29 abril, 2011

ok, ok  aqui atzin desu XD este fic lo hice hace tiempo uuuuuuuu jajaja cuando aun no hacia este blog y aun existia el DNF, muchas me pregunatran que demonios es el DNF pues esta loca ha hablado varias veces de el.
 era un foro muy chido (Dorama no fansub) habia clubs  de todos los grupos johnny´s, de doramas, anime,  etc etc un foro muy completo  sin duda el mejor foroque haya existido jajaja pero por desgracia lo cerraron TwT pero en fin ese no era el punto.

ahi conoci a muchas chicas con las que compartiamos nuestra obsecion por los jump, ahi conoci a estrella, a mi comadre  amis, a mi amiga casi hermana y proxima comadre ichigo jajajaja XD, a naruchichan, a sabriluke, a dark may, a juegofrio etc etc ahhh y a solecito jajaja.... ufffff en fin a un montonde chicas lindas.
 con ellas hicimos un fic colectivo grandioso y yo hice este fic e inclui  a algunas de las chicas de se foro.
 es  hetero 100 %, divague mucho en este fic jajajaja ya lo veran cuando lo lean XD (bueno si es que lo leen). sin mas que escribir espero que les guste.

titulo: dreams come truth
autor: atzin
parejas mmmm ????
genero: hetero 100%
capitulos: etto aun no esta termiando jajaja...

 capitulo I

Habíamos deseado con todas nuestras fuerzas ese viaje a Japón y, aun cuando estabamos dentro del avión no podíamos creerlo. Habían sido dos años de preparaciones y sacrificios sin comprarme nada de nada solo para poder ir a ver a los jóvenes que años atrás me habían robado el corazón.

Sentada en el avión miraba atreves de la ventanilla antes de que despegara, el aeropuerto era realmente grande con cientos de aviones por doquier, milagrosamente me había tocado junto a la ventanilla, pero para mi desgracia mis demás compañeras estaba dispersas por todo el avión, así que me había tocado estar sentada junto a una persona completamente extraña y me sentí un poco sola,.

El avión empezó a avanzar primero lento y después mas rápido, sentí una presión en el pecho seguida de un mareo, mi cabeza quedo aprisionada contra el sillón por la fuerza de gravedad, cerré los ojos pensando que esa cosa se caería en cualquier momento por tanto ajetreo que estaba dando y de pronto la calma, ya no se sentía nada, parecía como si siguiera quieto sobre el pavimento, apareció el letrero de desabrochar y enseguida lo hice, me asome por la ventanilla no se veía nada extraordinario solo azul por todos lados, deje de mirar y me concentre en la película que habían puesto, así pasaron las horas y ya se había hecho de noche, me acurruque en mi asiento y me entregue al sueño, pero no a un simple sueño, si no a uno en donde estaba la persona por la que hacia ese viaje.

Después de no se cuantas películas, un millón de canciones, siete idas al baño y cuatro raciones de comida por fin habíamos llegado, fue el mismo proceso para descender solo que invertido, baje del avión con mucho peso en las piernas además de que me temblaban un poco, Salí de la sala y me encamine hacia donde estaba el equipaje ahí ya estaban algunas de las chicas que habían hecho el viaje conmigo.

Amis me había levantado la mano para que me acercara al igual que estrella y kasumi me agitaron las suyas, mientras que kasura y natsuko buscaban sus maleta con la mirada en la banda que tenia enfrente, cuando empezaba a correr me sujetaron por el hombro, voltee a ver quien era y chinjuli junto con ichigo y lu loves me sonreían alegres, solecito venia atrás corriendo un tanto desesperada por el miedo de no conocer a nadie, mely a meel ya hasta habían tomado sus cosas y nos estaban esperando en la sala, algunas chikas habían llegado aparte además de que otras chicas no conocíamos muy bien.

El aéreo puerto era imponente y daba cierto temor perderse dentro de el, así que todas nos juntamos en bola y nos encaminamos a la salida ante la mirada de extrañeza de los que nos veían pasar. Abordamos los taxis que nos llevarían al hotel, en el trayecto todas quedamos maravilladas de la gran ciudad que es Tokio, el taxi se detuvo en la dirección dada nos bajamos y entramos al hotel el recibimiento fue bueno, los botones se acercaron de inmediato por nuestras cosas, estrella se acero al mostrador y como ella es buena con el ingles pregunto por las habitaciones reservadas 220,221, 222, 223y 224. Cinco habitaciones para veinte gentes, cuando termino de hablar con el gerente camino hacia nosotras llevando las cinco llaves ahora el problema era como quedaríamos en las habitaciones.

Propuse un piedra papel o tijera pero se rehusaron ya que alegaron que tenían mala suerte con ese juego.

-¿entonces como le hacemos?- pregunto solecito mirándome un poco cansada.

-ya se – dijo chuinjuli sacando de entre sus pertenecías un cuaderno y un lápiz, empezó a anotar e hizo pequeñas bolitas de papel y cuando al fin termino dijo - en cada bolita de papel esta escrito un numero de habitación, las que coincidan se irán a esa habitación- empezamos a tomar los papelitos que nos estaba ofreciendo

Una de las chicas que habían venido hablo

- Que les parece si nosotras cuatro y señalo a sus amigas nos quedamos en una habitación-

Todas volteamos a ver a estrella, esperando una respuesta

- ¿Y porque me mira? a mi- contesto seria

- Es que como eres la que sabe ingles te toco el roll de jefa- le dije en tono burlón pero a la vez muy en serio- estrella me miro feo pero, después acepto encantada

- Ok- entonces saquemos los papelitos con el número de habitación 222. Cuando terminaron empezamos a abrir los papelitos.

Amis abrió el suyo -224- contesto ella

Kasura -223-

ichigo -224-

Estrella – 220-

Natsuko – 220- ella sonrió alegre y volteo a ver a estrella

Solesito – 224-

Luloves- 221

Mely – 223-

Yo -224, me toco contigo ichigo- le dije emocionada- después voltee a ver a solecito y le dije- por desgracia también contigo-

Solesito solo alcanzo a poner cara de pocos amigos pero no objeto nada.

Kasumi- 220-

Meel – 220- puse cara de puchero al ver que no estaría en su habitación, ya que me llevaba bien con ella

Chinjuli – 221

suzaku - 221 -

kamu -223

naomix – 221

nani 223



Cuando se hubo arreglado lo de las habitaciones, cada cuarteto se dirigió a donde le correspondía, no sin antes que estrella como líder nos pidiera que estubieramos listas en hora y media, que nos esperaba en el lobby, para que saliéramos a dar un paseo. Cuando llegamos a la habitación y como es de costumbre en todo viaje empezamos a pelear bueno especialmente solecito y yo por quien se quedaba con la cama que quedaba junto a la ventana, amis y vianet solo se miraban, ya estaban muy acostumbradas en el foro a que nosotras nos peleáramos que ya lo tomaban normal

- Hey amis- escuche decir a vianet mientras yo jalaba a solecito para que se quitara de encima de la cama.

