llegado, los cuatro chicos se quedaron de ver en la parada del metro, hikari y midori fueron las primeras en llegar.

- Tal vez no bebería ir – dijo midori viendo como la gente abordaba el metro.

- No digas eso, veras que vas a divertirte mucho-

- Me voy a sentir sola-

- Tienes razón- contesto otra voz, ambas chicas se giraron para ver quien era. Daiki había hecho su aparición.

- No seas grosero-

- Déjalo tiene razón, sabes que mejor no voy – y dándose la media vuelta se estrello contra Yamada dejando caer lo que llevaba-

- A donde vas –

- Ya no quiero ir, eso es todo-

- No seas infantil y vamos- midori se soltó del agarre de Yamada y junto a los otros tres ingresaron al vagón del metro.

Ninguno hablo durante el trayecto, no fue sino hasta la llegada que parecía que las malas vibras se había alejado.

Se instalaron en el campamento y deprisa se dirigieron a la playa a bañar. Así estuvieron un rato nadando y jugando.

La tarde empezaba a caer pero aun seguían disfrutando del mar.

Comenzaron entre Yamada hikari y midori una guerra de agua. Primero las chicas contra ryo y después midori y ryo contra Hikari pero Daiki ya no participaban pues ya se había ido a cambiar alegando que quería ir a visitar el pueblo.

Las chicas estaban tan distraídas aventándole agua a Yamada que no se percataron de la ola que se dirigía hacia ellas, ambas no supieron ni que las golpeo cuando ya habían sido arrastradas por la ola, dieron giros y volteretas, hasta que por fin ceso.

Hikari fue rescatada de inmediato por Yamada quien la sostuvo fuertemente entre sus brazos para que no callera.

Ambos chicos se quedaron viendo y el sonrojo se hizo presente.

Por otro lado midori había sido arrastrada unos metros hacia dentro, al no sentir suelo bajo ella comenzó a agitar las manos para que le ayudaran las olas del mar la mecían de un lado a otro, pero no veía la ayuda por ninguna parte, hasta que alguien la rodeo por la cintura y la saco hasta la orilla.

- Gracias yama-chan – dijo la chica dejándose caer sobre la arena.

- No soy Yamada- dijo ofendido Daiki

- Ehhhh?, Daiki… pero y Yamada- midori lo busco con la mirada y lo encontró dentro del mar muy cerca de su amiga, algo le invadió su ser, no quería seguir viendo así que sin mas se levanto y dando un agradecimiento muy corto se alejo del lugar.

- Y midori- pregunto hikari cuando al fin pudieron separar las miradas saliendo del mar-

- Hace rato que se fue- contesto Daiki-

- Y tu porque estas mojado- pregunto la chica acercándose para cerciorarse de que sus ojos no la engañaban-

- Que acaso no se dieron cuenta-

- Cuenta de que?- preguntaron al unisón-

- Salve a tu amiga de que se ahogara- contesto Daiki.

- Pero si midori sabe nadar- contesto Yamada

- No pondré objeción a eso- espeto Daiki muy serio- solo se que la salve

- Me voy a cambiar- dijo hikari pero antes de irse Yamada la llamo.

- Tengo algo que hablar contigo, por favor veme en la palapa de la playa a las 8- La chica asintió contenta y se dirigió a cambiar.

- Aquí estoy- dijo la chica sentándose a un lado de Yamada. El joven no sabia por donde comenzar, solo removía sus dedos en señal de nerviosismo y movía aprensivamente los pies.

- Te pasa algo?-

- No nada, solo que estoy nerviosos-

- Porque? - Yamada respiro profundamente.

- Hay alguien que me gusta- hikari sintió como si le callera un balde de agua fría

- Así?- fingió no sentir nada

- Si, pero no se si ella sienta lo mismo- Yamada la volteo a ver.

- No lo sabrás si no lo intentas- quería salir de ahí para que el no confesara el nombre

- Tu crees eso-

- Si – contesto ella

- Pues…. Me gustas….tú - soltó Yamada ante la sorpresa de hikari que no podía articular palabra.

- Yo?????- pregunto aun sorprendida, pero fue callada por un beso tierno, lentamente cerro los ojos sintiendo esa calidez inundar su ser.

