29 noviembre, 2013

Tradición

Tradición
Autora: AmiS
Pareja: TakaChii
Género: Slash, Fluff
Extensión: Drabble

Era como una tradición para Chinen, sonreír y buscar a todo rato a Takaki.

Era como una tradición para Takaki, despeinar y aguantar a Chinen todo el rato.

Era como una tradición que cuando nadie los veía, se agarrarse de las manos y entrelazar sus dedos, cada que esto pasaba Chinen no dejaba de sonreír contagiando a Takaki, por eso el manager siempre le llamaba la atención por estar distraídos.

Era como una tradición que cada vez que estuvieran reunidos, Chinen buscara el regazo de Takaki para sentarse, apoyar su espalda contra el mayor y relajarse, otras veces para conversar a susurros, otras veces para simplemente estar junto a él.

Era como una tradición que antes de una presentación o concierto, ellos se quedaran hasta el final en el camerino para desearse buena suerte y darse un apasionado beso.

Era como una tradición que cada vez que sus manos se descontrolaban cuando se juntaban en el baño de la empresa fuera Yabu quien entrara y los pillara con las manos en la masa.

Era como una tradición que cada vez que Daiki quería fastidiar a Yuya se le pegara como chicle a Chinen, logrando así que por un día el menor dejara de prestarle atención.

Era como una tradición que cada vez que se quedaran solos en su habitación o en la habitación del mayor, sus ropas se esparcieran por todo el lugar mientras ellos estaban acalorándose en la cama.

Era como una tradición que en el cumpleaños de Chinen, Takaki armara la fiesta para el menor, había comida por todo el lugar, música a todo volumen y toda la gente bailando.

Era como una tradición para Chinen que su corazón dejara de latir con cada beso que el mayor le daba, con cada Te amo las mariposas de su estomago revolotearan y lo hicieran sonrojar, tal y como ahora que se habían escapado de su fiesta para estar solos. 

Takaki era la tradición de Chinen y Chinen era la tradición de Takaki.





Un trio casual

Un trio casual
Autora: AmiS
Pareja: YamaTaroInoo
Genero: Slash, Lemon
Extension: Oneshot

Después de tanto caminar llegaron a la cafetería favorita del mayor.
-Sigo sin entender porque te encanta esta cafetería- comento el más alto sentándose en una de las mesas del balcón a la vista de todos.
-No debes entender, es simplemente por la tarta de fresas-contesto el otro chico- Y yo no entiendo porque nos sentamos aquí pudiendo ir a una mesa un poco más privada-
-Porque si- fue la corta respuesta del alto.
Al cabo de unos minutos, una de las meseras se acerco a tomarle el pedido.
-Aunque lo niegues, se que fuiste a vernos a nuestro último concierto- dijo el chico de lentes iniciando la conversión, por alguna razón no quería que estuvieran en silencio.
-Pues si fui, una amiga me pidió que la acompañe- contesto el menor. 
El mayor estaba por replicar pero la mesera se había acercado con su pedido, después de darle un par de mordiscos a su pedazo de tarta volvió a hablar.
-¿Me tengo que sentir celoso? - le pregunto seriamente.- Sabes que soy mas insoportable de lo normal cuando me pongo celoso.-
-Quien sabe, en todo caso yo debería ser el celoso, hace meses que no salimos, me tienen abandonado- reprocho en su defensa el menor.
-Mira quien habla, si las pocas veces que tenia libre y te llamaba, tu no podías, no se con que estabas ocupado- se defendió también.
-No vamos a pelear, si.- sugirió el menor sonriendo.- Me entere que ahora viven juntos en una sola casa.
-¡¡Si!! Y tengo una habitación para mi solo, ¿la quieres estrenar??- sugirió el mayor robándole la fresa de la torta del otro.
-No-
-¿Como que no!?! La ultima vez no pudimos terminar, extraño sentirte complemente mio Ryuu-chan.-
-Pues masturbate- dijo el menor en son de burla.- No creo que pueda con todos ellos en casa-
-Jajaja tan chistoso como siempre, ¿no? Solo debemos ser silenciosos-
-Pues yo si lo soy, no lo se tu- respondió burlándose otra vez.- Hay algunas fans tomándonos fotos desde hace rato, ¿nos podemos ir?- pidió el alto tratando de no ser captado por la cámara de esas fans.
-¡Por eso te dije que una de las mesas de adentro!- Yamada se quejo, siempre era lo mismo.-¿Te avergüenzas de nuestra relación?- le pregunto con tono bajo. Se estaba alterando y eso no era bueno, peor en publico.
-Sigues con eso, sabes muy bien que no y también sabes que si alguien se enterara seria perjudicial para tu carrera ahora-
-¿¿Mi carrera se perjudicaría?? Trabajar sin tenerte todos los día a mi lado ya es perjudicial. ¿¿Por que no vuelves??- pregunto con calma. Algunas personas en su alrededor habían notado que se estaba exaltando.
-¿Tenemos que hablar de eso ahora? - contesto seriamente -
-Si debemos hablarlo ahora, ¿sino cuando?- pregunto Yamada
-Algún día sera- respondió el más alto terminando su tarta.-¿Nos vamos?-
-Te has vuelto aburrido, Ryuu-chan- comento el otro fríamente mientras dejaba unos billetes en la mesa.