- Que te parece si dejamos que estas dos- y nos señalo a ambas – duerman juntas- las dos al escuchar semejante disparate nos echamos a reír.

- Dormir juntas….. eso seria suicidio- lo dije en tono burlón- mientras solecito asentía con la cabeza.

Amis al igual que vianet nos ignoraron por completo, tampoco era como si odiara a solecito, pero ya nos habías acostumbrado a interpretar nuestro papel, que era difícil salir de el, solo la mire de reojo y no puse mas objeción.

Cuando llego la hora especificada poco a poco nos fuimos reuniendo en el lobby, todas nos habíamos arreglado lo suficiente como para llamar la atención, era todo un grupo de señoritas dispuestas a ligar todo lo que se moviera, caminamos hacia la zona centro, tanta gento por todos lados hacia que nos pusiéramos nerviosas, algunas personas al pasar nos miraban como cuando una ve a alguna japonés por su ciudad con cara de what?, y mas por ser un grupo un tanto grande y muy escandaloso.

Cuando llegamos ala zona centro, antes siquiera que estrella pudiera detenernos ya nos habías separado, solo le escuchamos decir nos vemos aquí en dos horas, perfecto pensé dos horas son mas que suficientes para ir y robarme…. Digo comprar todo lo que pueda de los jump.

Camine por las calles buscando alguna tienda de discos, al fin la encontré, me había prendido tan bien los kanjis para tienda de discos que no me fue difícil identificarlos, en el escaparate de la tienda había un letrero grande en donde parecía la foto de mi Daiki, la mire extasiada durante unos segundos, pero no entendía lo que decía, entre y vi a michas chicas formadas, me dirigí hacia los estantes de discos y tome uno de los mas recientes de los jump, fui a la caja y pague, antes de salir choque con un joven que llevaba cubierta la cabeza con una gorra y bufanda, pensé

- Con tremendo calor y este chico cubierto de pies a cabeza-

En ese momento no sabía que mis pesares comenzarían ahí.

El joven iba vestido con una playera color roja y encima de esta una camisa rosa, bueno eso es lo que sobresalía de su enorme chamarra color negro que llevaba puesta.

Detrás del joven entraron tres hombres vestidos completamente de negro, voltearon a verme y me sentí como bicho raro, lo único que pensé era que el joven de adelante debía de ser muy famoso como para llevar tremados ejemplares masculinos, no le di mucha importancia y Salí del local, camine unas cuantas calles y le coqueteaba a cuanto chico lindo se me cruzaba, me había dejado el cabello suelto pero como es chino me tuve que untar mucho gel y spray para que no se me esponjara, además de que me había puesto una falda coqueta, algo raro en mi ya que no son de mi entera satisfacción, además de que traía un chal entre los hombros y unos lentes de sol para hacer complemento jeje, me sentía otra persona, esa chica no era yo, pero estábamos en Japón y ahí nadie me conocía así que deje los complejos y seguí caminando, entre a un local donde vendían revistas corrí en cuanto vi un ejemplar de la revista duet y en la portada estaban los jump, pero justo cuando la tome otra chica la había tomado al mismo tiempo las dos nos miramos fijamente, esta seria una pelea por la revista y por supuesto que no me dejaría, ella dio el primer jalón yo estaba distraída y casi se me sale de las manos, la tome justo a tiempo y la jale hacia arriba, para ser demasiado esquelética la chica tenia mucha fuerza, volvió a jalarla pero esta vez fue tal la potencia que di unos pasos hacia delante, pero ese mismo movimiento hizo que al regresar a mi posición anterior jalara con mas fuerza hasta que le quite la revista, el dueño se nos acerco molesto me arrebato la revista y nos la mostro tanto la portada como algunas hijas estaban maltratadas, nos miro enojado y dijo algo que la verdad no entendí ni jota, la chica se encogió de hombros, por mas que intentaba entender lo que decían no lo lograba hasta que un movimiento de manos del hombre hizo que entendiera todo.

-pretende que pague por esta revista – le dije indignada, el hombre al no entenderme me estiro la mano en señal de que pagara, mostré la mueca mas fea que se me pudo ocurrir saque mi cartera y pague. Salí de la tiendo entre indignada según yo y feliz por mi revista, le había ganado a esa chica jaja camine de regreso por donde había venido, de pronto vi dirigirse hacia mi a un chico, lo mire bien y reconocí que era el mismo de la tienda de discos pero su cara me era familiar de hecho abrí los ojos como plato al ver que se trataba de Daiki, mi kokoro se agito a mil por hora y mis manos empezaron a sudar, mire por encima del hombre de Daiki y observe a toda una jauría de chicas locas y desesperadas que intentaba capturarlo, lo primero que me paso por la mente fue – donde demonios estaban sus guarda espaldas- y después pensé es mi momento para violarlo … digo para conocerlo, pero al ver su rostro este tenia una expresión de profundo terror, lo comprendí e hice algo de lo cual jamás me lo hubiera pensado, me regrese al callejón que había pasado anteriormente , ,me quede esperando y espiando hasta que Daiki paso, lo primero que hice fue jalarlo hacia el callejón, el había ejercido un poco de resistencia

- nande ko……… fue todo lo único que alcanzo decir , porque de inmediato logre atraerlo hacia mi, con la misma velocidad tome mi chal y lo pase por su espalda para cubrir el color de sus ropas y rápidamente le abrace y escondí su cabeza entre m i cabello, Daiki quiso escapar , pero al escuchar que el grupo de chicas se acercaba desistió, supongo que habrá pensado que era preferible estar en manos de una loca que en manos de todas ellas, una chika entro al callejón y se me quedo mirando, abrace con mas fuerza a Daiki, y solo atine a decirle a la chika

- que…. Soy o me parezco- obvio que la chica no me había entendió pero comprendió la escancia del mensaje y se alejo mirándome feo, nos quedamos así por un momento yo aspiraba el olor de Daiki, su perfume le describía perfectamente, era un aroma suave y delicado además de que tenia un toque de misterio, intento zafarse de mi y esta vez no se lo impedí se alejo lentamente de mi cuerpo y nos quedamos viendo, pero la magia se acabo cuando uno de sus guaruras llego interrumpiendo el momento ,dijo algo Daiki, él asintió con la cabeza, pero antes siquiera que pudiera decir nada, fue llevado al interior de un automóvil y se perdió de vista.