- Si tu- contesto cuando se separaron.

- Creí que te gustaba midori- susurro la chica

- Midori?- por que pensaste eso

- Pues porque siempre estas con ella y la forma en que se tratan.

- Bueno es por…

- Disculpen si molesto- dijo Daiki acercándose a donde estaban ellos.

- Si molestas- contesto Yamada ante la interrupción

- Bueno no se si te interese pero tu amiga, esta cerca del parque y creo que necesitas ir a verla, bueno si te interesa.

*************************.

- Maldita suerte – rugió midori pateando todo lo que tenia enfrente. Se sentía sola, Yamada había sido su primer amigo desde que había llegado a esa ciudad y verlo ahora muy distante y sobre todo que ya no le prestaba atención la hacia sentir excluida.

Intento apartar esos pensamientos y parecía que la única opción era ir a tomar algo, así que se cambio de ropa y decidió ir al centro a despejar la mente, pues sabia que en esos momentos estaría perdiendo la exclusividad de ser la única mujer en la vida de Yamada, pues ahora ella pasaría a ocupar el primer plano.

Daiki se encontraba recostado sobre el pasto de una de las jardineras del parque, contemplaba las estrella extasiado, pero los pasos desiguales de alguien le hicieron levantarse, a juzgar por el sonido debía tratarse de una mujer. Más por curiosidad que por otra cosa se acerco para ver de quien se trataba. Miro justo en el momento cuando aquella al dar un paso callo boca abajo sobre el frio suelo.

Daiki corrió en su auxilio levantándola de inmediato y cual no fue su sorpresa al darse cuenta que era midori, pero no estaba en un estado muy normal

- ¡¡¡DAIKIIII….!!!- exclamo la chica arrastrando la i en el proceso- mi salvador por segunda vuelta- dijo soltando un pequeña risita.

- Estas ebria- contesto Daiki al sentir todo el peso de ella sobre su cuerpo.

- Jajaja.. yo pufffff… parrra – la chica hipo antes de terminar la frase- perdón jeje- nada- ssolo me tome uuuna-

- Estas ebria – volvió a decir intentando apartarla un poco, esa cercanía era un poco incomoda..

- Que te molesss…ta- comenzó a enfadarse la chica

- Pues no es muy agradable estar con un borracho-

- Puesss… si tanto…. – hipo por segunda vez- te molesssta, larrrrgate- dijo dándole un golpe con la mano.

- Eso hare- respondió Daiki pasando a un lado de ella.

Sintió un agarre por la muñeca, se giro para mirarla esperando algún reclamo.

- No te vallasss- la voz de midori sonaba mas tranquila

- Que no querías que me largara

- Ssolo quédate- sollozo la chica

- Pero si no te caigo, para que estar juntos-

- No importa – contesto midori ahora tomándole la mano con las yuyas – solo no quiero estar solo, no ahora-

- No te importa si te caigo mal, solo quieres compañía- Daiki estaba sorprendido ante como estaba actuando la chica. Y antes que pudiera hacer o decir algo midori ya estaba llorando sobre su pecho, que hacer ante lo que estaba pasando, no podía alejarla y decirle que parara pues seria descotes así que la dejo desahogarse.

No se dio cuenta ya hasta que reacciono que fue que noto que había empezado a deslizar sus dedos por el cabello de la chica, por alguna extraña razón se sentí bien al estar así, pero se rehusaba a creer que podía sentir algo mas por ella y frenado esa situación se alejo de ella-

- Ahora vuelvo- dijo Daiki alejándose mas

- No me dejes sola-

- Regresare pronto, lo prometo-

- No prometas cosas que no puedas cumplir- contesto midori secándose las lagrimas.

Daiki se alejo buscando al único que podía calmar a midori y ese era Yamada, lo vio en la palapa de la playa y presuroso se dirigió hacia allá, se acerco justo en el momento en que el le profería un beso a Hikari. Se acerco lentamente hacia ellos.

- Disculpen si molesto- dijo Daiki acercándose a donde estaban ellos.

