19 julio, 2012

One more Thing

Dedicado a YuukiNii, ella es la culpable que escribiera de ellos *O*
Espero les guste

One more thing
Autora: AmiS
Pareja: HikaTaro
Extensión: Songfic
Genero: Angst, romance, lime


One more thing oh yeah
One more thing oh yeah


El clima afuera en las calles no ayudaba, se despertó antes que su alarma, cosa inusual, tenía que ir a la grabación ese día, se dio un baño y se arreglo. Bajo a la cocina para prepararse algo de comer porque aun era demasiado temprano para que su madre se despertara y le preparara algo.


Luego de sufrir algunos cortes había terminado un desayuno decente, la cocina nunca sería su fuerte, lo sabía y siempre Vivian recordándoselo. Pero debía comer algo, el más seguro es que tendría que esperar hasta las 2 o 3 de la tarde para almorzar.

-“Mejor arriesgarse, que lamentar”- pensó comiendo lentamente, todavía tenia tiempo, la furgoneta pasaría por él en 20 minutos más.

Ya tenía su bolso listo, y espero a que lo recogieran. El camino, el mismo de siempre, el conductor, el mismo de siempre, el cielo, el mismo de siempre solo más oscuro, las noticias meteorológicas habían dicho que se día iba a estar nublado, posiblemente llovería.

En el transcurso del recorrido, cerró sus ojos para recordar, ya había pasado un año desde que el menor del grupo había sido suspendido. Un año siendo 9 jump, recordaba cómo se impresiono de la falta que hacia ese niño en las grabaciones, en los ensayos, en las sesiones de fotos, en su vida, en todo.

 El siempre supo lo que sentía por el menor, lo que le provocaba a su corazón cada vez que le jugaba una broma, cada vez que lo abrazaba, que peleaba con él, todo eso se incremento al ya no tenerlo a su lado, al sentir el rechazo del menor hacia ellos en los meses siguientes de su suspensión.

Recordó cuando interrumpió la casa del menor junto con los demás miembros, un sábado solo para verlo y para que le explicara su nueva conducta: no mensajes, no respondía sus llamadas, no se dejaba ver.

La mañana paso tan rápida y silenciosa, estaba apago ese día, no hubo ninguna broma, ni risas.

-¿Qué le sucede Hikaru-kun?- le habían preguntado en medio de filmación varias personas, pero él solo negaba con la cabeza.

-No es nada- respondía simplemente.

¿Por qué había amanecido así? Se suponía que su oculta depresión ya había pasado, ya había llorado, gritado, golpeado, insultado hasta la saciedad. ¿Entonces que era? ¿Podía ser el nublado día? ¿Cansancio? Algo de todo eso era pero no quería ni pensar en ello, solo quería estar rodeado de los demás miembros para olvidar por unas horas todo lo que sentía.

Otra vez el mismo chofer en la misma furgoneta llevándolo a la empresa, tenía ensayo general y  una reunión con su manager para chequear por última vez la lista de presentaciones de las siguientes dos semanas.


What I like about you is that
You said your bad side for some reason
It's a mistake that I fall to you immediately
Yet my love for you is strong
It is good that I'll protect you as it is much, much


El vehículo paso al lado de un grupo de chicas histéricas que yacían afuera de la entrada principal de la Johnny, era normal tenerlas ahí, eso le saco una sonrisa alegre, le encantaba verlas con sus carteles, con regalos para ellos y lo demás johnnys, varias veces había hecho parar el vehículo justamente en esa entrada, para poder bajarse y estar rodeado de todas ellas, cada vez que lo había entraba con un saco lleno de cosas

-Llego navidad, jo jo jo-gritaba alegremente como si él fuera Santa Claus, eso se convertía en un escándalo total, hasta los sempais mayores se volvían chiquillos al ver tantos regalos, flores, cartas, peluches y demás cosas que las fans le llevaban.

Y como no, él siempre salía con una par de cosas en las manos, la mayoría de veces eran dulces, le encantaba. Pero siempre esperaba por algo especial, que en ningún momento llego.