Verdaderamente había quedado en shock, aun sentía el cuerpo de Daiki junto al mío, me quede ahí parada unos 10 minutos hasta que me di cuenta de que mi chal se lo había quedado el, sonreí ligeramente no me preocupaba del todo pensar que había perdido mi chal ya que mañana se lo pediría cuando lo viera……..

comenten onegaiiiii

21 abril, 2011

Bajo la lluvia

Bajo la lluvia

Autora: AmiS
Pareja: Takaki-Keito (takamoto)
Genero: Romance
Extension: Drabble

De: Takaki Yuya
 Para: Okamoto Keito

Ya llevamos un año de relación, me acuerdo bien cuando me declare, estaba lloviendo, así como ahora, también esta lloviendo.

¡FELIZ ANIVERSARIO AMOR MIO!

¡TE AMO!

Espero que te acuerdes de ese día que me dijiste que me amabas, porque yo siempre me acuerdo.
-¡TE AMO!-dije firmemente, el corazón estaba a punto de salirse de mi cuerpo, tu simplemente me mirabas.

-¡TE AMO!-volví a repetir pero tú no decías ni hacías nada.

El silencio se apodero del ambiente, me preguntaba si estaba hablando en nuestro idioma o que ya que no me contestabas nada, parado enfrente mío, el cielo estaba oscureciendo. Pasaban los minutos pero nada, la angustia y el miedo que me rechaces creían dentro de mí.

-¡Por qué este maldito silencio! ¡No me vas a decir nada!-grite me moría de nervios por tu respuesta.-Lo siento por gritarte- me retracte.

Tu solo me miraste, suspiraste y te diste la vuelta para irte, estaba comenzando a llover, cerca de donde estábamos se parqueo un carro, te venían a ver. Ahí parado me quede, tratando de asimilar lo que había sucedido, te habías dicho sin decir nada.

Transcurrían los días, siempre nos veíamos pero no me decías nada, me ignorabas, te alejabas cada vez que me quería acercar. Extraño tu voz, extraño tus platicas, extraño todo de ti, creo que no debí decirte nada, estaríamos como antes.

Solo quedábamos los dos después de los ensayos, estaba comenzando a llover, ya estaba listo para salir, camine por el pasillo y te vi, estabas sentado en los escalones de la entrada, cargabas tu paraguas, lucias hermoso.

Me acerque y me senté a tu lado.-¿Ya te viene a ver?-te pregunte.

-Si ya vienen-me respondiste, recién me hablas, hace una semana que no lo hacías, me sentí feliz al escuchar tu voz, cuando no me decías lo que quería escuchar.

-Lo siento-musite-… no debí haberte dicho nada, lo que dije cambio nuestra amistad, lo siento-te dije seriamente mirándote fijamente.

-Es verdad…-dijiste, mi corazón al escucharte se paro completamente me estabas rechazando.-… no debiste decirme nada-musitaste mirando la lluvia.-por culpa de eso no he podido dormir toda esta semana, pensando en cómo decirte lo mismo-

-¿Qué?-te pregunte incrédulo, sentías lo mismo por mí.

-Tantas vueltas le di al asunto que no sabía cómo decírtelo, lo siento, ese día cuando me dijiste que te gustaba mi mente mi cuerpo no quisieron reaccionar, estaba tan feliz de que fuera correspondido, que estúpidamente me fui sin decirte nada…. Yo también te amo Takaki-.me explicaste mientras te parabas, dejaste su sombrilla a un lado y dejaste que la lluvia te mojara, pero aun me dabas tu espalda.

Yo imite tu acto, me pare y me puse frente a ti, para abrazarte, la lluvia nos mojaba, inmediatamente me respondiste el abrazo, depositaste tu rostro en mi hombro, estaba feliz, era el hombre más feliz del mundo, yo te amaba y tú me amabas.

Lentamente te separaste un poco para acercarte a mi rostro, nos besamos una y otra vez, de pronto escucho un carro parquearse cerca de nosotros, te separas de mi, recoges tus cosas, te acercas y depositas un dulce beso en mis labios, y te alejas, yo me volteo y subes a tu carro, antes de que arranque me haces señas de que me vas llamar y te vas.

Otra vez parado en el mismo lugar en donde me declare con lluvia, pero esta vez era diferente estaba feliz.

TE AMO, 

TAKAKI YUYA

Mas que una obsesion 14

Hola aqui AmiS lo siento por la demora pero aquí esta un nuevo capitulo. ¡Espero les guste!
Capitulo XIV

Los días pasaban y las cosas no mejoraban para Kei, su confusión crecía, mas aun cuando observaba el drástico cambio de humor de Yabu cada vez que veía a Yuri y Keito juntos, o cuando yuri no lo tomaba en cuenta.

-“Debo arreglar las cosas…¡Ahora!”-pensó saliendo de los vestidores en dirección a los dormitorios. Rápidamente subió las escaleras y busco la habitación de Keito. Golpeo desesperadamente por unos minutos hasta que le abrieron la puerta.

-¿Qué haces aquí?-pregunto asombrado Okamoto.

-Tenemos que hablar-dijo cortantemente Kei entrando a la habitación.

-Nosotros no tenemos nada de qué hablar… todo está más que claro-musito fríamente el menor volviendo a lo que estaba haciendo.

-Keito... por favor ¡Perdoname! ¡Perdoname por favor!- exclamo arrodillándose cerca del otro.-Te dije que te iba a proteger de Yabu pero termine durmiendo con él, lo sé es lo más estúpido que he hecho en mi vida… pero…-

-¿Pero qué?-pregunto tajantemente keito.

-Pero…. Quiero estar contigo…me gustas!-dijo con desesperación estando arrodillado.-Dame una oportunidad por favor- las lagrimas se le salían, no quería llorar pero no lo podía evitar.
El menor se quedo observando por unos momentos, Kei estaba tan vulnerable quería creerle lo que estaba diciendo pero en el fondo algo le decía que no lo hiciera porque saldría mucho mas lastimado. Los minutos pasaban y ninguno de los dos hablaba simplemente se miraban. El pequeño trance fue interrumpido por el fuerte estruendo de la puerta abrirse, asustados los dos se pararon viendo hacia la puerta encontrando a un Yabu furioso y a la vez sorprendido por encontrar a Kei en ese lugar.

-¿Quién eres para entrar así a mi habitación?-pregunto con recelo el menor.

-Soy Yabu Kota y puedo entrar a donde se me de la gana mi lindo Keito…¿qué hace Kei aquí?- dijo con un dejo de malicia y coraje a la vez.