- Si molestas- contesto Yamada ante la interrupción

- Bueno no se si te interese pero tu amiga, esta cerca del parque y creo que necesitas ir a verla, bueno si te interesa.



- Creo que pude valerse por sí misma-

- Creo que no entiendes, ella te necesita ahora, no está en sus cinco sentidos que digamos- Me abrazo y se puso a llorar en mi hombro y eso ya es decir mucho-

- No lo puedo creer-

- Imagínate como estoy yo, aterrado-

- Asi que si no vas, no sé qué es lo que voy a hacer.

- Los tres se dirigieron hacia donde supuestamente se encontraba midori, pero al llegar ella ya no estaba ahí.

- Ahora donde se metió- pregunto preocupado el menor.

- Hay que separarnos y buscarla- opino hikari, con mucha preocupación.

- Es lo mejor-

- Bueno yo los espero en la casa-

- No nos vas a ayudar-

- Etto … no-

- Aunque te caiga mal, debes de ser solidario- lo regaño hikari

- Estaba bien, solo, no sigas hablando- hikari sonrió por el triunfo

los tres chicos comenzaron a buscarla con desesperación pues una persona ebria no esta en sus cinco sentidos.

- Que paso- pregunto Yamada cuando se acercaba hikari .

- Nada, no esta en esa dirección-

- Y Daiki, en donde esta-

- Dijo que iría a ver en el campamento-

Daiki se asomo dentro de las casas de campaña pero midori no se encontraba ahí, camino por la orilla de la playa y a lo lejos pudo divisar una luz ondeante y alguien sentada a la orilla.

Camino silencioso hacia aquella persona y poco a poco al acercarse pudo ver que se trataba de midori.

Miraba hacia la obscuridad del mar iluminado por las estrellas que destellaban con intensidad.

- Todos están buscándote, preocupados por ti-

- No quise preocuparlos- contesto, ya no estaba ebria.

- Porque no me esperaste donde te dije-

- Porque creí que no regresarías-

- Te dije que lo aria, siempre cumplo lo que prometo-

- Eso es bueno- sonrió la chica, será muy dichosa la chica que se quede contigo, oh bueno no tan dichosa, imagínate tener que soportarte-

Daiki sonrió, por alguna razón el comentario no le molesto, seria que no le sonó con alguna mala intención.

- Sabes eres agradable, cuando no estas enfadada-

- Que, creías que no era agradable-

- Así es-

- Tonto, pues ya vez que si puedo serlo-

Daiki se sentó junto a ella la fogata brillaba mas.

- Vamos a jugar a algo- dijo midori poniéndose de pie quería olvidar ese mal momento.

- Jugar eso es de niños-

- Hay si tu muy maduro-

- Pues si-

- Levántate – dijo midori jalándolo por el brazo-

- Esta bien y a que-

- Mmm hay que escribir nombres en la arena haber quien lo termina antes de que llegue la ola-

Daiki la miro como bicho raro-

- Por favor nunca jugaste a eso, que aburrido eres-

- te creia mas madura- sonrio el chico

- de ves en cuando uno puede ser infantil, cierto?-

daiki la seguia mirando raro.

- que? quieres que te golpee- dijo midori levantando el puño en señal de amenza.

- no, que agresiva eres-   
Ambos chicos comenzaron a jugar con los nombres.

- Puedo hacerte una pregunta-

- ¿Cual?-

- Sabes nadar-

- Eh, si y no- contesto la chica

- Y eso como es-

- te se nadar en una alberca, pero nunca e nadado en el mar, hace rato entre en pánico al no sentir la arena en mis pies y luego el oleaje, de verdad tuve mucho miedo, pero gracias por ayudarme, no se que hubiera pasado si no me ayudabas.

- De nada-

Midori sonrio levemente antes de lanzar un grito

-agrrrr, mi nombre se borro por hacerte caso, y me moje los pies-

- ¿eso quiere decir que gane?-

- no, eso significa que terminaras mojado- midori corrió detrás de él, pero era imposible darle alcance era mas veloz que ella. –tiempo fuera dijo la chica dejándose caer en la arena.