Siguieron caminando por un largo rato mas entre el montón de gente de las calles de Tokyo.
Estaba anocheciendo cuando Yamada le pidió que lo acompañara a su nuevo hogar con los demás miembros del grupo, luego de una pequeña discusión el menor acepto.

Ryutaro se maravillo por la casa que la compañía les había dado, era grande, estaba dispuesta perfectamente para 9 chicos revoltosos. Al entrar ninguno salio a recibirlo, hasta que llegaron a la sala donde estaban los BEST viendo las noticias.

-¡Miren quien esta de visita!- grito con entusiasmo Yamada  poniéndose frente al televisor para tener la atención de los demás.

-¡Ryuu-chan!-  dijeron los 5 al unisono y rápidamente se abrazaron al muchacho que estaba de visita, cada uno tuvo su tiempo después del abrazo grupal. Lo extrañaban.

El pequeño alboroto causado por los BEST alarmo a los otros 3 faltantes que luego de varias minutos, bajaron encontrándose con sus compañeros y el visitante en una agradable charla. Esa noche comieron como el grupo que deberían ser, la gran mesa del comedor se llena de risas, camaradería y una rica cena hecha por Ryosuke. Siguieron charlando hasta tarde en la noche, de uno en uno se despidieron de Ryutaro haciéndole prometer que volviera otro día.

-Quédate esta noche, ¿si?- le pregunto su novio mientras terminaban de arreglar la cocina.

-No puedo, mañana tengo que levantarme para acompañar a mi madre para hacer unas cosas- respondió viendo terminado el trabajo de la cocina.

-No importa, ahora la llamo para decirle que te quedaras aquí- reprocho Yamada buscando su celular en su bolsillo.

-Ryosuke déjame hacerlo a mi, luego se enojara- dijo fastidiado, lo que menos le gustaba al menor era que hicieran ese tipo de cosas por él, luego de marcar a su casa y que su madre preocupara le contestara, le contó donde estaba y pidió permiso para esa noche. Ante la expectativa de un Yamada desesperado por pasar un tiempo privado con él.

-Listo- anuncio el más alto acercándose al otro.- Soy todo tuyo- susurro sonriendo de lado viendo la expresión lujuriosa que su novio le mostraba.

Sin esperar más Ryosuke arrastro a Ryutaro a su habitación, entrando sin preocuparse de cerrar con seguro la puerta, lo empujo a su cama y se acomodo encima besándolo con pasión, el beso era muy demandante por lo que se tuvieron que separar rápidamente para respirar y volverse a unir en otro beso.

El más bajo se movía con desesperación sobre el alto, haciendo que sus miembros despertaran a la vez que sus manos recorrían ese cuerpo por encima, de a poco las ropas fueron desprendidas de sus cuerpos y tiradas a algún rincón del lugar, dejando la piel libre del alto para que Yamada la besa, lamiera y marcara a su antojo.

Los gemidos del alto eran angelicales melodías para el otro, bajo con un camino de besos y lamidas por el dorso del otro, entreteniéndose con los pezones, mordiéndolos, dejándolos erectos, siguió bajando llevando a la pelvis donde se encontró con el miembro despierto del alto.

