24 junio, 2013

Estafando a Shintaro

Estafando a Shintaro
Autora: AmiS
Pareja: YabuTaro
Genero: Slash, angst (un pobre intento)
Extension: Drabble


Había sido un comentario al aire lo que Hikaru había insinuado, lo cual siguió en una charla de burla por parte de Takaki, Inoo y Daiki, pero para él   era la mejor idea de la historia, del año y del milenio.
Así que sorpresivamente abrazo fuertemente a Hikaru en pleno centro comercial donde se habían citado para pasar una tarde de amigos, y como si nada salió corriendo como loco del lugar, tenía prisa, sabía muy bien que a donde podía encontrar al menor de los Morimoto un día como ese.

-----

Ya habían pasado dos meses y medio desde que su loca cabeza había optado por hacerle caso a unos de los comentarios de Hikaru y en todo ese tiempo se había enterado de la rutina diaria que hacia el menor.

Había transado con Shintaro una agradable suma de dinero por su colaboración, cada viernes Kota se encontraba con Shintaro en la terraza del edificio de la empresa para pasar una bolsa con ciertas cosas y el dinero restante, el menor a cambio le daba información que se supone que era confidencial, el mayor de los Morimoto le había prohibido que le contara sus cosas a sus ex compañeros de banda.

Era en esos momentos, que Yabu tenía buenos recuerdos de ese papel como Yakuza que una vez había interpretado, es que la situación lo ameritaba, los dos solos en una terraza a escasos pasos, el mayor entregándole una bolsa de papel a un menor y este entregándole una lista de cosas que su hermano mayor hacia en casa, fuera de casa y en sus horas libres.

Con eso cualquier podía pensar mal y todo era culpa de Hikaru.

----

Unos rayos del sol mañanero fue lo que lo despertó, al enderezarse su espalda crujió porque se había quedado dormido en la silla de madera que tenia, estuvo toda la noche planeando como acercarse al menor, en medio escritorio estaba su amado calendario de su banda favorita húmedo por su baba que había caído pero aun así no lo voto.

Espero al viernes de esa semana, sabía perfectamente gracias a Shintaro, que Ryutaro estaba tomando clases de baile los viernes por la tarde y que aproximadamente a las 6:30 su clase terminaba pero el menor siempre se quedaba un rato mas ensayando. Saco ropa nueva del armario y se preparo para visitarlo.

Faltaban 5 minutos para que sean las 6:30 de la tarde cuando ya estaba en la calle de al frente de aquel estudio de baile al cual asistía el menor. Espero a que los compañeros de Ryutaro bajaran del lugar, trato de disimular cuando ya estuvo arriba en el piso de baile, habían algunas chicas con sus madres cerca de donde estaba le menor aun bailando.
 Y se sentó a esperar que se fueran

-Has mejorado Ryu-chan- dijo acercándose al menor cuando ya el lugar estaba casi desolado.

Ryutaro paro sus movimientos inmediatamente al escucharlo, se habían paralizado. -¿Qué haces aquí?- pregunto con evidencia rabia.

-¿No puedo venir a verte?- le respondió con otra pregunta el mayor.

-¿Quién te dijo que estaba aquí?- siguió interrogando el menor, como era que sabía de donde estaba, había puesto su mayor esfuerzo por pasar desapercibido en ese lugar, para que ahora Yabu se le apareciera de la nada. Su corazón también estaba conmocionado, latía con fuerza con tan solo verlo a través de la pared de espejos que los rodeaba.

-Tengo mis fuentes- fue la respuesta del otro le dio mientras se acercaba mas al menor.

-¿Te lo ha dicho Shintaro?-

-No, no ha sido él-

Sus miradas estaban fijas en los ojos del otro, Yabu comenzó a bailar una de las coreografías que los dos se sabían, con algo de duda el menor lo siguió, y como en tiempos pasado, los dos estuvieron bailando una y otra vez cada una de las coreografías que habían aprendido en la JE, cada que comenzaban una nueva coreografía, competían entre sí para ver quine lo hacia mejor, pero aun así sus miradas no se despegaban.
Cuando ya no pudieron más, se dejaron caer en el suelo del cansancio.

-Pronto te graduaras- comento el mayor desde su lugar.-¿Vas a volver?-

-No lo sé… no lo haré- fue la corta y fría respuesta del menor, que de pronto tomo la poca fuerza que le quedaba para levantarse, recoger sus cosas e irse. -Adiós Kota-

Así fue como Yabu se quedo en aquel lugar, un viernes por la noche, llorando, descansando, gritando obscenidades al viento, liberando su dolor. Esa respuesta tan fría y despiadada del menor, era la confirmación que le había dado el pequeño Shintaro y que no podía aceptar.

