29 septiembre, 2011

secuestrado por ti final

hii yo se que no tengo perdón de Dios, pues te este fic tiene tiempo sin subirlo ¬¬ mas o menos año y cacho jajaja jeje. bueno pero finalmente esta concluido ooohh que felicidad otro fic que llega a su fin.. shiff sssnifff. oka sin mas preámbulos  

capitulo final

Cómo fue que llegó hasta él, aun no lo sabe pero el terror que sintió al verlo tendido ahí sin moverse fue la suficiente motivación para arriesgarse a todo. El olor a madera y otros objetos de plástico calcinados por el fuego hacían que deseara en ese momento no tener el sentido del olfato, tuvo que taparse la nariz para poder seguir avanzando, las escaleras estaban por sucumbir y parecía que el techo colapsaría en cualquier momento, llego hasta donde más pudo acercarse y con todas las fuerzas que tenia logro liberar a yuto de aquel madero que le aprisionaba la cadera.

- ¡Yuto! ¿estás bien? – chillo con un hilo de voz acercando sus manos a la espalda baja del menor pero sin atreverse a tocarlo, tenía miedo de lastimarlo.

Yuto se movió lentamente como recordando el lugar en el que se encontraba. Se alzo guiándose por la voz de Yamada con un poco de esfuerzo pues le dolían las piernas, se acerco gateando hacia el.

- Me duele la cabeza- respondió sobándose la cabeza al tiempo que miraba a Yamada un poco desorientado

El mayor lo acerco poco a poco dedicándole un beso para sanarle todas sus heridas.

¡¡Hay que salir de aquí!!- dijo más calmado levantándose intentando ayudar al menor a levantarse, pero de momento las piernas no le respondían.

Pasos apresurados se escucharon acercarse, Yamada lo abrazo a su cuerpo por inercia, protegiéndolo de cualquiera que entrara, miraba con aprensión aquella puerta sintiendo que su corazón se saldría en cualquier momento

Media docena de policías y bomberos se asomaron por la puerta y al verlos bajaron presurosos en su auxilio.

El agua corría escaleras abajo inundando el interior, las columnas habían dejado de arder y solo quedaba el tizne en donde una vez hubo fuego.

Levantaron a yuto con cuidado, checaron sus signos vitales y después lo acomodaron en una camilla, mientras que a Yamada lo tomaron por las muñecas tirándolo al suelo. Lo estaban sometiendo con brusquedad.

Yuto no podía creer lo que veía, estaban sacando a Yamada esposado.

- ¡Déjenlo!- grito con desesperación al ver como a empujones lo obligaban a subir por las escalares.

Cuando estuvieron fuera a yuto rápidamente lo subieron a la ambulancia que gritaba con desesperación haciendo girar su singular luz. Sus padres se acercaron presurosos sintiendo alivio de verlo con vida, pero aun el temor los asaltaba de no saber si había sufrido algún ataque físico y sobre todo emocional.

Yamada aun no carburaba bien todo lo que estaba sucediendo, no entendía el porqué de esas acciones, quería decir algo pero los gritos feroces de los policías hacían que su voz se minimizara al máximo. Tenía mucho miedo pues ni siquiera se le había cruzado por la cabeza la idea de que a él también lo acusarían de cómplice. Maldita la suerte que envolvía su vida, tenía ganas de llorar, de gritar que él no era culpable que era como yuto; una víctima más de las ambiciones de un hombre.

Abrieron la puerta del vehículo e intentaron meterlo, pero yamada se resistía, sentía que si entraba ahí sería como condenarlo aun sin haberlo enjuiciado. Miraba con horror el interior como si de las fauces de un lobo se tratase, no quería de verdad que no. Una última mirada dirigió al lugar en donde estaba yuto y otro temor aun peor lo envolvió “jamás volvería a ver a yuto, no podría cumplir la promesa que hizo de protegerlo con su vida si era necesario” una lagrima rodo por esas redondeadas mejillas, pero otro sentimiento surgió de la nada. Estaba contento de que yuto por fin fuera libre y que hubiera regresado con su familia. Ese pensamiento fue lo suficientemente fuerte como para sentir que no todo estaba perdido.

- ¡El no hizo nada!- gritaba el menor a sus padres al tiempo que se cerraba la ambulancia detrás de ellos. Miraba con temor el lugar donde había estado la patrulla y que ahora solo veía la carrocería de la ambulancia.

- No hables hijo- dijo su padre posando una mano sobre el pecho que subía y baja descontrolado

- Pero el no hizo nada, solo me estaba ayudando a salir. Quería que sus padres lo apoyaran, pero estaban tan inmersos en su propio dolor que no veía más allá de eso.

- Pero uno de esos maleantes dijo que el joven que estaba contigo era uno de los suyos.- yuto palideció de inmediato –“hayate”- pensó.

El trayecto de ese lugar al hospital había sido el mas largo de toda su vida, la imagen de yamada no podía apartarla de su mente. Aun no podía creer que fuera libre, parecía como si todo hubiera sido un sueño, pero no podría precisar si había sido una pesadilla o un sueño lindo, pues los momentos que paso junto a yamada habían sido los mejores.