- no aguantas nada-

Midori sonrio

- Que hora es-

- Las 11-

- No crees que ya se tardaron –

- Tienes razón-

- Les habrá pasado algo –

- No lo creo, no seas pesimista-

Las minutos seguían pasando y no había señales de ellos por ningún lado, la preocupación estaba pasando a segundo plano y las dudas de a donde se habían metido, estaban llenando la cabeza de midori.

- Esos dos ya no te están buscando-

Soltó Daiki con un dejo de malicia, no es que le callera mal hikari ni nada, pro quería hacerle ver a midori que había perdido con Yamada.

25 octubre, 2010

temptation of wolves

bueno pues hoy no les traigo fic estoy un poco oxidada con ese asunto... pero les traigo la recomendacion de un dorama koreano que vi hace mucho... de hecho creo que fue uno de los primeros doramas tanto koreanos cono japos que vi. esta buenisimo XD jeje a mi me gusta mucho.

temptation of wolves


 La historia se centra en Han Kyung una chica que al perder a su padre debe viajar e irse a vivir con su madre y  hermana. Todo comienza cuando ella al llegar por primera vez a seul queda inmersa en una violenta pelea de bandas; una lidereada por Hae Won  y la otra por Tae Sung Jung, que son chicos de diferentes escuelas con una rivalidad muy arraigada. Han kyung no se imagina que esos dos chicos terminaran enfrentandose una vez mas y esta vez la razon sera ella.
El primero que muestra un interes hacia ella es Tae sung, que hasta cierto punto ese interes resulta muy extraño,, ante esto Hae Won tambien comienza a interesarse aunque en un principio solo para molestar al otro chico, pero despues igual se enamora de ella.
disculpen mi sinopsis bien chafa, (pero mi cerebro no carbura bien y fue todo lo que le exprimi) es una pelicula muy buena, tiene de todo, accion (los golpes estan buenos XD), romance, diversion, te hara llorar pues su final es triste e inesperado, de verdad que la recomiendo 100% te engancha desde el primer momento XP

coloco el link de youtube

http://www.youtube.com/watch?v=6SiDCUyFOqA&feature=related

13 octubre, 2010

proof of love

Bueno pues estoy de vuelta XD, je como ya se acabo septiembre al igual que mis actualizaciones, pues regrese a mis constantes ausencias.

Espero que les hayan gustado todas las actualizaciones.estoy segura que si, pues ahí va el esfuerzo de las chicas que me dedicaron un poco de tiempo para hacerme esos one shots tan lindos. ya por ultimo dejo este otro que me hizo sabri y que es la continuación de su hikabu.



Título: Proof of love

Personajes: Daiki Arioka/Inoo kei

Género: Romance, yaoi +18, Lemon

Capítulos: One Shot (o algo así porque me quedó largo n.n’)

Autor: Sabriluke

Notas: Mina-san, Hallo!! ^^ Este one shot se lo debía a Atzin y a las gemelas malvadas (2G’s <3) es la primera vez que hago uno y en si decidí hacerlo por aquella cuestión de ¿y qué pasó con Daiki e Inoo en Alemania? xD de mi fic Zoom dich zu mir (Enfocate a mi), así que considero esto como un bonus de esa historia, so espero que les guste.

 
Nota cultural: bueno esta notita es para quienes no conocen, el Oktober Fest es uno de los festivales más importantes de Alemania, es el festival de la cerveza ^^ es interesante lean sobre él se los recomiendo. Los Bier Garten son parte también de la tradición alemana, son como unos tipo barecitos que también tienen área al aire libre y las mesas tienen manteles de cierto color tradicional que ahorita no recuerdo (n.n’ gomen) al que pueden ir incluso familias a disfrutar de los tarros de cerveza y la familia lleva en una canasta la comida y la pueden consumir ahí mientras conviven, también hay en Austria y creo también en Suiza, yo en sí se de Alemania y Austria… en fin, sin más, el fic.