Cuando entro por la puerta del parqueadero, todo parecía tranquilo, sereno, como un día normal en el lugar. Al llegar al lobby para registrarse, noto el ambiente tenso, una de la secretaria le informo que tenía que ir al despacho del jefe, le pregunto si era urgente, pero la chica solo le dijo que era necesario.

Paso primero por el cuarto de ensayo dejando sus cosas y se encamino al despacho general, al llevar vio a todos los miembros con cara de felicidad, preocupación, o algo parecido. Había un ambiente tenso, triste.

-¿Yabu que sucede?- le pregunto al líder, esperando entender la situación.

-El jefe acaba de tener una reunión con el señor Morimoto y Ryuu-chan- le contesto el mayor viendo a sus compañeros.

-¿Y?-

-No sabemos nada, no nos quiso decir nada- respondió con serenidad Kea a su lado.

El pequeño estaba en ese despacho, su corazón se alegro, sentía otra vez como todo a su alrededor cobraba vida, todo era de color otra vez, sin pensarlo avanzo hasta la puerta de aquella habitación pero unos brazos en su cintura lo impidió.

-Acaba de salir, acaban de irse, no hay nadie- susurro Chinen quien lo abrazaba fuertemente, sintió como se mojaba su camisa en su espalada, el más bajito estaba llorando. Otra vez toda se volvió oscura.

No quiso quedarse a comprobar lo que el menor le había dicho, simplemente se zafó de sus brazos y salió corriendo a la entrada, era por eso que aquellas fans estaban más alocadas de que costumbre, porque nadie le había avisado de esa reunión, ¿Por qué?

¿Podría alcanzarlo? Podría siquiera verlo por unos segundos otra vez, empujo a varios jrs en su camino a la salida, de un momento a otro había comenzado a llover, estaba parado frente a ese tumulto de chicas buscándolo con la mirada, se movió del lugar hacia la otra acera esperando verlo pero nada.

-” ¡El estacionamiento!”- pensó, que iluminación había tenido, era costumbre del señor Morimoto siempre estacionaba en el parqueadero cada vez que llevaba a Shintaro a la empresa, lo mismo hacia cuando Ryutaro iba.


Baby one more thing I am here beside you
Giving the love that you always looking for
Baby one more thing when I met you
I know the meaning of being born into this world
Surely


Corrió como si su vida dependiera de ello, y dependía, quería verlo, quería saber que había conversado con el gran jefe, como él le decía  a Johnny-san. ¿Será que quiere volver? Una pregunta que le daba esperanzas.

Al llegar al lugar lo vio, por un fragmento de segundo lo vio, en ese carro negro, lo vio como subía la ventanilla, como se ocultaba del mundo, de ellos. Se paralizó.

Y como cada vez que lo veía, su corazón se aloco, se emociono, había notado como había crecido ese último año lejos del grupo, lo había visto con un semblante serio, más que de costumbre.

-¡Hikaru~~, hay que ensayar!-  le había gritado Yuto desde la ventana donde estaba la habitación de ensayo de Hey Say Jump. Miro hacia arriba y levanto su mano en signo de aceptación, lentamente, muy lentamente entro al edificio y se dirigió a ensayar.

Después del ensayo, llego el manager, se lo veía serio, se colocaron en circulo para atender a las indicaciones.

-Chicos, primero que nada, ya han de saber que Johnny-san tuvo una reunión con el Señor Morimoto y Ryutaro- comenzó el mayor explicándose.

-Si, ¿por qué no nos avisaron? Queríamos verlo- se quejo Takaki mirando mal al señor enfrente suyo.

-Orden del jefe- se limito a decir.- ¿Cómo se enteraron?- le pregunto

-Shintaro nos dijo cuando se estaban retirando- Contesto seriamente Ryosuke.

-Ya veo, bueno no se cual fue el tema discutir en esa reunión, el jefe no me dejo estar presente, pero tengo mis sospechas. Como segundo, el día de mañana lo tiene libre, espero que descansen y se revitalicen para la sesión de fotos de pasado mañana, en cuanto a las presentaciones...-prosiguió con su parlamento el mayor, dejando el claro la agenda de actividades.