Después de varias horas haciéndole exámenes, determinaron que no había lesiones de importancia, solo algunas contusiones leves, el golpe en la cadera había sido menor de lo que se pensaba pues no había afectado ninguna vertebra.

Yuto ya estaba desesperado, quería salir de ahí e ir a ver a Yamada, saber que se encontraba bien y darle todo su apoyo y jurarle que lo sacaría de ahí.

- Hijo - dijo su madre al cabo del quinto día, yuto la miro con la esperanza de que le dijera que ya saldría de ahí, pero no fue así- tienes que ir a declarar y acusar a los que te secuestraron-

A yuto se le paralizo el corazón.

- No quiero, no voy a hacerlo- grito con desesperación. Tan solo de pensar que debiera identificar a hayate, significaría que Yamada también seria acusado.

- No te preocupes no dejaremos que vuelvan a hacerte daño-

- No , me niego-

- No tienes otra opción, esos desgraciados deben de pagar por lo que hicieron. El juicio es dentro de tres días- y sin más que objetar los padres del menor salieron de ahí.

- No, no puedo, si acuso a hayate se desquitara acusando a Yamada- esa idea carcomía su interior.

Después de haber salido del hospital y habiéndose escapado de los guardaespaldas que lo custodiaban se dirigió a la estación de policías que era en donde tenían retenido a Yamada.

Entró hasta su celda, diciendo que quería ver al culpable de su secuestro, no hubo objeción ante tal petición pues era un derecho que debía de cumplir y así que lo dejaron llegar hasta él.

- Tienes visita- grito el guardia desde la puerta- Yamada se acerco a los barrotes y desde ahí pudo ver que yuto se acercaba presuroso

- Yuto- exclamo con emoción, extendiendo su mano para aprisionar la de él. En cuanto hicieron contacto una fuerza renovadora surgió en ambos, querían abrazarse pero los barrotes no se los permitían. Pero un tierno beso si que pudieron

- Hay que conmovedor – dijo una voz burlona en otra de las celdas.

Yuto camino en esa dirección, y poco a poco se fue mostrando la figura de esa persona tan depreciable para el.

Hayate estaba en sentado en la parte mas obscura de la celda, claro el lugar perfecto para un cobarde pensó mientras seguía acercándose.

- Te refundiré en la cárcel- chillo yuto apretando con fuerza los barrotes que los separaban. Te juro que hare que no vuelvas a tener libertad.

La sonrisa maligna de hayate resplandeció al escuchar esas palabras, como si en lugar de causarle temor fuera una bendición.

- Lo bueno que no estaré solo aquí adentro, mi querido Yamada me hará compañía y una muy buena -

- Ni te atrevas a tocarlo, que jamás te lo perdonaría- yuto sonó de verdad muy amenazador, ante esto Yamada lo llamo para que se alejara del veneno de aquel ser, pues un humano no podría llamársele.

- No dejare que termines en la cárcel- dijo yuto cuando lo tuvo en frente, no dejare que el te haga daño-

Por más palabras que dijera yuto para consolarlo, en el fondo sabia que no había escapatoria, todas las pruebas demostrarían que en donde habían retenido a yuto era en su casa además de que uno de los cómplices era su protector… al recordar ese detalle de inmediato vino a su mente – mi hermano- dijo en voz alta.

- ¿Quién? – pregunto yuto inseguro

- ¿Que le hiciste a mi hermano?- grito con todas sus fuerzas para que el otro pudiera escucharlo-

- Valla hasta que por fin te acordaste de él, tan ocupado estabas en rescatar a tu noviecito que no te acordabas de souta- sonrió aun mas maléficamente –pues debe de estar como tres metros bajo tierra.

- Eso es mentira, el no esta muerto, no puede estarlo- grito aferrándose de los barrotes intentando con sus fuerzas moverlos, pero era inútil, todo era inútil.

- Obvio que no, pero ya sabes sí dices algo que nos comprometa matare a tu hermano y a hora si sin contemplaciones.

Se callaron un momento, el aire que circulaba en el interior se sentía pesado, yuto camino lentamente hasta tenerlo de frente y sostuvo la mirada ante hayate.

- ¿Que? ¿Quieres matarme?- sonrió mostrando sus dientes amarillos- ¿quieres hacerlo?-

Yuto sonrió, miro hacia la celda de Yamada y luego regreso a mirarlo -te tengo lastima, eso es lo único que te tengo-

Regreso sobre sus pasos hacia Yamada.

- Te juro que te sacare de esto-

Yamada asintió creyendo fervientemente en las palabras que decía yuto. Sonrió de nueva cuenta y extendió su mano para estrecharla.

- Mañana acabara esta pesadilla –

Yuto salió de la zona rumbo al lugar del único hombre que podría sacar a Yamada, en cuanto entro al edificio miro a la secretaria que de inmediato le dio el paso.

- Buenas tardes- dijo yuto al entrar en aquel despacho.

- Buenas tardes joven yuto en que puedo servirle- yuto lo miro muy serio para después sonreír.