 
*Aún siento en mis labios su dulce sabor, aquel beso que aunque tal vez para él haya sido una cosa de nada para mí fue como fuegos artificiales en mi corazón. Sólo fue un roce, fue tan suave que apenas se alcanzó a escuchar el “chu” entre nuestras bocas… pero no puedo y no quiero sacarme esa idea de la cabeza, esa idea de que tal vez sí haya sido un indicio de que él podrá corresponderme, que no le soy del todo indiferente*

*Después de haber estado sonriendo como un tonto por un par de horas al recordar aquella escena, regresé a mi habitación. Era octubre y estaban ya los preparativos para el “Oktober Fest” incluso en el Hotel los empleados se veían con cierto entusiasmo por la festividad, al menos eso pude notar y fue en sí lo único que les entendí de su alemán. Todos los heisei tenían también mucha curiosidad por ver la dinámica en las calles y en los “Bier Garten”, y no es que a mí no me gustase la idea, pero había otro evento que me interesaba más: la cena con Dai-chan

*No voy a negar el nerviosismo que tenía, me sentía como colegiala con todas esas mariposas revoloteando en mi estómago, esa combinación de felicidad y tensión que hacían que mi adrenalina estuviera en acción. Cuando viajábamos hacia Berlín le recordé a Daiki que le debía una cena y él me prometió que nos daríamos ese tiempo juntos. Me hacía mucha ilusión el estar cenando y conversando, ahí, solos, ya no sólo en una actitud de buenos amigos sino, de poder ser algo más.

*Saqué de la bolsa trasera de mi pantalón la tarjeta que funcionaba como llave para entrar a la habitación, abrí la puerta y al dar un paso me encontré con una hoja doblada que había sido usada para escribir un recado; la levanté y al abrirla lo primero que captaron mis ojos fue la firma que había en ésta, DAIKI. En milésimas de segundo mil ideas pasaron por mi cabeza, mi corazón comenzó a latir más fuerte, pues sin duda era esta la confirmación de que él había recordado su promesa.

-Oh Daiki, gracias!—dije en voz alta—gracias gracias gracias—no dejaba de repetir esa palabra, era mucha la alegría que me inundaba y eso que aún no llegaba el momento. Me tiré a la cama, para leer el recado completo. –Dai-chan—dije suspirando--me haces muy fe…--

*Oh si, llegó la decepción, al comenzar a leer el recado rezaba lo siguiente: “Kei-chan, vine a buscarte pero no te encontré, dónde has estado? En fin, esta noche vamos todos a un “Bier Garten” te esperamos a las 8:00 p.m. en el lobby del hotel. Se puntual!! DAIKI

*No pude pronunciar palabra alguna, sentía pena de mi mismo, pobre tonto, pobre iluso, como es que pudo pasar por mi cabeza una ilusión así. Bien dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver ne? Daiki, olvidaste tu promesa… pero no te culpo, es obvio que el amor que sientes por Yabu aún está presente, un amor no es tan fácil de olvidar, y yo… y yo… yo sólo caí en mi propia fantasía, fueron sólo castillos en el aire. Mi sonrisa estaba ahora desdibujada, mi entusiasmo era nulo, sólo estaban presentes las lágrimas que inevitablemente comenzaron a caer por mi rostro.

-Ánimo Kei!!—me dije a mi mismo—no t puedes dejar caer ne, Daiki es tu amigo y debes también saber agradecer y aprovechar el tiempo con amistades como esa. De un tirón me levante con esa pisca de ánimo auto otorgada y me dispuse a prepararme para irme con todos y disfrutar de la noche.

*Llegó la hora, nos reunimos en el lobby a la hora acordada y el guía que nos acompañaba rentó una camioneta para llevarnos a uno de los mejores “Bier Garten” de Berlín. Ya en el lugar todos disfrutaban del ambiente, reían, conversaban, y yo por más que traté no pude quitar la cara larga y creo que esta tenía un letrero que anunciaba “no estoy contento” porque Daiki se acerco y sentó a mi lado.

-Hey, que pasa? Te veo bastante decaído y tú no eres así Kei, ven con todos anda, que está es nuestra última ciudad a visitar y de ahí volamos a casa—me dijo él con entusiasmo.

-No tengo nada, creo sólo que me cayó un tanto mal la comida de la tarde, pero ve tú a divertirte con ellos, yo aquí estoy bien, lo has dicho ya, aprovechen la última ciudad!