Los únicos que siempre le prestaban atención eran Yabu, Daiki y Ryosuke, los demás hacían que escuchan con atención pero no era así, Hikaru no sabía ni donde estaba, solo pensaba en Ryutaro, en que podría haber discutido con el gran jefe en esa reunión. ¿Estaba bien ilusionarse?

Eran las 10 de la noches, cuando por fin pudo acostarse, por fin podía descansar, mañana solo tenia grabación y volvería a casa temprano, tenía el celular en sus manos, los dedos le picaba por escribirle algo al menor, una vez a la semana lo hacía, para contarle lo que pasaba aunque no recibía respuesta, muchas veces dudo en enviarlo pensando que había cambiado de numero, pero no le importaba.

Me dijeron que fuiste a la empresa, llegue tarde, quería verte, te extraño, todos te extrañamos.
¿Dime que te dijo el gran jefe? si te regaño otra vez dímelo, que yo le reclamo.:)
-Hikaru-

---------

In the hard times you were on my shoulder
You're little girl little girl
Who cried in your sleep


Estaba casi dormido cuando la vibración de su celular en la cómoda lo despertó, perezoso salió de su cama para cogerlo, muy pocas personas le escribían a esa hora, por no decir solo una.

Toco la pantalla para abrir el mensaje y lo llego. Otro mensaje de Hikaru, ¿es que no se cansaba de escribirle? Sonrió apenado por el mensaje, el también quería verlos, quería volver a estar en un ensayos con ellos, quería estar a su lado. Pero todavía no podía.

Toco un par de veces más la pantalla táctil de su celular y lo puso de nuevo en la cómoda, para volver a su cama y dormir, dormir con una sonrisa, le gustaba saber que era extrañado.

¿Por qué cada vez que recibía un mensaje de Hikaru, tenía que llegar soñoliento al colegio?
No sabía porque, pero eso le pasaba, había una vez a la semana que llevaba sin energías, llegaba con sueño, pereza. Algo no normal en él.

La hora de matemáticas, la más aburrida en un día así, a pesar de que el sol le daba en la cara, no podía evitar cerrar los ojos cada cierto tiempo, miro su cuaderno y tenía solo dos líneas de apuntes. Se irrito.

Porque solo le pasaba eso al día siguiente de cuando leía los mensajes de su ex compañero de grupo, era ilógico, si había dormido bien, tranquilo, medito un poco y recordó una parte de algún sueño. ¡Oh! Eso era, siempre soñaba algo agradable cuando Hikaru le escribía, pero eso no era razón para dormirse en clases.

-¡Morimoto-kun!- exclamo la profesora desde la pizarra llamándole la atención. Sus compañeros se rieron. Pero no le importo.

A la hora del receso, subió a la azotea, siempre le gusto ese tranquilo lugar.

Era el lugar ideal para pensar, para relajarse, desde que había recibido la llamada de Johnny-san unos días antes, estaba estresado por así decirse, desde su suspensión su ex jefe no lo había llamado a su celular, tan solo le había mandado un mensaje de felicitación en su cumpleaños, nada más.

Le había dicho que tenía que ir con su padre a la empresa para una reunión. Una reunión sobre su futuro como Johnny, una reunión para deliberar si ya había pasado  el tiempo necesario para pagar por su mala conducta.

¿Ryutaro-kun, quieres regresar?

Fue a lo único que le puso atención en esa reunión, se sentía con miedo de estar allí, quería verlos, pero tampoco quería. Todavía le atormentaban esos malos sentimientos, de cuando todo eso había comenzado.

¿Quería regresar?


Your don't need to worry about any wish and dream you had
You'll be fine because I am here for you


Era la pregunta del millón, había sido un año muy difícil y deprimente para él, ya se había acostumbrado a su vida de chico normal, trataba de nunca pensar en ello para no estar triste, para no deprimirse otra vez.

Había salido casi que fugado de esa reunión el día de ayer, con tal de no verlos, con tal de no ver a Hikaru, esos sentimientos por él seguían latentes en su corazón, nunca se fueron, siempre estuvieron allí y cada día crecían más.

Y le pareció verlo, cuando salía del estacionamiento, podría haber sido él, como cualquier otro Johnny, no estaba seguro.