-Estoy hablando con Keito… no es de tu incumbencia-dijo tajantemente.-¿Para qué viniste?- le pregunto

-Asi que quieres volver con el…¡ah Kei!-

-Metete en tus asuntos Yabu-contesto enojado inoo.

-Bueno…contigo hablare en otro momento…¡Keito te lo advierto deja en paz a Yuri…él es de mi propiedad!-grito exaltado acercándose maliciosamente al menor.

-Que te pasa Yabu-reprocho Kei interponiéndose delante del menor.

-Como tú dices no es de tu incumbencia..así que ¡muévete!-dijo propinándole un golpe tumbándolo hacia un lado.

-¡Kei!..¿Qué te pasa?-musito Keito socorriendo al mayor.

-¡No huyas Keito!-grito el mayor acercándose a los otros dos

-¡No estoy huyendo…además Yuri no es de tu propiedad!-refuto totalmente enojado

-¡¿Cómo?!-dijeron al unisonó los dos mayores sorprendidos por lo que el menos había dicho.

-No es de tu propiedad, yabu…entiéndelo que tú te cansaste de Yuri, que tu hicieras lo que quiera con él, porque él lo permitía no quiere decir que sea tuyo-explico más calmado ayudando a Kei a pararse. Ante ese comentario el extremo clima dentro de la habitación estaba diferente, para Yabu esas palabras talaron dentro de su mente calmando así un poco de su furia, en cambio a Kei esas palabras le daban cierta mala espina, no sabía el porqué.

-Ya sabes mi lindo Keito-musito el mayor y ágilmente se acerco al nombrado para plantarle un suave beso antes de retirarse del lugar, dejando al propio Keito y a su acompañante en pleno shock.

Luego de unos minutos el menor salió de su trance y se volteo a ver a Kei, quien todavía estaba sorprendido por lo que había pasado.

-Está bien- dijo el menor acercándose al mayor.

-¿Está bien qué?-cuestiono inoo al salir de su trance.

-Te perdono- aclaro el menor abrazando a su amigo. El mayor lo abrazo también tiernamente, se sentía bien tener a keito en sus brazos, lentamente se separo un poco para besarlo, comenzó siendo un dulce beso pero la adrenalina del momento hizo que intensificaran poco a poco, lánguidamente el mayor guio al menor a la cama dejándose caer en la misma sin dejar de besarse.

Luego de unos minutos, traviesamente las manos de inoo se internaron en la ropa del menor conociendo el cuerpo de éste, Keito sin quedarse atrás comenzó a desabrochar la camisa que traía inoo, las caricias iban y venían….
---
Yuri se encontraba en la biblioteca en una de sus sesiones con sus amiguitas, cuando vio pasar a un furioso Yabu cerca del lugar, al verlo tuvo una extraña sensación de seguirlo pero no le hizo caso, cuando termino su sesión, busco el libro que le había mencionado Keito anteriormente y empezó a leerlo, luego de un tiempo la imagen de Yabu furioso no salía de su cabeza. Preocupado por lo que el mayor podía hacer salió del lugar a buscarlo.

Al no encontrarlo después de largo rato fue a los dormitorios, quizá lo encontraría allá, al entrar se escuchaba sus gritos de furia, apresuradamente subió las escaleras parando en cada piso para ver de donde provenían, llegando al 5 piso, aquellos gritos cesaron quedando todo el lugar en un inquietante silencio, luego de unos segundos vio bajar a Yabu de lo más tranquilo que ni siquiera se percato de la presencia del menor.

Aquello tranquilizo un poco a Chinen aunque hacía días que no lo veía tan tranquilo desistió de seguirlo y se encamino a la habitación de Keito. Llegando al lugar toco varias veces pero como no les respondían opto por abrir y entrar, entrando lo más lento posible vio una escena que puso intranquilo a su corazón: Inoo y Keito entre caricias en la cama del menor.

Las ropas se estaban tornando muy molestosas cuando un leve sonido de la puerta hizo que dejaran lo que estaban haciendo, pudieron ver a Yuri debajo del umbral de la puerta en shock con un libro en la mano.

Instantáneamente los colores de las caras de los otros dos eran un rojo intenso, habían sido interrumpidos en un buen momentos por eso la vergüenza se apodero de su ser, lentamente se separaron. Chinen seguía de pie mirándolos estaba sorprendido-“Acaso no habían terminado”-pensó saliendo del shock, volteando pausadamente para salir.

-¡Espera!-lo detuvo Keito-¿A qué venías?-le preguntó

-Eh…. No nada… siento la interrupción- contesto apresurado de la habitación, casi corriendo bajo las escaleras, de pronto una cierta incertidumbre inundo su ser al igual que una molestia por verlos juntos otra vez.

-¡Que mal!-exclamo Kei sentado en la cama-¿tienes hambre?-

-Umm…que raro..-musito el menor cerrando la puerta-Si un poco ¿qué propones?-

-Pues… primero te propongo te seamos novios otra vez y luego podemos ir por unas hamburguesas y helado-dijo con alegría levantándose y acercándose al menor.

-Está bien-concluyo Keito volviéndose a poner su camisa y tomando su chaqueta para salir del lugar.
----
Los exámenes se acercaban en el instituto causando alboroto en los estudiantes, todos andaban grandes grupos estudiando, solo Yabu siendo tan obstinado estudiaba solo, era el tercer día de exámenes y el mayor estaba preocupado al día siguiente tendría su peor examen Matemáticas, para ciertas cosas sus cálculos eran perfectos pero cuando se trataba de esta materia no tenía idea de que era.

Estaba en hora libre paseando por los pasillos del edificio cuando vi a Chinen dirigirse para la azotea del edificio, sigilosamente lo siguió, cuando estaban juntos el menor siempre había tenido paciencia para enseñarle matemáticas, muchos otros alumnos se habían ofrecido pero casi siempre terminaban acostándose o llenos de rabia por perder la paciencia al explicarle al mayor.

Los días pasaban y la amistad entre Yuri y Keito se crecía, casi siempre se los veía juntos con Inoo en el instituto, en cambio entre Inoo y Chinen poco a poco se formaba un aura extraña cada vez que están sin Keito y se topaban por ahí.

Desde lejos, la persona más importante del lugar miraba esta curiosa situación, no perdía ningún detalle. Sabía que si quería recuperar lo suyo tenía que armar un buen plan y tenía que matar ya no a dos pájaros de un tiro sino a 3.

Asi que al ver a yuri solo vio la oportunidad de volvérsele acercar, lentamente camino hasta la banca en donde estaba el menor y se sentó a su lado.