-Vamos Inoo!! No hagas caso a tu malestar, te prometo que se te olvidará y haré que disfrutes la noche también!!
*De pronto esa parte de mi ser que aunque dormida, si sentía la decepción de su olvido, despertó, y sin pensarlo las palabras huyeron de mi boca
-Prometes?? Promesa creo que es una palabra que no logras comprender, no deberías usarla a la ligera!!
*El rostro de Daiki dibujaba asombro por lo que le había dicho, al parecer no entendía a que hacía yo referencia. Me levanté de la silla, tomé mi abrigo y salí a tomar un taxi que me llevara de regreso al hotel.
*--Inoo, Inoo!!! Espera!!!-- Gritaba él mientras corría tras de mí, pero yo lo ignoraba y caminaba aún más rápido- Inoo!! Detente, dime qué te pasa?? Por qué te has puesto así??—decía entre jadeos—En eso vi un taxi, lo detuve y me subí, Daiki me alcanzó y gritaba a través del cristal—Espera Kei puedes explicarme que pasa!!?—Yo no voltee a verlo, le dije al chofer hacia dónde dirigirse y este al momento arrancó, y él se quedó ahí parado aún exclamando mi nombre.

--Que le pasará? Por qué así sin más reaccionó de esa manera? Claro que se lo que promesa significa, promesa es cuan… --Daiki calló al caer en la cuenta de a qué “promesa” se refería su amigo y vino a su mente la frase dicha aquella tarde sobre cenar juntos—Por Dios! Daiki, bakaaa!!—sin pensarlo más volteó para ambos lados de la calle buscando un taxi, por fin pasó uno y se dirigió al hotel.

*Llegando al lugar corrió al elevador, llegó al piso dónde yo estaba y se postró afuera de la habitación. –Inoo, se que estás ahí, ábreme por favor, se… se que tienes la razón, olvidé lo que promesa significa, porque te hice una y no fui capaz de cumplir con ella, ábreme para que podamos hablar, onegai!!—Yo sólo me quedé recostado, coloqué sobre mis orejas los audífonos para no oírlo más, en esos momentos, no quería dirigirle la palabra. Varios minutos después él se rindió y se fue al ver que yo no hice ni el mínimo intento por responderle. Comencé a llorar, porque en realidad no quería que él y yo estuviéramos mal, pero era más el sentimiento; al final entre sollozos me quedé dormido.
*Al día siguiente no salí para nada de la habitación, a eso de las 5:00 pm tocaron a la puerta.

--¿Quién es? Pregunté para mi conveniencia de abrir o no—

--Kei-chan, soy yo Yabu, te traje algo de comida, sé que no has salido para nada y no has probado alimento, por favor, abre.

Me levanté para dejar pasara a Kota.

--Kei, no puedes estar aquí todo el día, te traje comida y no quiero que dejes nada, tú no eres así, y entre todos le vamos a devolver el espíritu a Inoo-kun, y por más que sea grande el motivo que te tiene triste verás que sanaremos tu corazón. Te dejo para que comas a tu tiempo, más tarde vendrá alguien del staff para avisarte donde cenaremos hoy, ok?--

Yabu tenía razón, sea lo que sea siempre hay que reponerse, agarré el tenedor para insertar un trozo de carne y llevarlo a mi boca—Ok!!—dije al final.
*Después de comer tomé un baño y me alisté para salir con los heisei, sólo esperaba que vinieran del Staff a avisarme en donde nos veríamos. Estaba peinando mi melena cuando llamaron a la puerta, me asomé por el mirador y vi que era la persona del equipo.

--Konbanwa Inoo-kun, me pidieron que te entregara esto—

--Una nota? Pero de cuando a acá tan formales para avisar que iremos a cenar eh?

La persona del staff encogió los hombros en señal de “yo no sé” y se fue.

Abrí la nota y decía: “Terraza de la habitación 483, 9:00 p.m. se puntual” --Cenaremos en el hotel? Mmm… creo que el staff se ha portado bien y nos ha rentado una habitación grande para que estemos todos juntos… qué hora es? Wooo 8:55!! Apenas me da tiempo!!—me puse los zapatos y salí corriendo porque últimamente les había dado por insistir mucho en eso de ser puntuales. Entré al elevador, llegué al piso y corrí hacia el lugar citado.
*Golpeé la puerta varias veces pero no recibí respuesta alguna, pensé que tal vez todos estaban en la terraza así que llamé nuevamente pero esta vez con más fuerza y al hacerlo la puerta se abrió sola –esto parece de película de terror—expresé mientras entraba. Era un cuarto muy grande, así que seguí caminando hacia la terraza.