El timbre lo saco de sus pensamientos, bajo las escaleras con la misma lentitud de siempre, porque el receso tenía que ser tan corto.

Después de un par de horas más de martirio, se dirigía su casa para descansar, el sueño no se iba. Iba llegando cuando Shintaro salía corriendo porque su padre lo dejaba, tenía que ir al trabajo.

-Hola, Ryuu- dijo el pequeño corriendo.

-Hola Shin- se limito a decir, ya que el carro de su padre ya había arrancado.

La casa vacía, otra tarde solo sin nada que hacer, después de hacer sus tareas se encontraba en su cama mirando el techo, pensaba.

¿Sería bueno regresar? ¿Volver para estar juntos?

Cerró sus ojos y dejo al tiempo pasar.

-----------

Un día libre, una en meses.

Se despertó tarde recuperando así fuerzas, bajo a la hora del almuerzo, comer junto con su familia le había levantado el ánimo.

Llamo a todos sus amigos pero estaban ocupados, opto por salir a caminar en vez de quedarse en casa, hacia buen día para desperdiciarlo, paseo por un buen tiempo por una zona de tiendas, comprándose varias cosas que necesitaba, dejándose guiar por la música en su reproductor siguió su paseo sin rumbo.

Luego de una hora, un pequeño parque le llamo la atención. Era el parque que estaba por la casa del menor.

-” ¿Cómo abre llegado?”- pensó recorriendo el lugar, a pocas cuadras de ahí, estaba la casa de Ryutaro.-Lo máximo que puede hacer es botarme a patadas, pero su mamá me puede dejar entrar- se dijo así mismo dándose ánimos para dirigirse hasta la casa del menor.

-Igual como la última vez que vine- musito viendo la fachada del lugar, andaba con suerte, justamente iba Shintaro que iba saliendo lo vio, le saludo y le dejo la puerta abierta. -Hola Shin-

-¡Hika-chan!  Entra, sorpréndelo- fue lo único que el pequeño le dijo, chocaron sus manos y el niño se alejo.

Lentamente, simulando ser un ladrón el mayor entro en la residencia, silencio, todo estaba silencioso, se saco sus zapatos para no hacer ruido y empezó a subir las escaleras, cuando estuvo frente a la puerta de la habitación del menor, empezó a sudar frio, le invadió el nerviosismo.

-”¿Nervios Hikaru? ¿Ahora?”- pensaba, estaba paralizado, estaba por abrir la puerta cuando esta sola se abrió dejando ver a Ryutaro quien iba a salir. -Ho-hola- le saludo.

Ahora el shockeado era el menor, como había entrado, en qué momento, que hacia allí.
¿Acaso estaba alucinando? ¿O era real? Hikaru estaba al frente suyo.

-¿Cómo entraste?-fui lo primero que le pregunto seriamente.

-Shintaro, acaba de irse- contesto el mayor, mirándolo fijamente, como había crecido en todo ese tiempo. Ya era más alto, estaba delgado y la ropa holgada que cargaba le quedaba bien.-¿Te llego mi mensaje?- pregunto dudoso


Baby one more thing only one in this world
I love you just the way you are
Baby one more thing walking together like before
I surely will change my tears into a smile


-¿Cual mensaje?- respondió fríamente dejándolo pasar a su habitación,.- No he recibido nada.- mintió, claro que los recibía todos y los guardaba para leerlos cuando se deprimía y no lo iba admitir..-a que has venido-

-Quería verte, ¿de qué hablaron en la reunión?.- Tenía que ser directo si quería saber la verdad,

-De nada interesante- se limito a decir el otro chico en tono de fastidio, cuando en verdad se moría de nervios por la presencia del mayor. No estaba emocionalmente preparado para lo que estaba sucediendo.

-Ryutaro, yo... yo tengo que decirte algo- musito acercándose mas al menor, sentándose a su lado, trato de tranquilizarse, tenía que ser valiente.

El silencio reino en ese momento, Ryutaro aparentaba estar distraído cuando por dentro estaba esperando con ansias lo que le iba a decir, Hikaru trataba de poner en orden sus pensamientos para poder expresarlos, había tenido muchas oportunidades para hacerlo en el pasado pero se había acobardado, esta era su oportunidad.