-Ryo-suke- gimió alto Morimoto al sentir la lengua húmeda en su parte intima. A medida que la lengua de Yamada subía y bajaba por su longitud, sus manos cunaron sus escroto masajéandolo a la par de sus succiones, logrando sacarle audibles jadeos.

Dejo el miembros del otro cuando sintió el líquido pre seminal de su novio, subió para besarlo pero sin dejar de masturbarlo con su mano. Se volvían a besar con lujuria y pasión, el alto estaba por estallar y necesitaba entrar en el otro para hacerlo, con un empujón cambio de posiciones dejando a su novio debajo de su cuerpo.

Dejaron de besarse para respirar al mismo tiempo que la puerta de la habitación se abría dando paso a uno de los miembros semi dormido. Inoo se paralizo al verlos desnudos, uno encima del otro, cayendo en cuenta de la extraña situación que había interrumpido se le nublo la mente, había ido para pedirle algo a Yamada pero las palabras se le habían borrado de la mente.

Los otros dos rápidamente trataron de taparse, en especial Ryutaro que estaba rojo literalmente por completo a causa de lo que estaba haciendo.

-¿Que quieres Inoo?- pregunto un molesto Ryosuke una vez que había cubierto su cuerpo.- No vez que estamos ocupado- hablo serio, él respetaba mucho al mayor pero estaba tan concentrado en lo suyo que esta distracción le costaría caro.

-¿Eh?.. yo venia a pedirte algo... pero se me olvido, lo siento chicos no quise interrumpir- se lamento el mayor, se inclino en una venia antes de salir del lugar.

-Te parece un trió, Yama-chan-

Esa sugerencia sorprendió en demasía a su novio y su ex compañero de banda hasta el mismo mostró su completo asombro al escucharse hablar, era simple para su cerebro, el siempre había querido un trió y esta era la oportunidad. El silencio reino entre los tres, Inoo parado entre el pasillo y la puerta del cuarto, Ryutaro mirando con expectativas a su novio y Ryosuke anonadado por la petición del otro.

-¿Seguro?- le pregunto acercándose al alto

-Si-

-Esta bien, Kei si quieres unirte, eres bienvenido- dijo Yamada saliendo de la cama para acercarse al mayor, tomo su mano y esta vez si cerro la puerta con seguro para evitar otra interrupción.

Morimoto se acerco a los otros dos, acerco sus mano a la camisa del mayor para sacársela, se acerco para besar a su novio dejando a Kei entre sus cuerpo, esperando su turno, estaba despojando al alto de su camisa cuando sintió su mano en su erección frotándola para mantenerla erguida, Ryosuke por detrás acariciaba el dorso del mayor mientras compartía un lujurioso beso, pronto Ryutaro se acerco para compartir de ese beso convirtiendo en una guerra de bocas.

Sin separarse demasiado avanzaron a la cama, donde los dos menores empujaron al otro dejando debajo de sus cuerpos, Ryutaro bajo directamente a la semi erección del mayor y Ryosuke ataco su dorso con mordidas y lamidas subiendo y bajando.

Los gemidos de Kei incentivó a que el menor hiciera mas rápidas las succiones en la parte baja, logrando que la erección creciera un poco mas dentro su boca. Yamada siguió bajando y besando llegando a la base del miembro del otro donde junto su boca en un necesitado beso con su novio sin dejar de masturbar al mayor con sus manos.

La espectacular visión que tenía Inoo de esos dos besándose lo volvió loco por tocar esos cuerpos que tenia enfrente, se incorporo para quedar detrás de Ryosuke y manosear su cuerpo. Sus manos se mezclaron con las del menor que también estaba tocando el cuerpo del otro. Mantuvieron esa misma posición por un rato más hasta que Ryutaro se sintió necesitado de explotar. Compartió una mirada lasciva con el mayor para cambiar de posiciones dejando a Yamada en la cama debajo de Ryutaro y Kei detrás de éste.

-Dale Ryuu, tu primero- le susurro en su oído mientras apresaba el cuerpo del otro con sus brazos para llegar a tomar la erección de Yamada, el cual soltó un sonoro gemido cuando sintió la mano del pianista arremeter su pene.