--Creo que me he equivocado de habitación, pero si claro decía afuera 483, estoy seguro que es aquí –Etto… hola? Hay alguien? Disculpe, voy a entrar—Abrí las puertas corredizas para ingresar a la terraza—Hay alguien aq….
*No terminé de hacer la pregunta porque quedé sorprendido ante lo que veía, ahí en la terraza que tenía por cierto una hermosa vista, había una mesita para dos, con velas, vino y cubiertos puestos. De pronto una luz muy tenue se encendió y una música suave de piano se escuchaba de fondo y ahí estaba él, parado con una rosa roja en la mano.
-Willkommen, Kei-chan—dijo haciendo una reverencia—

--Eeeeeh? Y desde cuándo que tú hablas alemán??

--Ne ne n.n’ sólo aprendí eso… etto… pero siéntate por favor—expresó nerviosamente mientras retiraba la silla para que yo me posara.

Sintiéndome un tanto extraño y aún sin salir de mi sorpresa me senté, el rápidamente trajo a la mesa una charola con una cena que se veía deliciosa.

--Etto… Un poco de vino?—me preguntó

Yo moví la cabeza asintiendo.

Buen provecho, dijimos ambos y empezamos a digerir nuestros alimentos
--Wooo, esto está bueno!!—no pude evitar decirlo—

--Me alegra que sea de tu agrado

--Si, la verdad elegiste muy bien, todo está rico, el vino también es bueno.

--Si, bueno, todo recomendación del chef del hotel… yo la verdad de estas cosas no se mucho, n.n’
*Terminamos la cena y disfrutando al mismo tiempo de la vista, comimos algunas fresas con chocolate como postre, sentados sobre unos camastros cubriéndonos del frió con unas mantas calientes

--Amm… Kei-chan, yo… quiero disculparme contigo, y agradecerte que me hicieras ver que debo cumplir con una promesa, gomensai!!

Le sonreí y le dije—ok, se que de ahora en adelante cumplirás con ellas y harás promesas de corazón, confío en ti Daiki y… te pido disculpas también por mi comportamiento, gomen ne, fue sólo un mal momento… y he de confesar que esa salida juntos me hacía mucha ilusión. Pero bueno yo también soy culpable por hacerme esperanzas a algo que realmente no será, sé que es muy rápido para que dejes atrás tus sentimientos por Kou-chan… en fin, gracias por la comida y todo lo demás, estoy contento ahora. Bueno, debo irme ya, arigatou!!
*Me levanté para regresar a mi habitación a dormir, mi ánimo ya se encontraba mejor. Me puse los zapatos, doblé la manta, tomé la rosa que me había regalado y me dirigí a la salida; de pronto él tomó mi brazo para detenerme, voltee y estaba parado frente a mí, y aunque él es más bajito alcanzó mis labios como aquella vez, pero en esta ocasión, no fue sólo un roce, no fue un “chu” de un momento, fue algo que era más profundo para él y para mi, y no dudé en corresponderle porque pude sentir que esta vez los fuegos artificiales no estaban sólo en un corazón.

*Continuamos besándonos y entrelazamos nuestros dedos, quedando entre nuestras manos la rosa roja que aún despedía su dulce olor. Nos fuimos moviendo poco a poco hasta quedar sobre la cama, ahí recostados los dos, comenzó a besar mi cuello y sentí como se estremeció mi cuerpo, era una sensación tan placentera que deseaba que no dejara de hacerlo. Después llevó sus labios hacia mi oído y suavemente me dijo “Kei, quiero estar contigo, quiero que seas mío y yo de ti, esta noche y todos los días quiero hacerte feliz” Al decirme eso creí que mi corazón iba a explotar, llegó un instante en que pensé que estaba soñando, pero no, todo era realidad, esta felicidad era real, esta era la prueba de un amor que podía nacer.