Esa noche ninguno pudo dormir, el temor de Yamada por quedar encerrado por varios años le hacia perder el sueño. Quedo mirando el techo clavando sus ojos en las formas extrañas que se creaban y por un segundo la imagen de yuto se formo en aquellas. Sonrió al verlo, se sentía capaz de soportar cualquier advenimiento si yuto permanecía a su lado.

- Es hora –

El celador golpeo con su macana uno de los barrotes, el corazón de Yamada se acelero a mil por hora, era el momento de decir la verdad, de enfrentar a la justicia y de probar su inocencia.

El juzgado estaba lleno. Yuto permanecía sentado mirando como poco a poco el estrado comenzaba a llenarse con las personas que podrían salvar o encarcelar a Yamada. Al poco tiempo se abrió la puerta al lado de la juez y apareció hayate esposado, escoltado por dos guardias que lo llevaron a un asiento al otro lado de donde estaba yuto, poco tiempo después salió Yamada, en las mismas condiciones que el primero, en cuento vio a yuto unas tremendas ganas de llorar se produjeron en él.

- Estamos aquí- dijo la juez- para llevar a cabo el juicio en contra de Saitoo Hayate y Yamada Ryosuke por el cargo de privación de la libertad en modalidad de secuestro sobre la persona de Nakajima Yuto. Abogados pueden empezar.

El abogado de yuto tomo la palabra.

- Señores del jurado, el día 14 de agosto mientras el joven nakajima se encontraba en su colegio aquellas personas fraguaron secuestrarlo. Engañándolo lograron que saliera de la escuela y ahí por medio de la fuerza fue secuestrado. pido que pase a declarar yuto Nakajima-

Yuto se levanto de su asiento y camino en dirección de la silla que le estaban ofreciendo. Después de hacer todos los actos pertinentes se procedió a interrogarlo.

- Puede decir su nombre- le pido el abogado

- Yuto Nakajima- respondió deprisa sintiendo un hormigueo en la nuca por la presión de ver a tanta gente frente a él.

- ¿Podría relatarnos como fueron los hechos? –

- El día catorce de agosto, como siempre me dirigí a la escuela, llegue temprano como siempre, entre al salón y aguarde a la profesora.

- ¿No se percato de algo raro a su llegada?- yuto lo miro parpadeando un par de veces para lograr recordar ese dia.

- No, nada. el chofer entra a la escuela y me deja justo en frente de la puerta, la verdad nunca he prestado atención.

- ¿Como es que salió en horas de clase?-

- Pues ya dentro me avisaron que había alguien que quería verme, me dijeron que era un joven con unas flores, pedí permiso a la profesora y esta me dejo salir, de mala gana me dirigí a las afueras de la escuela. Cuando llegue vi a un muchacho parado con un ramo de flores, de inmediato me pregunto si era yuto nakajima y al asentir me dijo que traía unas flores para mí.

- ¿Usted nunca sospecho que algo andaba mal?-

- No, de hecho el muchacho se me hizo muy agradable, le dije que no esperaba flores; pero el insistió en que debía de entregarlas y que no se iría hasta dármelas. Al poco tiempo unos hombres se acercaron apuntándome con un arma y después sentí un golpe fuerte golpe en la cabeza y no supe de mí hasta que me encontré en esa horrible situación.

- ¿Que fue lo que hizo en esos momentos?-

- Comencé a gritar con todas mis fuerzas, pero parecía que nadie me escuchaba, tenía mis ojos manos y pies vendados, asique no podía ver en donde me encontraba.

- ¿Que paso después?-

- Después de algunos días, no sabría precisar cuántos, alguien intento ayudarme a salir pero fue descubierto y al igual que a mí, lo encerraron en el mismo lugar.

- ¿Podría decirme quien fue esa persona?- yuto alzo la mirada y miro a Yamada-

- El joven Ryosuke Yamada- dijo señalándolo. Yamada sonrió débilmente para después volver a bajar la cabeza.

- ¿Pero que no este joven?- dijo el abogado -fue el mismo que le llevo las flores-

- Si – contesto yuto temblando de pies a cabeza- cuando me estaba ayudando a escapar me di cuenta, y claro que se lo dije, pero él me respondió que no era parte de eso-

- ¿Y usted le creyó?-

- No en un principio, yamada intento ayudarme pero fuimos descubiertos por el cabecilla háyate y en un arranque de enojo disparo contra el.

- ¿Que mas sucedió en ese lugar?-

- Pues, transcurrieron los días y ellos me llevaron a un cuarto para grabarme y después pedir el recate….-

El juicio fue largo y tedioso, las pruebas para encontrar a los culpables habían sido presentadas, revisadas y ahora solo quedaba el veredicto.

Yamada permanecía con la cabeza baja mientras escuchaba la sentencia que tenían reservada para hayate.

La persona del jurado se levanto de su asiento y pasándole el acta al juez este dio lectura.