-A pasado mucho tiempo-dijo calmadamente

-¡Oh Yabu! Mucho tiempo- contesto el menor como si nada sin dejar de leer el libro que cargaba.

-Mañana me toca matemáticas, ¿sabes?... me preguntaba si puedes explicarme-musito con la voz más sincera que pudiera encontrar mirándolo

-¿Quieres que te explique?... no sé qué te están dando en esa materia, recuerda voy dos años menor que tu-contesto sin mirarlo.

-Lo sé, pero tu comprendes mejor que yo, además al único que le entiendo es a ti- dijo tomándolo de la barbilla para que lo mirase.

-“Oh..no”-pensó el menor cuando miro a Yabu a los ojos, siempre le gusto esa miraba tierna que solo se la ofrecía a él, pocas veces la veía pero ahora era lo mejor que le podía estar pasando.

Poco a poco el aura del momento se tornaba lujurioso, pasaban los segundo y ninguno se movía.

-Te extraño-musito Yabu acercándose al rostro de Chinen.

-Yabu, lo siento- corto el momento separándose del mayor.-Nosotros terminamos nuestra relación, ya te olvide-dijo calmadamente volviendo a su lectura

-¡No lo creo!-grito exasperado-Nadie se olvida de mi, ¡Nadie!-

-Pues me creas o no- dijo levantándose- Te he olvidado- sin decir más entro al edificio dejando solo a Yabu.

El mayor sentía que se desmoronaba, nadie se olvidaba de él, como era posible que Yuri lo haga. No entendía cómo era posible, por primera vez reino dentro de él la tristeza y la desesperación.

15 abril, 2011

Daiki omdetto


 oka felicito de una vez a mi daiki antes de que el internet se vaya XD

feliz cumpleaños mi pequeño nene. ponte mas guapo, mas sexi, mas lindo , mas tierno, mas todo.
te quiero un chingo y dos montones.

09 abril, 2011

vAmPiReS sToRiEs 4


capitulo IV

Estaba oculto tras un árbol al otro lado de la acera, desde ahí podía verlo ir venir por todo el lugar atendiendo a la gente, sostenía su bandeja pasando entre los comensales que levantaban la mano para que les fuera a pedir la orden, solo aguardaba el momento adecuado para cobrarse la cuenta pendiente que había adquirido con él. Aguardaría todo el tiempo necesario pues para él era una deuda de honor no podía permitir que un simple mortal se hubiera osado a retarlo y salir vivo de la situación.  

De un momento a otro y sin saber cómo es que paso, yabu  le perdió el rastro, se irguió sobre su lugar para ver si podía localizarlo pero para su gran sorpresa estaba  más cerca de lo que imaginaba.

-          Esperaras mucho tiempo aquí afuera  pues hoy mi hora de salida es  a las 8 – le dijo Hikaru a sus espaldas- será mejor que te vayas y vuelvas-  lo decía como si fuera normal  ser golpeado por alguien.

 El mayor  aun cuando no lo demostró, estaba  sorprendido  de no haber sentido como aquel chico se acercaba a él.

Valla que si cumples lo que prometes-  dijo Hikaru parándose a un lado metiendo las manos dentro de las bolsas del delantal mirando hacia el local, pero al ver que el otro no contestaba se giro a verlo- por lo que dijiste ayer … de que regresarías a arreglar cuentas-

Yabu se quedo callado, no podía o no quería decir nada, miro hacia otro lado y al acabo de unos segundos escucho.

-          Tendrás que esperar mucho- grito Hikaru ya del otro lado de la calle- pero te estaré esperando-
 Estaba sorprendido, como era posible que no sintiera como aquel joven llegaba  o se iba, que había en él. Miro por última vez el lugar por donde se había perdió;  sonrió pues después de mucho tiempo tendría un buen entretenimiento y entonces decidió que lo mejor era irse ya después regresaría a saldar su cuenta. Comenzó a andar lentamente y  de pronto le surgió en la cabeza la idea de ir a encontrarse con alguien, miro hacia el cielo y dando una gran bocanada de aire sonrió al haberlo encontrado.

Daiki estaba en trance, miraba a la pizarra sin entender ni una sola palabra de lo que estaba escrita sobre de ella, miraba a los profesores que se esforzaban por que les prestara atención pero su mente estaba vagando por imágenes borrosas de lo que tal vez solo fuera un sueño. Pero por más que intentara olvidarse de ellas más aparecían en su mente nítidas. Por más que intentara borrarlas parecía como si se esforzara en recordarlas. Sus ojos cansados reflejaban la mala noche que había tenido, sentía nauseas y un dolor en la boca del estomago  que por más que se quedaba quieto para que disminuyera  se incrementaba con cada respiración. 

Miraba por la ventana intentando despejar la mente de cualquier idea, sentimiento o sensación. Quería a la vez sumergirse en un sueño del cual no despertar… quizá hasta la hora de la comida para ver si así lograba hacer que todas las piezas de su cerebro rompecabezas  encajaran a la perfección y lo estaba logrando, su mente había divagado  con la idea de comida y ahora se encontraba mucho mas tranquilo. Cerró los ojos respirando el frio aire matutino, ese exquisito aire inundo sus pulmones pero mezclado con  un aroma extraño, era un olor por demás raro, algo que nunca había percibido.
Abrió lentamente los ojos recibiendo poco a poco los rayos del sol sobre su rostro, para cuando enfoco hacia el patio brinco del susto sobre su asiento resbalando y cayendo sentado sobre el duro suelo.

-          ¡Arioka! ¿qué te sucede?- lo regaño el profesor, mirando como el chico se levantaba como resorte y se aferraba al marco de la ventana para cerciorarse de lo que había visto.
-          Arioka  te estoy hablando. le regaño el profesor caminando en dirección hacia él,
Pero Daiki no le prestaba la más mínima atención, seguía  absorto mirando por la ventana confundido, ¿Qué, a caso  había sido su imaginación?, era su mente que le estaba jugando una mala broma, si era así era obvio que debía de ir lo más pronto posible al médico y tratarse con algún “psicoloco”
-          Arioka ve a la enfermería- le grito el profesor por enésima vez esta vez zarandeándolo un poco para que reaccionara.

El joven asintió sin objetar nada y con paso lento se encamino hacia allá, los pies le pesaban, sentía un dolor en el cuerpo causado por hambre, pero no tenía deseos de comer lo normal, necesitaba otra cosa, era algo diferente.