Tenía su mirada en algún punto de la habitación, como era posible que de la nada se hubiera quedado sin palabras, el gran bromista Hikaru Ya tome estaba más callado que el silencio que los rodeaba, los ratones se le habían comido la lengua en ese momento y el tiempo parecía que estaba que estaba a su favor, porque cuando volteo a ver al menor se detuvo, el menor seguía aparentando su distracción mirando al lado contrario a donde estaba, los rasgos de niño pequeño estaban desapareciendo en su rostro,  por fin se lo notaba mayorcito, podría decirse que encajaba con su madura personalidad.

Recorrió su cuerpo con la mirada, ahora que estaba más cerca podía distinguir mejor ese cuerpo, se estaba ejercitando, lo podía deducir por las pesas que estaban por ahí tiradas, su brazo estaba más musculoso, esa mano a un lado de la suya, tranquila pasando desapercibida por el momento, mientras que la suya propia estaba inquieta a un lado, inquieta por acercarla y sentirla, como en alguna otra ocasión cuando el menor era más pequeño.


For me your happiness is the most important thing
I'm happy because your happiness is part of me


Parecía que ninguna de las palabras que alguna vez practico iba a salir de su boca, suspiro resignado y se dejo guiar por su corazón, cuando volvería a tener esa soledad con la menor otra vez, quizás nunca.

De poco acerco su mano a la de Ryutaro, la tomo y entrelazo sus dedos, lo miro esperando por su reacción, Morimoto tan solo bajo su mirada para ver sus manos entrelazadas, estaba por protestar cuando se le acerco a besarlo.

Un beso casto, único, solo había unido sus labios con los del menor y ya estaba en las nubes. Esos labios eran mas suaves como lo había imaginado, deliciosos. Y no llego a mas, lentamente se separo del menor, éste estaba sonrojado por completo mirándolo incrédulamente, asustado.

-Me gustas Ryuu, desde hace mucho- susurro, no tenia porque hablar alto si estaba tan cerca del otro.

Su corazón exploto cuando sintió los labios de Hikaru sobre los suyos, se parecía a los tantos sueños que tenia cada vez que recibía un mensaje del mayor, estaba por responderle el beso cuando Yaotome se alejo, dejándolo en shock, pero lo que dijo fue lo que lo paralizo por completo, se le estaba declarando, sentía amor por su persona.

Tardo unos minutos en asimilar lo que había escuchado antes de lanzarse a abrazarlo, hundiendo su rostro en el cuello del mayor que lo abrazo fuertemente. Silencio, un gran aliado.

Estuvieron así por un tiempo hasta que el menor se separo, quería mirarlo a la cara  pero se volvería a sonrojar y eso no le gustaba mucho. Esta vez fue el Ryutaro quien se le acerco a besarlo con más intensidad, adentrando su lengua en la cavidad del mayor para explorarla y conocerla a profundidad.

Ryutaro de poco fue posicionándose encima del mayor recostándose en la cama, sus inexpertas manos se infiltraron debajo de la camisa del otro, éste solo respondió a los impulsos del otro imitando sus acciones, el beso se volvió más demandante cuando sus camisas volaron por alguna parte de la habitación, el deseo creía en el interior de Ryutaro, lo que tanto había deseado estaba por cumplirse.

De un  momento a otro, el mayor intercambio posiciones y se alejo un poco, estaba sorprendido por lo ocurrido, no había pensado en que le menor tendrá tanta urgencia para llegar más lejos.



Baby one more thing I am here beside you
Giving the love that you always looking for
Baby one more thing when I met you
I know the meaning of being born into this world
Surely


-¿Por qué... paras?- pregunto el chico jadeando.-¿Acaso.. no quieres?-

-Ryuu-chan, no debemos apresurarnos, quisiera escuchar tu respuesta- respondió tranquilo Hikaru acariciando su rostro, era adorable, su niño era adorable.

El ruido de la puerta de la habitación abrirse hizo que se separaran por completo, la madre del menor había entrado buscando a su hijo y se sorprendió al ver a Yaotome en el lugar, por suerte de los dos chicos no se percato de sus ropas a medio poner y al revés.