- Dadas las pruebas presentadas en este juicio en contra de Saitoo hayate por el cargo de secuestro sobre la persona de Nakajima yuto; este jurado le otorga el auto de formal prisión. hayate solo agacho la cabeza pero en ningún momento mostro arrepentimiento, sonrió sínicamente a yuto para después dirigir una mirada a Yamada. Dándole a entender al menor que Yamada no se escaparía del mismo castigo.

- Y se le condena a 20 años de prisión sin derecho a fianza.

- Con respecto al tema de Yamada Ryosuke por el cargo de complicidad en el caso de secuestro, este jurado le otorga el auto de libertad al no encontrar pruebas suficientes que se le incriminen en este delito , este jurado lo encuentra inocente de los cargos que se le imputan

El aire que había estado reteniendo durante todo el tiempo que la juez estuvo hablando lo dejo escapar lentamente, la opresión en su pecho había desaparecido, se sentía libre, se sentía vivo de nuevo. La pesadilla había acabado. Agacho su cabeza y comenzó a llorar desahogando toda su frustración, miro hacia yuto y este le dedico una hermosa sonrisa de consolación.

- Te salvaste- le grito hayate antes de que fuera sacado de ahí- pero créeme que nos volveremos a encontrar-

Ya no tenía miedo y tomo como simples palabras lo dicho por hayate, el ya no podría hacerle daño intento acercarse a yuto pero los oficiales lo detuvieron; aun debía de llenar muchos formularios antes de salir de ahí y mientras más rápido lo hiciera más feliz se sentiría.

El dia de su salida yuto lo fu a buscar a la cárcel, lo esperaba en un auto rojo obviamente custodiado por un par de guaruras que no le quitaban la vista de la cara.

El encuentro fue emotivo, Yamada no pudo dejar de llorar en cuento los brazos de yuto lo rodearon por la cintura, se aferro a su cuerpo hundiendo el rostro en el pecho del menor.

- ¿Tanto me extrañaste?- le susurro al oído el menor haciendo que este lo apretara con más fuerza-

- Tonto, no te hagas el importante-

- No lo hago- se separaron lentamente, el mayor se limpio las lagrimas para después dedicar una hermosa sonrisa.

- ¿Y esos dos?- dijo señalando a los guaruras que había dentro del vehículo

- Mis padres los contrataron para vigilar que no me suceda nada- se quedo callado un momento- pero para mí que los pusieron para vigilarme a mí, pero me da gusto- Yamada dejo de mirar a eso dos y giro su cabeza hacia yuto.

- ¿Te da gusto que te vigilen?-

- Uhm, por lo menos se que les importo un poco-

- Eres un tonto, ellos siempre se han preocupado por ti- el menor no dijo nada más.

- ¿Tengo que decirte algo?- yuto estaba más serio de lo normal.

- ¿Que sucede?-

- Tu hermano se entrego a la policía hace unos días, no te dije nada- se apresuro a decir viendo la cara de espanto que este tenía-porque él me hizo prometerlo, me dijo que te lo dijera cuando ya estuvieras libre-Ven vamos- contesto yuto jalándolo por la mano

- ¿A donde vamos?-

- Es un secreto-

- ¿quiero ir a ver a mi hermano?- Yamada se soltó de su agarre

- Entiendo tu pesar pero en estos momentos no es posible-

- ¿Por qué no?-

- Porque no es día de visitas además de que esta bajo investigación, no puedes entrar a verlo.

Aun cuando la excusa era muy convincente Yamada quería ir y darle todo el apoyo a su hermano; pero también debía de ser maduro y aceptar que en esos momentos era imposible.

- ¿Entonces vienes?

El menor asintió con la cabeza y ambos subieron al vehículo- vamos al café de la avenida principal- el guarura lo miro por el retrovisor y asintiendo de inmediato se pusieron en marcha, al llegar los guardias se quedaron de nueva cuenta en el vehículo, en un lugar donde pudieran observarlos muy bien, mientras ellos entraban al local. Ambos tomaron asiento y de inmediato Yamada se posesiono del menú.

- Ni te molestes en pedir algo-

- ¿qué? ¿por qué no?- la cara de desilusión del menor hizo sonreír a yuto quien de inmediato lo tomo por las mejillas

- No nos quedaremos mucho tiempo-

- No entiendo, ¿entonces a que vinimos? -

- Tu solo espera-

- ¡Ya esta lo que me pidió! – dijo una muchacha al acercarse a yuto.

- Gracias- sonrió el menor y después se dirigió a ryo - Yamada, ¿tienes ganas de ir al baño verdad?

- Eh no , no tengo- y de nuevo se enfrasco en el menú

- Yamada…, sí tienes ganas de ir al baño ¿verdad?-

- Que no-

- Yamada!!!!!!??- el mayor dejo de ojear el menú y lo miro a los ojos-

- Ohh ya entendí, si, si tengo – sonrió al ver la cara de fastidio del otro.

- Pues córrele-

- ¿Pero no entiendo? –

- Tu solo ve-

Yamada volvió a sonreír, se levanto del asiento y camino hacia los baños que estaban pasando el corredor a la derecha. El mayor no tuvo que aguardar mucho tiempo, pues de inmediato yuto le dio alcance.