Cercania


Cercania
Autora: AmiS
Pareja: Okajima
Genero: Slash, lemon
Extension: Oneshot


-Hola- susurro cerca del oído del otro.

-Yuto, estas muy cerca- se quejo el chico ingles

-El fotógrafo me lo ha ordenado- respondió posando para las fotos.

-Ok, chicos, descansen 5 minutos y vamos con  la ultima- exclamo el fotógrafo desde la computadora par ver las fotos que había tomado. Keito agradeció a Dios por el pequeño descanso que el señor le estaba dando, con un movimiento brusco salió del abrazo que tenía su novio a escondidas.

-No seas tan brusco, me dolió- se quejo el otro. -¿Se puede saber que te pasa?-

-Nada, simplemente nos pueden descubrir- fue la respuesta del castaño.

-Sigamos- exclamo el fotógrafo volviendo a su posición y los dos chicos hicieron lo mismo.-Esta vez Yuto, abrazado por detrás, sean espontáneos-aconsejo el señor.

El mas alto se acerco lentamente a Keito, éste estaba sentado en la silla con el espaldar en su frente, fijando su mirada en el fotógrafo que esperaba el momento justo para tomar la dichosa foto.

-Después de esto, gritare que somos novios- volvió a susurrarle al castaño, obteniendo así su completa atención haciendo que lo mirase.

Y de pronto el clic de la cámara y la exclamación de excitación del fotógrafo por la grandiosa foto que había tomado no tardo en escucharse, pero Okamoto seguía en su posición, ¿Yuto le estaba hablando en serio?. El menor fue quien le había dicho que su relación por ahora seria en secreto.

Apenas el fotógrafo se acerco a donde estaban par mostrarle la foto, dejo de sentir el peso del otro cuerpo a sus espaldas. Su novio, el camarógrafo y otras personas estaban hablando de la excelente toma que habían tenido, se sintió fuera de lugar, por lo que se dirigió al camerino. Por fin había terminado su trabajo de ese día  ya podía descansar.

Pero aquel descanso no duro más que 5 minutos cuando Yuto entro en el camerino y se sentó a su lado, fijando la mirada en su persona.

-¿Tengo algo?- pregunto sin sacarse los audífonos que recientemente se había acomodado para escuchar música.

-No, nada- contesto bajo el más alto, teniendo en cuenta que su novio lo escuchaba a pesar de la fuerte música que estaba escuchando.

Pasaron los minutos y la desesperación de Nakajima por ser ignorado por su novio hizo que actuara por impulso acorralando a Keito en el sofá mientras le robaba un demandante beso y votaba  por alguna parte del lugar su Ipod y aquellos audífonos azules que él mismo le había regalado.

Okamoto trato de quitárselo de encima pero no podía, tras varios intentos fallidos se rindió al mordisco que le dio Yuto cuando se separaron para tomar algo de aire. Esa misma distancia rápidamente desapareció cuando volvió a besar al menor, atrayéndolo mas hacia su cuerpo, las manos del baterista se concentraron en hacer desaparecer la ropa del guitarrista en un arranque de pasión  mientras se comía el cuello del otro a besos y mordidas. 

El guitarrista no quiso quedarse atrás por lo que hizo lo mismo y despojo de su ropa a su novio, tiempo era lo que menos tenían ese día, porque la esa sesión de fotos estaba programa para pocas horas, y pronto tendrían que volver a la empresa a grabar parte del video para su siguiente single.

Yuto bajo con un camino de besos por el cuello del mayor hasta el pezón izquierdo para morderlo y lamerlo,  el cual al poco tiempo estuvo duro dando paso al otro pezón para dejarlo de la misma forma. Siguió bajando, topándose con el bóxer y una erección atrapada en él, en un santiamén se deshizo de la prenda y tomo aquel pedazo de carne entre sus labios, Keito trato de contener un gemido de placer al sentir la húmeda lengua de su novio alrededor de su virilidad, pero le fue imposible aun con su mano en su boca se pudo escuchar claramente dentro de la habitación aquel gemido.

Las succiones del chico alto se volvieron más rápidas y al poco tiempo hizo que su novio explorara parte de su esencia en su boca y parte en su mano, y con eso lo preparo, primero un dedo, luego dos y para finalizar 3 dedos entraban en la cavidad de Keito rápidamente y en forma de tijera para dilatarlo mejor.

Yuto estaba por entrar en Okamoto, cuando un empujón de éste lo sorprendió e hizo que se sentara en el sofá, acto seguido sintió el peso del cuerpo de Keito caer sobre su miembro, despacio para no lastimarse. El mayor besó a su novio para distraerse del dolor en su parte trasera, habían pasad días de la última vez que Yuto había entrado en él.