 Y de nueva cuenta ese aroma, ese aroma delicioso provocaba en él el hambre descomunal, se guio por su sentido de olfato y para cuando hallo  la fuente de aquel exquisito aroma  ya sabía muy bien qué es lo que estaba buscando. Una chica estaba en el pasillo guardando sus útiles en el casillero la miro unos segundos fijando sus ojos en el cuello de la joven. Nuevamente como había pasado con ryo podía escuchar ese líquido viscoso recorrer cada arteria y vena. La desesperación se apodero de él, quería saltarle encima y succionar hasta no dejar gota alguna. La muchacha pasó a su lado, Daiki siguió el aroma extasiado entre cerrando los ojos al percibir con mayor intensidad esa esencia, la miro como  un cazador a una presa  caminando despacio detrás de ella, de un momento a otro la jalo hacia los lockers aprisionándola contra su cuerpo.

 La chica estaba desconcertada no sabía qué hacer  ante aquella  situación así, que pego sus manos contra su pecho poniendo una barrera entre ambos, pero eso no iba a ser suficiente para la sed de sangre de un vampiro, poco a poco se fue acercando hacia el cuello de la chica. 

No se sentía él, sabía que estaba mal pero no podía negarse, quería hacerlo, quería tragar toda aquella sangre, quería secarla; pero lo que más lo estimulaba era que quería dejarla sin vida. De ladeó el cuello de la menor, cerro lo ojos percibiendo con mayor intensidad el olor y sonido de la sangre.  Abrió su boca mostrando esos colmillos blancos que dentro de unos instantes privarían de la vida a aquella mortal.

-          ¿Qué haces?- pregunto yamada  intrigado  al verlo así , en esa situación.

Daiki puso cara de fastidio cerrando la boca lentamente y regresando la mirada para verlo lo fulmino con la misma. La muchacha aprovecho aquel momento en que la había soltado para salir de ahí lo más rápido posible.

-          ¿Qué quieres?- pregunto enojado recargando su mano sobre el locker agachando la cabeza.

-          Nada es solo que, has estado raro, ¿te sucede algo?- 

-          Nada que te importe- contesto con tono áspero empujando a su amigo para que lo dejara pasar y siguió  su camino ignorándolo por completo.

-          Daiki te estoy hablando- grito el otro pero Arioka siguió ignorandolo -

Se sentía extraño, como si fuera capaz de realizar cualquier cosa, sentía que su cuerpo cobraba una fuerza singular y que podría vencer a cualquiera que se le atravesara. Camino hacia la parte de atrás de la escuela, se adentro al pequeño bosque que se extendía en el terreno baldío de su escuela.

-          ¿te sientes fuerte?- Daiki busco con la mirada el lugar de donde había salido aquella voz.

-          nada fuera de lo común- contesto al aire

-          me intrigas- dijo Yabu saliendo de entre el follaje caminando con paso elegante hacia donde se encontraba Daiki.- 

-          ¿qué demonios quieres?- grillo Daiki exasperado

-          huy que humor- sonrió malignamente -  ¿Qué, acaso tienes hambre?, ¿quieres que te de algo de… beber?- 

-           no necesito nada de ti- aulló dándole la espalda. Yabu sonrió 

-          en exactamente Hm- miro su reloj cerciorándose de la hora- treinta segundos – regreso la mirada a verlo – me suplicaras por comida-

-          ¿qué?, estas lo….  co- un desvanecimiento leve seguido de un nuevo dolor de estomago le hizo tambalear todo su mundo. camino lentamente como los pasos iniciales que da un bebé y al encontrarse con el primer árbol se recargo sobre de el aspirando a grandes bocanadas el aire a su alrededor; pero eso no era suficiente, eso no era lo que su cuerpo pedía a gritos. 

Sus manos sudorosas temblaban con cada movimiento, su vista parecía  un foco en mal estado que pierde visibilidad con el meneo y un nuevo síntoma, una taquicardia sacudía su corazón. Aferro sus manos a la solapa de la camisa como si así lograra detener el dolor  pero este no se iba, es mas iba creciendo a cada segundo que para él era una eternidad. Se recargo en el árbol succionando el aire con fuerza pero esa sensación no disminuía hasta que aquello que necesitaba su cuerpo llego a su nariz. De inmediato y como un perro hambriento  que sigue el olor de la comida se encamino todo tambaleante hacia donde emanaba. 

Ese goteo taladraba sus oídos  era como si hubieran puesto un amplificador en su cerebro, podía escuchar el “zas…zas de la sangre al chocar contra las hojas secas, podía escuchar el murmullo del viento.  

-          ¿quieres?-  sonrió  yabu apretando con fuerza el puño donde se había hecho la incisión para que la sangre saliera con más fuerza.

El cuerpo de Daiki temblaba sin control, se abrazo el mismo pero ni aun así lograba que su cuerpo se calmase.  Kota estiro su mano dejando escurrir la sangre por el ante brazo, los movimientos espasmódicos  de Arioka  ante la sangre hacia burlarse con mayor ahínco de la condición del nuevo vampiro.

-          ¿la quieres? – dijo al disminuir por completo la distancia entre ambos, coloco su mano por encima de la cabeza de Daiki que ahora se encontraba hincado en el suelo al perder la fuerza en sus piernas.

Al sentir la primera gota de sangre sobre su piel y cual si se tratase de un imán,  Daiki se aferro con fiereza al brazo del mayor  enterrándole los colmillos. Pero la cantidad de sangre que emanaba de ahí no era suficiente. En un acto desesperado por obtener más sangre se aferro del cuello de Yabu como si fuera una gran sanguijuela.  Podía sentir ese veneno recorrer cada diminuta vénula, cada capilar. Era exquisito sentir como iba quemando sus entrañas, de cierta forma era excitante encontrarse en esa situación. 

Paso una mano por la nuca de yabu afianzando más aquella mordida, la sangre escurría por la comisura de sus labios manchando su camisa blanca.

 Ya era demasiado, Yabu podía sentir que el cuerpo se le desvanecía poco a poco, juntó lo que le quedaba de fuerza y lo aparto con un movimiento brusco. Ambos cayeron al suelo uno harto y a la vez asqueado de haber ingerido tanta sangre, mientras que el otro se dejo caer hacia atrás respirando profundamente. 

Después de haberse saciado, el remordimiento comenzó a surgir en el confundido Arioka, ahora un dolor proveniente de su conciencia era el que hacía estragos en su interior. Comenzó a llorar de sentimiento. En qué demonios se había convertido, en que cosa monstruosa lo habían convertido. Levanto la vista en busca de Yabu su cuerpo era una revolución de sentimientos, de sensaciones. Tenía ira, dolor, remordimiento, sed, desesperación, rabia. 

Así como se levanto del suelo corrió en dirección del aun debilitado Yabu, lo cogió por la camisa y lo levanto unos cuantos centímetros del piso. Lo zarandeo un poco dejando escapar las lágrimas de frustración.