Morimoto se posiciono en la entrada de su novio y lo penetro despacio, disfrutando de su estrechez, cuando hubo estado completamente dentro, llamo al mayor quien a su vez se posiciono en su entrada, entrando de la misma manera suave disfrutando él también de su estrechez.

El mayor espero unos minutos a que los dos se acostumbraran a la intromisión, fue Ryosuke quien movió sus caderas queriendo sentir más placer lo que empezó el vaivén de las caderas de los otros dos, al poco tiempo sus propios cuerpos demandaban que aumentaran el ritmo de las estocadas, logrando que los tres gimieran desesperados por el gran placer que sentían.

Inoo aceleró mas sus embestidas al sentir el liquido pre seminal de Ryosuke escurriendo por su mano, éste por su parte acerco violentamente su novio a su boca, sabía que pronto lo podían pillar así que besándose podía acallar sus sonoros gemidos.

Los mayores fueron los primeros en sentir esa acumulación de electricidad en sus partes bajar, logrando que después de unas ultimas estocadas se vinieran dentro del menor y en la mano del otro. Kei mordió el hombro del Ryutaro para ahogar un gemido de satisfacción que podía haber retumbado por toda la casa. 

El menor se sobreexcito cuando sintió como la cavidad de su novio apresaba más su miembro en cada embestida y como era mordido por el otro, trato de aguantar un rato más pero no lo logro, cuando se vino en el interior de Yamada no debo de embestirlo a pesar que el mayor había salido de su cavidad, se detuvo al momento que su orgasmo había pasado. Salio de Ryosuke y se acostó a su lado para poder dormir.

Kei al ver como los otros dos se acurrucaban para dormir, se levanto lentamente poniéndose la ropa para salir de la habitación, pero la mano de Yamada lo detuvo jalándolo para quedar en medio de los dos.

-Buenas noches- dijeron al unisono antes de cerrar los ojos y dejarse llevar por el sueño.




Pasaran años


Pasaran años

Autora: AmiS

Pareja: ChiiTaro
Extension: casi oneshot
Genero: Slash, Fluff (creo)


Habia terminado de ensayar ese dia pero se habia quedado un rato más en la empresa para toparse con Ohno y poder charlar.

Los pasillos a esa hora estaban casi vacios, los jrs estaban en sus arduos ensayos, una puerta abierta le llamo la atencion. Era una sala antigua, casi no era utilizada por nadie.

Ya no estaba él para utilizarla.

-Ryuu-chan- susurró y suspiro.-Te extraño-

Pausadamente se acerco cuando le parecio escuchar voces provenientes de aquel lugar. se sorprendio al reconocer esa voz, esa gruesa voz.
-Nii-chan termino aqui y nos podemos ir- hablo Shintaro parado en medio de a gran sala junto con otros jrs.

-Esta bien, te espero- fue la repsuesta del mayor antes de sentarse en un rincon para verla practica. La cancion volvio a sonar y los chicos empezaron a bailar. El mayor vio la sonrisa de satisfaccion de su hermano por lo que sonrio. Extrañaba practicas aquellas coreografias.

Chinen creia estar soñando cuando se aproximo a la puerta y vio al mayor de los Morimoto sentado en esa sala. Hacia mucho que no lo veia, que no se veian y a pesar de eso sus sentimientos eran los mismos.

-¿Ryutaro?- llamo al chico mientras se le acercaba, lo miraba sorprendido.

El aludido dejo de prestar atencion al grupo de chicos y miro en direccion de su llamado. -Hola Yuri- saludo cortezmente mientras se levantaba.-Tanto tiempo, ¿cómo has estado?- le pregunto sonriendole.

-¿Que haces aqui?- aun no salia de su asombro. Desde la suspension años atrás el más alto no habia vuelto a la empresa, ni habia puesto un pie en ese lugar.

-Vino por Shintaro, se ha vuelto muy exigente ultimamente, ya esta grandote pero quiere que lo venga a ver- respondio con algo de burla hacia el menor.

-Es por eso - dijo acercandose un poco mas y abrazarlo sorpresivamente.- Te he echado de menor Ryuu- le susurro en el oido al separarse.