- Ven por aquí- lo jalo de la mano pasando por la cocina y saliendo por el área de servicio, llegaron al callejón donde estaba el depósito de basura.

- ¿A donde vamos? ¿porque tanto misterio?, tus guardaespaldas se van a molestar cuando no nos vean-

- Tú no te preocupes por ellos- y ambos siguieron por el callejón hasta salir a la calle principal.

Después de andar un buen rato y de escuchar a Yamada quejarse más de 14 veces porque tenía hambre por fin se detuvieron.

- Cierra los ojos- le dijo el mayor posando sus manos sobre los ojos del otro.

- ¿En donde estamos?- pregunto el mayor, sintiendo esa cálidas manos sobre sus ojos.

- Tu solo aguarda y veras-

Yamada siguió a yuto guiado por sus manos y después de subir por las escaleras ambos se detuvieron. Poco a poco Yamada fui abriendo los ojos después de que yuto se lo pidiera.

- ¿en donde estamos?

- Ven entremos- dijo yuto jalándolo por la mano. El lugar era pequeño pero modesto, un lugar en el cual podrían vivir cómodamente dos personas.

- ¿Y este lugar?- la mirada que le estaba lanzando Yamada al menor no era muy linda.

- No pretendo hacer nada contigo- dijo de inmediato al ver que Yamada no le quitaba la mirada de encima – bueno… - rectifico, ahora al ver que Yamada ponía una cara triste- no si tu no quieres- al terminar de decir aquello un ligero rubor apareció en sus mejillas.

- Bueno… este… ese no era el punto- Yamada sonrió.

- Que es este lugar- pregunto el menor para aminorar la presión.

- Tu nueva casa… que te parece- sonrió extendiendo las manos con mucha alegría-

- ¿Cómo que mi nueva casa?- pregunto incrédulo, esbozando una sonrisa estúpida en el rosto.

- Si, no es mucho pero se que vivirán tranquilos aquí-

- ¿Viviremos? ¿quienes?- de verdad que Yamada en ocasiones podía ser muy tonto-

- Tu hermano y tu-

- De verdad- sonrió aun mas caminando por el lugar imaginándose lo feliz que serian ahí- gracias – le dijo y de nueva cuenta las lagrimas empezaron a escurrir por sus mejillas-

Yuto lo atrajo en un abrazo fortísimo, lo separo un poco y delicadamente beso esos ojos húmedos de tanto llorar.

- Ya estas mas tranquilo –

- Si- asintió el mayor- yuto –

- Uhmm- contesto el otro mirándolo y sin previo aviso, Yamada parándose de puntitas aprisiono los labios de yuto aferrándose con fuerza a su cuello.

De inmediato y como si de un imán se tratase yuto lo abrazo por la cintura levantándolo un poco para poder besarlo mejor.

Las manos de Yamada lentamente se fueron colando bajo la playera de yuto, las yemas de sus dedos se deslizaban por aquella piel desnuda haciendo que yuto se removiera en sus brazos soltando pequeños suspiros.

Yuto dejo de besarlo y se encamino por aquel deleitante cuello aspirando ese delicioso aroma que emanaba de el. Sin pensarlo mucho despojo a Yamada de la camisa y comenzó a llenarlo de besos.

Sin haber prestado mucha atención al cabo de un rato los dos estaban completamente desnudos, friccionando sus cuerpos uno contra el otro, sus besos se habían vuelto lujuriosos y sus manos ingresaban en zonas que no habían explorado antes.

- Necesito hacerlo- le dijo yuto al mayor removiendo con rapidez sus dedos dentro del otro- estas listo- Yamada asintió y yuto poco a poco fue sentando a Yamada sobre su ya duro miembro, el mayor se abrazo del cuello del otro al tiempo que ese intruso ingresaba en el hasta el tope.

- Duele… mucho- pregunto preocupado viendo que Yamada no reaccionaba-

- Un poco- espera solo deja que me acostu..breeee… ahhhh- gimió Yamada al sutil movimiento que hizo yuto para acomodarse,

- Te lastime- Yamada solo calló no quería decirle que ese gemido no había sido de dolor, solo negó con la cabeza- lo siento- le dijo yuto- pero debo moverme ya no aguanto necesito comenzar a moverme-

- Esta bien-

El movimiento era lento, ambos estaban disfrutando de ese mágico momento.

- Ahhh yuto mas aprisa- demandaba Yamada comenzando a subir y bajar el también por el miembro del menor-

- Uhmmm Yamada ahhhh no tan rápido-

- Ahhh lo sie..to.. no … puedo … evi.. tarlo- y con un vaivén mas el mayor de corrió entre sus cuerpos.

El crujir de la duela debajo de ellos acompañaban los gemidos que conforme pasaban los minutos se hacían cada vez más estruendosos. Una, dos, tres embates más y yuto arqueo la espalda al expulsar su ser dentro de Yamada.

Ambos sin decir nada, solo mirándose a los ojos y entrelazados como temiendo que alguien los fuera a separar pasaron así unos minutos esperando a que su respiración y corazones se tranquilizaran.