*Alzó su cara, me miró a los ojos mientras pasó su mano por mi pelo, y le dije: yo también es lo que quiero.

Esbozó una gran sonrisa y volvió a tomar mis labios, la combinación de las fresas con chocolate y su propio sabor eran más que deliciosos, yo disfrutaba cada movimiento que él hacía con su boca. De ahí, tomó de la parte baja mi playera para poder sacármela y luego sacarse la suya, sonará raro pero en verdad yo estaba muy nervioso, jamás había estado con un niño y no sabía cómo actuar. Comenzó a besar mi pecho y pasar su lengua a lo largo de mi tórax, yo sólo ponía mis manos sobre su cabellera, volteó a verme y creo que notó mi nerviosismo porque me dijo “Yo cuidaré de ti, déjamelo a mí” al terminar la frase agarró la rosa que yacía sobre la cama, desabrochó mis jeans y comenzó a recorrer con ella cada rincón de mi pecho y vientre, el suave toque de la flor hizo que empezara a respirar un tanto más rápido porque mi cuerpo estaba cada vez más en éxtasis, él en verdad estaba cuidando cada detalle para que yo me sintiera bien. Al observar el disfrute de mi rostro se acercó y con su lengua comenzó a lamer mis pezones, yo erguí mi espalda ante tal sensación y al ver mi reacción atinó a darle un mordisco a uno de ellos, Daiki era un genio con lo que hacía, y yo comencé a sentir como mi miembro se endurecía y erguía. Acto seguido me sacó los jeans y la ropa interior y aprovechó para hacer lo mismo con sus prendas.

*Me acomodó de un modo en que el pudo estar de rodillas sobre la cama, alcé mi cara y pude ver lo excitado que él también estaba pues su hombría estaba totalmente despierta Acercó su rostro hacia mi miembro y pasó su lengua desde la parte baja hasta llegar a la punta de este tocando con sus dientes la cima para después tomarlo con una de sus manos y empezar a masajearlo de arriba abajo, primero de manera lenta para luego aumentar la velocidad, era demasiado el disfrute de esa acción, yo me aferraba de las sábanas mientras permitía que el hiciera de todo conmigo. De pronto colocó mi miembro dentro de su boca y comenzó a chuparlo, a succionarlo, al parecer esto lo excitaba mucho y comprendí que yo también tenía que hacer algo por él, así que me levanté, lo tomé por los hombros y lo puse sobre la cama y tomé una posición donde los dos pudimos disfrutar del fruto del otro, y así al paso de los minutos yo me iba sintiendo más en el paraíso.


*Daiki retiró su boca y yo hice lo mismo, se puso encima de mí, tomó una de mis piernas para ponerlas de una maneraretiró su boca y yo hice lo mismo, se puso encima de mí, tomó una de mis piernas para ponerlas de una manera en la que podía tener acceso a mi entrada, empezó a besar toda mi área, después insertó uno de sus dedos ahí, luego otro y otro, los movía de tal manera que buscaba prepararla correctamente, y una vez logrado su objetivo, tomó su miembro para penetrarme de una manera lenta, tan delicada que realmente fue poca la molestia que sentí. Una vez que logró estar totalmente dentro de mí inició un vaivén, su miembro iba y venía una y otra y otra vez; ahí ya no pude evitar gemir y dar pequeños gritos de placer…

¡--aaaaaaah Daiki, siiii, mmmmmm, no te detengas…aaaaaaah! Aaaaaaaaah!! Siiii, más rápido, más fuerte, aaaaaaahh!!
*Y así, viviendo un estallido al final, sintiendo toda su esencia dentro mío, llegamos juntos al clímax, a ese punto donde yo por un momento no supe de mi, sólo sabía que yo estaba feliz, más feliz que nunca. Terminamos con un beso que ya tendía más a la ternura y nos quedamos ahí abrazados, sin que nada más importara. Por último mencionó: “Kei, te quiero mucho”

Así comprendí, que la esperanza nunca estuvo perdida, y que también yo, mejor dicho él y yo, podíamos tener una buena historia, cuando él se dio la oportunidad de enfocarse a mí.
FIN