-Lo se, yo igual, ¿cómo van las cosas por aqui?- pregunto el alto volviendo a mirar al grupo de chicos bailar.

-Pues bien- fue su corta respuesta. Ese impulsivo abrazo habia alborotado su corazon, parecia que Ryutaro habia cambiado, ahora era mas sereno, gentil, como si nunca hubiera pertenecido a ese mundo del espectaculo y fuera un chico comun.

-Es tu cumpleaños hoy, ven te tengo un regalo- exclamo con entusiasmo y tomo una mano del bajito para arrastraslo hacia otra sala.

-¿Eh? Es cierto, aun te acuerdas- fue la reaccion de Chinen

-Claro que si, ven-

Entraron en una sala de musica vacia, Ryutaro se acerco a una delas guitarras enpolvadas de la habitacion y se sento en una de las sillas del centro.

Le hizo señas a Chinen par aque lo siguiera. -Ven sientate-

Se sentia intrigado, Rytuaro le demostraba demasiada confianza, eso nunca habia sido asi cuando estaban juntos años atras, lentamente se acerco donde el otro chico y se sento frente a él.

En silencio, Ryutaro afino la vieja guitarra y empezo con unas tonadas. A los pocos segundos comenzo a cantar.

Quiero que sepas que ya no te extraño 

Quiero que sepas que ya estoy mejor sin ti


Pasarán años, si te encuentro podría seguir
Pasarán años, si me buscas yo estaré aquí 
Chinen se habia quedado mudo, nunca espero un regalo asi, menos una confesion de parte de Morimoto, mantenia su mirada fija en el menor, esos labios que soltaban esas palabras lo tenian hipnotizado.
Solo quiero que sepas que ya no pregunto, 

Si en tus ojos aun puedo encontrar la felicidad. 

Y puedo avanzar, sin mirar hacia atrás 
No respondo a la noche cuando pregunta dónde estás hoy 

Pasarán años, si te encuentro diría que si 
Pasarán años, si me buscas yo estaré aquí
No tenía idea que el menor sabía tocar algún instrumento, había anhelado escucharlo cantar todo ese tiempo, siempre extraño cantar junto a él, pero ahora si corazón latía desaforado por escucharlo cantar para él.

Ryutaro a medida que cantaba no dejo de ver a Chinen, trato de transmitir sus sentimientos en la canción.
Si tanta lluvia debe caer sin tus besos 

Y tantos amaneceres sin tu cuerpo entonces pierdo 


Pasarán años, si te encuentro diría que si 
Pasarán años, si me buscas yo estaré aquí 
Pasarán años, si te encuentro podría seguir 
Pasarán años, si me buscas yo estaré aquí 

Solo quiero que sepas que yo aún te amo


El silencio volvió a reinar en la habitación cuando Ryutaro había terminado de cantar, deposito la guitarra a un lado y espero por alguna reacción del más bajo.

-¿La escribiste tú?- pregunto sorpendido, sentía su rostro caliente, sabia que estaba sonrojado como niña enamorad pero no lo podía evitar.

-Si, es para ti- respondio el más alto sin desviar su mirada.-A pesar de estos años, te amo Chinen- dijo en tono bajo, sentía un peso menos en sus hombros, tanto tiempo había tenido guardado esos sentimientos. –Feliz cumpeaños-

No sabía que hacer, que decir, simplemente se abalanzo al menor, abrazandolo con todas sus fuerzas, sus sentimientos eran correspondidos. Estuvieron asi un largo rato, hasta que Shintaro entro en la habitación, haciendo que se separaran.

-Lo siento, no quise interrupir- Se disculpo antes de cerrar la puerta.

-Gracias Ryuu-chan- dijo antes de besarlo- Yo también te amo- finalizó.

El más alto tomo de la mano a Chinen, salieron del lugar y se reunieron con los demás Jr.

Pasaran años y estare junto a ti

Fue el último susurro que Chinen escucho de su ahora novio ese día, el mejor cumpleaños de su vida.

Pasaran años.





------------

Ya es 30 de Noviembre en Japon, asi que un  ¡Felizote Cumpleaños a nuestro Chinen Yuri!