- Que sientes por mi- pregunto Yamada ansioso por conocer la respuesta-

- No lo se- contesto pensativo, Yamada solo agacho la cabeza. No era la respuesta que esperaba. Pero yuto continuo

- Es algo maravilloso cuando estoy contigo… como… como si nada me pudiera hacer daño, es una sensación extraña en el pecho y el estomago, un nerviosismo cuando te tengo enfrente, una alegría….. porque lloras- pero Yamada no contesto.
e
- Te quiero- le confeso yuto dándole un beso en la frente

- ven vamos a dormir – yuto extendió una frazada y ambos se acostaron

- Yuto?....-

- Uhmmmm- contesto este entre sueños-

- Yo también te quiero- la sonrisa que aun en sueños esbozo yuto lo había hecho en realidad muy feliz. Así que sin mas rodeo con sus brazos a aquel que le había secuestrado el corazón.

fiinnnnnnnnn

AnIvErSaRiO jUmP y bLoG

Hola chicas XD aquí atzin, disculpen por la ausencia pero casi no tengo tiempo ni para respirar por el trabajo y luego sin compu pues se hace bien el dúo.


oka esa no es la razón de mi visita.


Primero feliz aniversario a nuestros jump ya cuatro años de estar juntos


Y yo tres años de conocerlos.


Quiero que Morimoto regrese nos hace falta, maldito Johnny sama


Quiero mas dramas con los jump y si no es mucha molestia uno de Daiki jojo. (queee se vale soñar)


Que bueno que les esta yendo bien, si son felices, soy feliz




Y la otra razon es por el aniversario del blog


Woo como vuela el tiempo ya dos años aunque no hay que mucho que festejar pues lo he tenido muy abandonado T.T


Gracias chicas por seguirlo aunque estuviera desactualizado (arigatou)


Gracias por leer mis fics, aunque todos feos pero gracias.


Gracias por alentarme a seguir escribiendo.


Gracias por aguantar mi periodo de negación por el yaoi jajaja ¬¬


Me da mucho gusto que las visitas así como los comentarios se incrementaran. Eso es lo hace aun blog.


Gracias a este blog he conocido a mucha gente linda y loca como yo mmm, mas loca que linda diría yo jajaja (no cherto)


Y lo principal, me alegra que amis se haya integrado al equipo y que ustedes la aceptaran muy bien. Eso es lo que mas ansiaba que sucediera se que dejo en buenas manos el blog.


Pues bueno, de nuevo gracias por seguir aquí, las quiero mucho.


sayonara

28 septiembre, 2011

Confesiones Jumps 3


Tres



Viernes, 22h00pm
Hola, MrEnglish, trayendole otra historia
------


Últimamente Chinen Yuri andaba de mal humor, nadie sabía el porqué y no querían preguntar, porque cuando el chico andaba así era mejor alejarse si quería seguir viviendo. Así era el menor.

Lo que sus otros compañeros no entendía, él si lo entendía desde hace mucho tiempo que tenía claro sus sentimientos por cierta persona hasta tenia sospechas que esa persona tenia ciertos sentimientos por su persona, pero ¿qué fallaba?

Fallaba el simple hecho  de que cada vez que él se propendía a decirle sus sentimientos siempre había alguien o algo que lo interrumpía, justamente eso paso ayer al terminar la practica en el estudio de grabación, se había quedado a solar con él, viéndolo tocar su instrumento musical ya tenía planeado todo lo que le había a decir pero en ese instante llego Hikaru haciendo escándalo e invitándolos al karaoke.

Esa era la 12va vez que trataba de declarársele, esa noche no pudo dormir bien no dejaba de pensar en él, y hoy en el último día de ensayo de la semana tenía que decírselo porque la siguiente semana Hey Say Jump tenía algunos días descanso, lo cual implicaba a no verlo aunque podía quedar con él, su semana estaba ocupada por los compromisos de NYC con Yamda y Yuma.

El Toro Mecanico


¡Por el segundo aniversario!

El toro mecánico
Autora: AmiS
Pareja: Yabutaro
Genero: Lemon
Extension: Drabble


El aburrimiento del mayor era tan grande que lo había llevado a navegar en páginas de chistes en toda la tarde.
En una encontró una viñeta muy interesante, cuando la leyó tuvo una excelente idea.
---
Las caricias aumentaban al igual que los gemidos por parte del menor, el otro estaba masajeando el erecto miembro de su novio con una mano y con la otra lo preparaba para ser penetrado.

Ryutaro no podía dejar de gemir, al poco tiempo comenzó a mover sus caderas tratando de sentir los dedos del mayor más a fondo. Sintiendo como su novio estaba mas que dilatado, inicio un juego de besos por su pecho, pasando por el cuello y llegando a su boca.

2 AÑOS




¡Wow! El  blog ya tiene dos años...como pasa el tiempo, yo tengo una pregunta que hacer: 
¿¡¡¿ATZIN DONDE ESTAS?!!?



Dos años publicandose fanfic sobre estos lindos niños

Dos años de compartir con ustedes este mundo de fics



¡Espero que le sigan gustando los fics que se posteen aqui y nosotras estaremos esperando sus comentarios!