Pero a Yabu parecía divertirle el estado del menor, comenzó a carcajearse al verlo en ese deplorable estado, su risa sínica mezclada con una mirada de me vale tu situación hizo que el sentimiento que mas fluyera dentro de Daiki fuera el del odio, lo derribo al suelo y posicionándose sobre de él  comenzó z golpearlo con todas sus fuerzas, su mano ya dolía y ardía,  su puño ya se había abierto de tanto golpe, Yabu parecía no haber sufrido por los golpes, aunque su rostro estuviera sangrante y con algunos golpes y rasguños no dejaba de mostrar  esa sonrisas sínica.

-          No tengo tiempo para estos juegos- exclamo Yabu arto de estar sobre el suelo y así como si de una basura que estuviera adherida a su camisa elimino a Daiki de  un solo movimiento, lo arrojo a un lado sin ninguna dificultad y pasando a un lado de él. 

-          Nos estaremos viendo – grillo guiñándole el ojo antes de elevarse sobre las copas de los árboles y desaparecer.

El silencio reino en el lugar, solo el viento se atrevía a silbar pero lo demás permanecía callado.  Se dejo caer de rodillas hundiendo sus dedos  en la seca y dura tierra. Su mano poco a poco comenzó a sanar sin que el hiciera algo, al cabo de unos minutos las heridas estaban completamente cerradas pero la sangre seguía seca sobre sus nudillos.

-          ¿Qué tienes? – hablo alguien a sus espaldas y Daiki de inmediato supo de quien se trataba.

-           No te me acerques- 

-          ¿Qué tienes? volvió a decir Yamada dando unos pasos hacia su amigo-

-          Que no te me acerques – grito girándose a verlo

Los ojos de Yamada rápidamente se posaron sobre la camisa manchada de Daiki, y haciendo caso omiso a la advertencia de su amigo se acerco en su auxilio.

-          ¿Qué te paso?- pregunto asustado al ver que también su mano tenía sangre.  Daiki solo se giro para otro lado.

-          Te estoy hablado, ¿qué te paso?- al decir lo ultimo alargo su mano para tocar la solapa de la camisa, pero Daiki de inmediato reacciono con brusquedad. 

-          No te me acerques, no me toques, que no  entiendes-

-          ¿Por  qué? ¿dime por qué?, no puedes solo decirme eso y pretender que me quede tranquilo - un vampiro – dijo Yamada casi sin aliento-

-          Eh - el corazón de Daiki se hizo pequeño al escuchar aquellas palabras, acaso se había dado cuenta.
-          Te ha atacado un vampiro – dijo caminando hacia el nuevamente. 

Daiki se restregó las manos en la cara ante el temor que había sentido; se giro dándole la espalda – no te me acerques- volvió a decir pero  no podía decirle la razón. No podía decirle que si se acercaba más corría el peligro de morir a sus manos, no podía decirle que él era a lo que más le temía.
*******************************************************************************.

-          Que conocí a un chico extraño el otro día- le explicaba Ryutaro aun distraído yuya.

-          ¿Cómo?- pregunto yuya por tercera vez

-          Ponme atención de una maldita vez- grito Ryutaro arrebatándole el manga que sostenía yuya tan fervientemente entre sus manos – cuando requieres de mi atención haces hasta lo imposible porque deje de hacer lo que estoy haciendo, así que ahora yo demando lo mismo- concluyo estampándole la revista en la cara.

De muy mala gana y sobre todo apenado pues su amigo tenía toda la boca llena de razón, prosiguió a guardar el manga hasta lo más profundo de su bolso y recargando las manos sobre  la mesa, lo miro aprensivamente.

-          Así ó más atención quieres – sonrió burlón ante la mirada fulminante de su amigo.

-          Sabes que… eres un idiota sin remedio- morimoto comenzó a levantar las cosas que tenia esparcidas por toda la mesa bufando y maldiciendo en todo momento  a su amigo-

-          No digas mucho mi nombre que lo desgastas- sonrió aun mas sarcástico.

-          Yo lo pronuncio cuantas veces se me de mi regalada gana… yuya,yuya,yuya,yuya,yuya…yuya-  termino de repetir el nombre golpeando su mochila con las manos.

-          Te voy a cobrar comisión- 

-          Vete a la…-

-          Ya, no te enojes, es solo un juego, siéntate seguimos platicando-

-          No yuya, siempre es lo mismo contigo y yo en serio que tengo límites y esta vez lo colmaste, nos vemos otro día- se levanto de su asiento dejando al mayor con la palabra en la boca.

-          Tiene su carácter el niño-  dijo alguien sentado a su lado derecho- yuya lo miro un poco sobresaltado.

-          ¡Y tú ratita! ¿de dónde saliste?-

-          ¡¡Ratita!!- repitió chinen apretando los dientes para evitar saltarle encima por haberse osado a hablarle así.

-          Lo siento, eres el mismo chico de la otra vez cierto-

-          Si así es, es solo que… –

-          ¡Oh! mira quieres un helado, ahí los hacen deliciosos-

Chinen no pudo objetar nada pues yuya ya lo había arrastrado literalmente hacia aquel puesto.
-          De fresa o de chocolate- chine lo miraba como un bicho raro.

-          ¿Chocolate?-  contesto dudoso

-          Y eres de por aquí- le pregunta mientras aguardaban a que la señora terminara de servirles.

-          No, acabo de llegar –  lo dijo sin importancia.

-          En serio, cuando gustes te doy un tour por la ciudad-

-          ¡Ah sí! gracias lo considerare-

-          ¿Y tienes hermanos?-

-           No, estoy solo-

-          No tienes familia-

-          Porque te interesa saber eso-

-          Es solo que eres muy pequeño para que ya te valgas por ti mismo-

-          No necesito que se preocupen por mí, se cuidarme solo.

-           Si tú lo dices, toma- le dijo el mayor dándole el helado

Chinen abrió los ojos y hasta visco hizo cuando yuya le puso en frente aquel enorme helado. Trago saliva rodeo con la vista aquel monumento y luego un poco inseguro pregunto.

-          ¿Esto se come, o como  se come?- dijo al tiempo que hundía un dedo... 

-          ¿Cómo, que como se come? , pues con la cuchara con la lengua- e hizo la demostración.

Chinen lo imito.

Sabía bien, no podía negarlo, era un sabor que nunca había probado pero obviamente solo fueron unas lengüetadas las que le dio para después disimuladamente fingir que se le había caído.

-¡oh!, se te callo ¿quieres otro?-

-¡eh! no- se estaba desesperando, por lo general no tardaba tanto en conseguir lo que quería, pero esa persona lo estaba llevando a la exasperación. 