Luego de una pequeña y amena platica, la señora insistió en que el mayor se quedara a comer, por lo que acepto gustoso, pocas veces había comido en la casa de Ryutaro. Y dejo nuevamente solos a la pareja.

Los segundo se convirtieron en minutos, y Morimoto no decía nada, estaba muy sonrojado, siempre le era difícil expresar sus sentimientos, el mayor estaba ansioso por una respuesta pero espero tranquilo hasta que el menor se llenara de valor para hablar, él ya sabía lo que se sentía en un momento así.


-Me gustas- susurro el menor y se volvió a sonrojar por completo.-¡Me gustas Hika-chan!-

El mayor soltó un suspiro de alivio al escucharlo y lo abrazo, tumbándose los dos en la cama.

-¿Ahora si me responderás los mensajes?- pregunto fingiendo está molesto mientras entrelazaba sus manos.

-Tendré que pensarlo, cuando me llegan estoy durmiendo- fue la respuesta del menor.

-Esta bien- le contesto, con su otra mano saco su celular del bolsillo y rápidamente escribió un mensaje.

A los pocos segundos el celular del menor vibro encima de su cómoda, con desgano se levanto para cogerlo y  ver lo que le había llegado, al leer el mensaje tan solo sonrió y lo respondió.

A los pocos segundos, de igual manera sonó el celular del mayor, lo reviso y lo guardo, se sentó en el filo de la cama extendiendo la mano hacia Morimoto. Éste sonriendo la tomo y se acerco a besarlo nuevamente. Cuando el beso comenzaba a ser mas demandante, escucharon a la señora del hogar gritarles para que bajaran.

Lentamente se separaron, el mayor le tomo la mano a su ahora novio y bajaron a cenar con los demás miembros de la familia



¿Quieres ser mi novio?
Claro, que si



Baby one more thing
Baby one more thing

12 julio, 2012

Toques


Toques
Autora: AmiS
Pareja: Yamajima
Extensión: Drabble
Género: Lime


-Mhh...-jadeo el chico que tenía en sus brazos. -Déjame..-


-¿Ah?- le susurro en su odio sin dejar de tocarle por debajo de la camisa.

-Tene-nemos ensayo-salió de su boca en un largo quejido luego de que peñiscaban su pezón derecho.

-Ya estamos ensayando- volvió a susurrarle, dejo uno de los pezones para bajar al pantalón, otro jadeo.-Que bulloso eres-

-Déjame-replico el chico

-La vez anterior no terminamos-dijo tanteando en su bóxer la intimidad del otro.-debemos terminar-
hablo bajo volteando al chico para estar de frente.

-Ahh..-era el único sonido que salía de su boca, siempre era lo mismo, él le tocaba allí abajo y se rendía a sus caprichos.

-Se está poniendo duro... como me gusta- hablo muy cerca de sus labios antes de besarlo lujuriosamente.

A los pocos segundo, el chico recostado a la pared necesitaba aire, con la poca fuerza que le quedaba lucho por separase otra vez, el agarre del otro era muy fuerte.

Casi se ahoga con la lengua de su adversario cuando este le dio un duro apretón a su miembro, había abierto de más la boca por el espasmo producido dejando entrar hasta la profundidad esa
lengua salvaje, un poco más y le succionaba hasta el alma .


Un ruido afuera del lugar donde estaba hizo que su atacante dejara de besarlo pero sin alejarse siguió masturbándolo.

-Déjame- volvió a rogar, no le gustaba de esa forma, pero era su castigo por la abstinencia que había sometido a su novio ese mes.

-De aquí no sales-sentencio serio, bajo con un camino de mordidas por el pecho del otro llegando al frente del palpitante miembro del chico. Soplo en la punta produciéndole un placentero espasmo al chico arrimado, lamio toda la extensión varias veces antes de pararse y colocarle de nuevo la ropa en orden
.

-Se me fueron las ganas, tenemos ensayo- fue lo único que dijo antes de salir de ese armario dejando a su novio en shock, caliente y con un gran problema en los pantalones.