¡FELIZ ANIVERSARIO BLOGITO!



(como podran ver no soy buenas con estas cosas ToT)








27 septiembre, 2011

Sabores 3


Sabores
El difuso sentimiento entre los sueños y los recuerdos
Tercera Parte




Ese día le había sido imposible ir por su café matutino.

Había tenido que ir a la obra por un asunto de los planos y uno de los ingenieros civiles que requería su autorización para algo importante. Así que Ryutaro estuvo ese día sin su café, siquiera hasta las once de la mañana.

Y ya para esa hora, no placía un café, por más delicioso que este fuera.

Así que cuando llego a la oficina, subió directamente por la puerta del estacionamiento y por tanto agarro de inmediato el ascensor que lo llevaría hasta el piso de su oficina. Akira al verlo a penas hizo un asentimiento hablando por teléfono.

Y Ryutaro supuso que sería un buen día.

Hasta que claro, llegó la hora del almuerzo.

—Señor, Ryutaro. Hay alguien esperándolo allá afuera.

Akira se removió nervioso, con sus manos algo enrojecidas y la sonrisa temblando en sus labios.

—¿A ésta hora? ¿Es alguien importante? Por que le prometí a uno de los socios inversionistas que almorzaría con él esta tarde.
—En realidad… No sé que tan importante sea para usted.

Ryutaro entrecerró los ojos, empezando a caminar con paso firme hasta la puerta de su oficina, con Akira siguiéndole los pasos y la mirada arrepentida.

—Lo siento, señor. Pero es que ayer se veía tan apenado por el suceso de las rosas que me preguntó la hora del almuerzo y yo no pude negarme…

Cuando salió, Yuri estaba ahí, parado frente al escritorio de Akira, observando curioso el montón de planos que hasta hace un rato su asistente había estado revisando. Ryutaro arregló su traje y enfrío sus expresiones.

25 septiembre, 2011

Rejas

Rejas
Autora: AmiS
Pareja: Yabutaro
Genero: Slash
Extension: Drabble


El choque contra las rejas se había escuchado en medio de la tarde, el menor estaba acorralado y sujetado sus manos con fuerzas.

-Me lastimas-reprocho al mayor que no lo dejaba ir.

-¿Te lastimo? No me digas- respondió con gracia acercándose más.- ¿Acaso no me lastimaste a mi también? ¿Desconfías de mi?-

El menor no dijo nada tan solo desvió la mirada, trato de zafarse del agarre del otro pero le era imposible. –Nosotros no somos nada- comento volviéndolo a mirar.

-¿en serio? Yo no sabía eso- dijo acercándose más.

-Si ya no somos nada Yabu- exclamo con rabia el menor.

24 septiembre, 2011

Sabores 2

Sabores 

Fragancia a dulces y flores
Segunda Parte



Lo normal para Ryutaro hubiera sido relajarse en su departamento, leer el diario, ver alguna película, comprar algo de comida para la nevera, llamar a sus padres, beber alguna cosa recién preparada que no fuera café, por que el café se había vuelto una bebida exclusiva de aquella carretilla frente a su trabajo.

Pero curiosamente esa mañana, Ryutaro había optado por dar una vuelta por el centro de la ciudad. Tenía casi un mes en Tokio y apenas conocía la ciudad. En realidad casi ni sabía lo que pasaba por ese país, a parte de las noticias de política y economía.

Así que entro en un centro comercial, compró algo de ropa, un delicioso helado que Akira en alguna ocasión le hubiera recomendado, un repuesto para su celular. Y observó las vitrinas del lugar. Sintiendo de vez en cuando miradas curiosas sobre él.

¡¡¡HAPPY 4 JUMPNNIVERSARIO HEY SAY JUMP!!!








Bueno aqui en America ya es 24 de Septiembre, un dia maravilloso para nosotras porque en el 2007 debuto nuestros Hey! Say! Jump´s. 
Cada una los conocio de manera diferente,  pero gracias a ellos nosotras nos conocemos.
Espero que nuestro Ryutaro Morimoto vuelva al grupo muy pronto y vuelvan a ser los 10 jump´s.


¡¡¡HAPPY 4 JUMPNNIVERSARIO HEY SAY JUMP!!!













 

22 septiembre, 2011

Sabores

Wolas!!! queria esperar a mi cumple pa ponerlo aqui pero no aguanto!!! Este fic lo escribio Nesly, ella es una de mis mejores amigas, tambien escribe fics pero de TVXQ, recien tiene dos fics de HSJ. Y este lo escribio para mi por mi cumple y lo quiero compartir  con ustedes. ¡Espero les guste como a mi hasta ahora! 






Sabores 
Autora: Nesly
Parejas: ChiiTaro (creo que otras mas)
Genero: AU


Ryutaro tiene una rutina particular.
Antes de ir a trabajar le gusta comprar ese delicioso café.
Un déjavù extraño lo recorre cuando lo prueba y eso lo ha enviciado. Su rutina es común y corriente, no hay extravagancias, no hay nada fuera de lugar.
Excepto aquel muchacho de cabellos oscuros, que un día se colocó a su lado y lo miró, Ryutaro no es de percepciones, pero algo le dijo que terminaría odiando a ese muchacho.
Pero… ¿Quién en su sano juicio odia a Chinen Yuri? 