-Empieza- le susurró al menor, cuando se sintió listo para comenzar el vaivén de caderas.
Nakajima lo tenía firmemente agarrado de la cintura, ayudándolo a subir y bajar por su miembro, tenía apoyado su frente en el hombro del otro gimiéndole al oído. Yuto sabía que Keito le gustaba escuchar sus gemidos cada vez que lo hacían, aquello sacaba el salvajismo interior de su novio.

Al poco tiempo, el mismo Okamoto acelero las estocadas, levantándose con ímpetu del cuerpo de yuto y dejando que la gravedad le ayudara cayendo sin previo aviso por el miembro de éste. Tocando así su pinto sensible, ese punto que lo volvía loco, quería gritar pero no podía, cualquier podía escucharlos y encontrarlos en esa lujuriosa situación, por lo que para acallar sus gritos y gemidos estaba completamente apoyado en su novio, logrando morder parte del sofá que estaba a la espalda del otro.

No tardaron mucho en darse cuenta que estaban por terminar, la corriente eléctrica característica se fue acumulando en sus partes bajas y sin dejar de acelerar el ritmo de las estocadas el primero en estallar fue Yuto en el interior del mayor, lo cual no hizo que Okamoto dejara su labor hasta que el mismo estallo en medio de los dos cuerpos.

Juntaron sus frentes, tranquilizándose, esperando que su respiración pausara y que el ritmo cardiaco sea mínimo para poder moverse. Al cabo de unos minutos el menor salió del interior de Keito, y se dispusieron a recoger el sus ropas para vestirse.

Varios minutos después el resto de los miembros del grupo entraron al camerino, anunciando que habían acabado y que estaba por recogerlos.
Yuto tan solo le dedico una sonrisa cómplice a Okamoto antes de dejarse llevar por el increíble chisme que Chinen había comenzado a contarse al par de segundo que lo había visto.

Keito por su parte se acordó de su tirado Ipod, luego de revisarlo y ver que todo andaba bien, salió del lugar para escuchar su música, además que debía caminar un poco, sino cualquiera podía comenzar a preguntar del porque caminada lento y raro.








Pijamada

Pijamada
Autora: AmiS
Pareja: YumaShin
Genero: Slash
Extension: Drabble


-no va a venir nadie más- pregunto acomodándose en la cama junto al otro.


-no- fue la corta respuesta del menor


-se supone que era una pijamada verdad?- siguió interrogando mientras encontraba algo interesante que ver en el techo de la habitación del menor.


-no, es una excusa para que mi madre te deje dormir aquí- confeso el menor mirándolo de re ojo.

-no podías haberle dicho que venía y punto- reprocho el mayor.

-no, anda algo especial estos días- contesto el chico sin dejar de verlo

-y que excusa dijiste hace rato?- pregunto alzando su mano, como queriendo tomar algo del techo.

-que me habían llamado a última hora y que no podían venir, no dijo nada- después de contestarle un suspiro de cansancio hizo más ruido que la conversación a susurros que tenían.

Y le había contestado sus preguntas, estaba feliz aunque no veía conveniente que el menor le mintiera a sus padres para pasar una noche juntos, miro a su costado al menor, había cerrado los ojos y sus manos estaban a milímetros de distancia.

Hace poco había descubierto que sólo Shintaro podía sacar su lado romántico que estaba escondido muy en el fondo de su ser, esto sin contar los papeles que ha hecho en su carrera actoral hasta ahora. Eso era otro asunto.

Con extrema lentitud movió su mano poco a poco hacia la del menor, agarrándola suavemente, de la misma manera hizo que alzara su brazo conjunto al suyo. Ahí fue cuando el menor abrió sus ojos sorprendido, a pesar de llevar tiempo juntos, aún le asombraba esa parte demasiado cursi y romántica de Yuma, río al sentir el delicado toque de la mano del otro en la propia, el mayor estaba deslizando sus dedos por toda su mano causándole un leve cosquilleo.

-no te rías- le reprocho el mayor- me desconcentraras-

-no puedo evitarlo- susurro Shintaro viendo el acto de su novio.

Luego de unos minutos, el cosquilleo seso, Yuma había entrelazado sus dedos tranquilamente, bajo el brazo apoyando en su pecho la mano del menor, y cerro los ojos. Aquel gesto sorprendió a su novio, el ambiente estaba demasiado tranquilo, tenían casi dos meses sin estar un rato juntos y a Yuma se le ocurría no hacer nada.

-No te desesperes, haremos algo- susurró Nakayama mientras sonreía.

-¿Acaso lees mi mente?- fue la pregunta del menor.

-Algo así- respondió.-Estoy cansado, supongo que por el poco tiempo que hemos estado juntos estos últimos meses, quieres que pase algo mas, ¿verdad?- hablo un poco mas bajo si es que podía, el sueño le estaba ganando terreno y todo era porque la cama de Shintaro era muy cómoda.