- quieres ir a dar la vuelta por el parque-

- si – dijo casi de inmediato, ese sería el lugar ideal para lo que tenía en mente.

Chinen era experto en descubrir el punto débil de las personas, sabía muy bien como manipularlas;  pero ahora con yuya  que tenia diferentes por así decirlo facetas no sabía cómo debía de actuar.  En unos momentos se comportaba infantil y por otros una persona madura y sensata. Pero su límite tenía muy pocas rayitas y ya se estaba llenando, así que decidió jugar una última carta.

Siguieron caminado por aquel enorme sendero sin que ninguna alma osara pasar por ahí, lo que aprovecho aquel pequeño demonio para comenzar su juego.

-          ¡¡Auch!!- grito lo mas fingido que pudo para llamar la atención del mayor, yuya al escucharlo se giro y vio al pequeño en el suelo lleno de tierra hojas y con una herida en la mano. Corrió en su ayuda y cargándolo busco alguna banca donde poder llevarlo. Distinguió una mesa de piedra no muy lejos y ahí fue a donde sus pasos lo dirigieron.

Chinen iba colgado del cuello y podía llegarle ese aroma delicioso que pertenecía a la sangre, acerco su boca hacia el cuello lamiendo.

-          ¿Qué haces?- dijo yuya soltándolo , pero el menor se afianzo a él con piernas y brazos, 

-           no me digas que no te gusta – 

-          ¡¿Qué!? No, suéltame- grito intentando descolgarlo de su cuello, pero era imposible, se había pegado como garrapata a su cuerpo.

-          Vamos déjate llevar – y siguió lamiendo toda la extensión de aquel cuello, con sus manos acariciaba por encima de la ropa la espalda del mayor.

Yuya no sabía qué hacer, sentía miedo pero a la vez eso que le hacia se sentía bien. 

Chinen condujo sus manos por dentro de la ropa  y con movimiento sádicos comenzó a arañar aquella piel suave, yuya al sentir aquel estremecimiento doloroso y a la vez excitante, abrazo a chinen y ya estando cerca de la mesa, lo recostó con un poco de brusquedad para después apartar esas manos y comenzar a besarlo frenéticamente.

Chinen no se lo esperaba, por lo general él era el que disfrutaba haciendo las perversidades, pero nuevamente esa sensación le estaba gustando, se dejo guiar. Yuya seguía besando cada rincón descubierto esa piel era embriagante e hipnotizarte y aunque su mente dijera que estaba mal su cuerpo pedía a gritos seguir. Con desesperación rasgo la camisa de chinen y sin esperar a ninguna reacción siguió besándole. Por su parte chinen empezó a hacer el mismo ritual, desgarro la camisa mostrando esa piel irrigada por aquella deliciosa sangre. Siguieron los besos y de un momento a otro sus cuerpos estaban completamente desnudos, yuya comenzó a masajear el miembro de chinen sacándole pequeños pero contantes gemidos. Chinen por su lado no podía creer lo que estaba pasando jamás en toda su vida se había sentido de verdad excitado, ¿esas manos que tenían?, ¿ese cuerpo que tenía que lo provocaba de esa forma?, sintió la boca húmeda de yuya rozar la punta de su miembro y sin poder controlar su cuerpo, arqueo la espalda sintiendo espasmos en las piernas.

-          Sigue-  demando chinen jadeante moviendo las caderas  involuntariamente. Yuya no tuvo que esperar que se lo pidiera dos  veces, siguió proporcionándole placer de incontables maneras  aun cuerpo a punto de explotar de placer.

Sus miembros ya estaban duros, podían sentir palpitar su corazón en él; Takaki jalo hacia el borde de la mesa las caderas del menor listo para penetrarlo de una buena vez.

-          Es un niño- pensaba yuya al tener su miembro ya en posición, miro a los ojos de aquel pequeño y el remordimiento y la vergüenza surgieron repentinamente.

Chinen solo esperaba el momento, quería sentir eso que tantas veces había escuchado de yuto e Inoo y que por el cual les tenía un odio indescriptible. 

Yuya se quedo quieto, si bien ya había profanado aquel cuerpo, no podía hacerle aquello.  Pero también sabía que no podía dejarlo así, excitado.  Se alejo de la entrada de chinen y comenzó a masajear aquel miembro,  el placer llegaba como oleadas sobre su cuerpo, los espasmos eran cada vez más seguidos y de un momento a otro grito con todas las fuerzas de su cuerdas vocales cuando por fin su semillas salió de su cuerpo. Jadeante se quedo recostado  asimilando lo que había paso, hasta que los suaves gemidos del mayor lo sacaron de sus pensamientos. 

Yuya tenia recargada una mano sobre la mesa, mientras que con la otra intentaba apagar ese fuego que le estaba quemando, acelero el movimiento de su mano, pero esa sensación no disminuía en absoluto.

Chinen se aproximo y alejando con suavidad esa mano, acerco su boca introduciendo hasta el fondo el pene del mayor, comenzó a succionar con un movimiento constante, lamia, chupaba, mordía, apretaba cada vez con más vigor, coloco su mano alrededor del cuello del miembro  y con movimientos frenéticos de arriba abajo logro que el liquido del mayor cubriera su rostro de un manto blanco.

No podía creer lo que acaba de suceder había tenido sexo en la vía publica, había tenido sexo con alguien que apenas si conocía y del cual ni siquiera su nombre le había preguntado, pero lo peor de todo era… que lo volvería a  hacer. 

Chinen quedo recostado sobre la fría mesa, lo había pasado muy bien, nunca había sentido algo así, pero se había quedado  con las ganas de ser penetrado, miro a yuya quien ya había comenzado cambiarse en silencio dándole la espalda, se levanto hacia el gateando sobre la piedra y  lo abrazo por la cintura, lentamente acerco su boca a ese cuello, este sería el fin, así lo había dicho y así debía ser, lamio lentamente la extensión y sus afilados colmillos empezaron a brotar, estaba a milímetros de traspasar aquella piel, pero una vocecilla  dentro de él le hizo detenerse.

-“no lo hagas, si lo matas jamás sabrás que es eso que tanto goza Inoo y yuto cuando están juntos, ya después de usarlo y satisfacerte  puedes matarlo  a tu antojo”- se alejo de yuya sonriendo, a ese chico lo utilizaría para sus propios placeres sexuales y después de usarlo acabaría con su existencia como lo había hecho con muchos otros.

ok,ok por fin termine este cap... me canse editándolo y sobre todo escribiendo para que de seguro aun tenga errores garrafales; pero bueno espero que lo hayan disfrutado.
comenten mucho porque de eso me alimento XD