Primera Parte - Amargo y súbito sabor a café -







“Quiero renovar no solo mi cuarto sino la casa entera. Quiero cambiar todos los colores, desde el patio al jardín. Quiero diseñar eso, y construir un edificio profesionalmente.”
Morimoto Ryutaro, revista Wink Up





Desde que tenía dieciocho años, Ryutaro ha vivido en Seúl.

Junto con su familia, en un ambiente cálido, que siempre lo ha rodeado, una vida pacífica sin llamar demasiado la atención. Siempre fue el estudiante modelo, excelente conducta, perfectas calificaciones.

Ryutaro nunca hizo gala de ello, pero desde siempre se sintió orgulloso por eso, aunque le costó un poco aprender el idioma, que resultó más complicado de lo esperado. Pero desde el accidente, sus padres siempre se han esforzado por darle una vida cómoda.

Y ahora, a sus veinticinco años. Su vida es lo que esperaba.

10 septiembre, 2011

El condon - Continuacion

Holis! eme aqui, despues de pelear con las plantillas, subo esta dedicatoria a todas las chicas que pidideron con ansias la continuacion del YabuTaro. Me costo terminarlo, porque me encontre con una noticia relacionada con Ryutaro que me dejo emo.
¡Espero les guste!


El Condon - continuacino
Pareja: Yabutaro
Genero: Lemon

El beso se torno demandante, sus lenguas peleaban por ver quien mandaba, las manos del mayor fueron quitando la ropa del otro con una lentitud desesperante, dejo su boca y se aventuro al cuello, donde beso, lamio y mordio dejandole marcas rojizas por donde pasaba. El menor tambien opto por meter sus manos debajo de la camisa del otro, la cual ya estaba desabrochada por lo que se la saco y rapidamente se aferro a la espalda de su novio.

A pesar de no ver nada, Ruytaro disfrutaba de los roces que le hacia le mayor, sus besos y mordidas que le daba a sus tensos pezones. Las manos del mayor bajaron hasta el pantalon y manoseo el miembro del otro por encima haciendo un poco de presion en la punta, de a poco tomaba vida y se levantaba. Los jdeos del menor ya era por demas sonoros, algunos mas resonaban en la habitacion, Yabu dejo los pezones para bajar un poco mas y llegar al cinturon que estorbaba, con delicaddeza lo desabrocho y lo retiro del lugar, abrio el boton y con la boca bajo el cierre, antes de subir para besarlo, beso aquel palpitnate miembro.

-Ahh-un ronco gemido se escucho por parte de Ryutaro, en sus manos tenia enrollado un poco de sabana, aquel beso lo habia estremecido por completo.

-¿Lo probamos?-susurro en su oido mientras tomaba la caja de los condones de la mesita de noche, la abrio y saco el primero. No era tan diferente a los normales, era de color, de plastico pero con un punto de gel en el centro de la punta.

-Kotahh-jadeo el otro al no sentir las manos de su novio en su cuerpo.-¡Si apurate!-exclamo extasiado.

-¿Apurado?-susurro dejando salir una risita sadica.-Ahora me demoro mas-volvio a susurrar.

05 septiembre, 2011

04 septiembre, 2011

El Condon

Estoy dispuesta a morir por el horrible final, pero mi cerebro no da mas.

El Condon
Autora: AmiS
Pareja: Yabutaro
Genero: Lime, slash
Extension: Oneshot
“Como todo joven en esta sociedad, no puedo mantener desinformado por eso leo ciertas noticias en internet antes de ir a la empresa. Hoy una noticia me llamo mucho la atención, es muy peculiar e interesante.
Como todo chico las conversaciones con mis amigos, a pesar de ser famoso son como las de un chico normal: las fiestas, las bebidas etc. Pero cuando se trata de la pareja siempre están esos temas que hace que un hombre se sienta orgulloso. Cuánto duramos en la cama, cual es nuestro record en una noche, cuantas veces en una noche, cosas por el estilo. Es común que entre amigos se cuenten esas cosas es mas a veces nos podemos retos entre nosotros y cuando nos volvemos a ver contamos las experiencia.
Pero hace una semana que Ryutaro me dijo que el sexo se estaba volviendo aburrido, ¿cómo se puede volver aburrido? ¿Sería eso posible? No lo creo, para mí no es aburrido, a mi encanta embestirlo lentamente y luego más rápido, me encanta que grite mi nombre cada vez que lo hacemos pero… ¿por qué se le estaba haciendo aburrido? La noche en que lo dijo no pude dormir.
Esta noticia en el internet creo que será la solución.”-pensó el chico sin despegar la mirada del monitor.
Dentro del edificio de la empresa era la primera vez que veían Yabu con una computadora y tan concentrado en ella, los juniors que pasaban por esa sala se quedaban maravillados con semejante suceso.
(El condón viagra)