Morimoto no respondió, tan solo actuó, al igual que anteriormente lo había hecho el mayor, pausadamente se fue moviendo para quedar encima del otro, de a poco se acerco hasta los labios de su novio para besarlos, comenzaron a besarse tranquilamente, sin aumentar sus movimientos, Yuma lo abrazo al nivel de las caderas al menor, juntandolo mas a su cuerpo.

A medida que pasaba el tiempo el beso se fue haciendo mas demandante de parte del menor, sus comenzaron a recorrer la piel del otro, y al separarse para tomar aire, aprovecho para sacarle la camisa al mas alto, volviendo a unir sus bocas luego de aquello.

Las temperatura de sus cuerpos subían, Yuma tenia muchas ansias de probar el cuerpo de su novio pero recordó el lugar donde estaba,lentamente trato de suavizar el ambiente otra vez, terminando mordiéndole el labio inferior al menor.

-¿Qué pasa?- pregunto un sorprendido Shintaro por haber parado lo que estaban haciendo

-Están tus padres en la habitación del frente- fue la única respuesta de su novio.

-¿Y?

-Y que eres muy ruidoso cuando lo hacemos luego de un tiempo- contesto Yuma virándose de lado para bajar a su pequeño de su cuerpo.

-No haré ruido- suplicó Shintaro con un tierno puchero, para tratar de convencerlo.

-Otro día, dale durmamos- fue la respuesta final del mayor, estiro su mano al velador para apagar la lampara y se acomodo junto al menor para dormir abrazados. - La próxima pijamada te lo recompenso- le susurro antes de caer dormido.

Shintaro, simplemente pudo observarlo dormir, se notaba cansado, el dorama le estaba consumiendo el tiempo de su novio, pero con esa promesa, no dudo en dormirse para que llegue aquella otra pijamada.





05 junio, 2013

Televisora


Televisora
Autora: AmiS
Pareja: InooTaro
Extensiòn: Drabble
Genero: Lime/Lemon


-Dijiste que...ah...ibas hacer gentil- jadeo el menor a espensas de las caricias del otro.

- lo siento, no me aguanto- contesto el pelinegro sacandole la camisa.

-Solo..para esto... me hiciste venir- dijo el menor abrazandose mas al chico

-si- fue la corta respuesta del otro para vovler a besarlo. Tenian un par de meses que no se veian, tan solo mails y mensajes de texto.

-aah..Kei- gemio el menor al sentir la mordida del otro en su labio inferior- dije nada de... mordidas- espeto golpeando el pecho del otro.

El mayor tan solo rio antes esa caricia brusca del menor y siguio su camino.

-Date vuelta, no hay tiempo- le susurro a medida que lo volteaba.

-Solo a ti aaghh... Bruto!- se quejo Ryutaro cuando el mayor lo penetro de una sola. Kei se apoyo en el hombro derecho del chico al sentir la estrechez de la cavidad de su novio a escondidas.-¡Muevete! Se acaban los comerciales-sentencio el otro con desesperacion.

Podian ser descubiertos en cualquier momento, la "grandiosa" idea de Inoo siempre terminaba desesperandolo y queriendo mas, le encantaba tener sexo en lugares incomodos y casi publicos. 

Como ese instante, que de casualidad Ryutaro habia hecho caso al mensaje de urgencia que le habia enviado Kei, el cual constaba de una direccion, la que no se percato de donde era hasta que se encontro frente al imponente edificio de la televisora, donde Hey! Say! Jump estaban por presentar su nuevo single ese día. Y es por eso que se encontraba en ese estrecho, oscuro y espantoso armario de limpieza, recibiendo rapidas y fuertes embestidas del mayor, tratando de acallar sus gritos de placer mordiendo su camisa.

Sabia que estaba  a punto de alcanzar el climax, cuando comenzo a sentir esa corriente electrica por todo su cuerpo y que de a poco se concentraba en su parte baja que era manoseada por el mayor, y podia estar seguro que él también estaba por venirse con solo escuchar sus gemidos en su oido. No espero mucho cuando su propia semilla salio expulsada hacia la puerta manchandola al igual que la mano del mayor, logrando que las paredes de su cavidad ajustaran mas la penetracion de Kei y éste se viniera en su interior despues de algunas estocadas mas, las cuales no pararon hasta minutos despues del orgasmo.

-Te quiero- susurro Kei separandose del otro para volvertearlo y vestirlo.
-Yo tambien- contesto debilmente Morimoto dejandose hacer por el mayor.

Pasado unos minutos, salieron de aquel lugar, Inoo para la derecha en direccion al set y Ryutaro para la izquierda tapandose con la gorra que llevaba puesta para que nadie lo reconociera.