08 diciembre, 2013

Rumores

Rumores
Autora: AmiS
Pareja: Okadai
Genero: Slash
Extensión: Drabble


Rumores. Como odiaba los rumores y más si venían de sus propias fans.
Era un mal hábito de Daiki martirizarse con los rumores del internet, y más si venían de sus propias fans, las fans de Japón especialmente.

Aun se sentía traicionado por esas fotos “muy” cariñosas de su novio se había tomado con aquella chica que hacía llamar su mejor amiga. A la muy sínica se le había ocurrido la brillante idea de invitarlo a esa sesión de fotos para aquella famosa revista.

Y SU novio como buena gente que es, había accedido a acompañarla ese día, aquel día que habían planeado por semanas para pasarla  juntos después de tanto concierto.

Ahora estaba sentado en su habitación a la media de la noche, leyendo y re leyendo miles de blog y fansite en los cuales se rumoreaba la relación de esos dos, si de ese. Y como era su especialidad, se indignó con su novio, se enojó a morir y ahora tenía una semana sin hablarle, sin mirarle, sin besarle.
El sonido de tono de celular lo asusto, sonaba muy alto y lo había desconcentrado de los comentarios que estaba leyendo. Un mensaje.

Deja de leer blogs, tu sabes que solo somos amigos.
Te amo a ti.
Oyasumi, Keito

A pesar de estar enojado con ESE, igual le contesto un te amo, antes de apagar su laptop y soñar con él.



 Dedicado a Satommy. :)


Pepino

Pepino
Autora: AmiS
Pareja: Yabuhika
Genero: Slash, Lemon
Extension: Drabble

-Kota~… Kota~ - se quejó el menor a su lado.
-¿Qué paso?- fue la corta respuesta del alto, más interesante estaba la tv.
-¿Me harás caso?- volvió a quejarse su novio.
EL mayor no le respondió, siguió con lo que estaba, Hikaru a ver la negación de su novio por no ponerle atención, se levantó enojado del sofá y se encerró en su habitación.
Yabu tan solo escucho el portazo atrás suyo.
Pasaron unos minutos, cuando un escucho un grito proveniente de su habitación, lo dejo pasar pensando que algo no tan grave le podía pasar a su novio en el lugar. Un segundo grito grueso lo alerto más, apago la televisión y se levantó apresurado a su habitación.
Camino lentamente al entrar, y divisó al menor desnudo en un filo de su cama, gimiendo, jadeando y sudando. Se acercó un poco más y se encontró con un Hikaru siendo penetrado por un… ¿pepino?
Sus ojos se agrandaron al ver el vegetal salir por completo del cuerpo del otro y entrar con ímpetu en él una vez más, acompañado de un gemido del chico. Hikaru estaba auto penetrándose con lo primero largo y grande que haya encontrado en esa casa, la necesidad era mucha como ignorar el deseo. Había tomado un pepino de la refrigeradora de su novio al momento de encerrarse en la habitación, después de tocarse un poco y prenderse, abrió un condón y lo puso en el vegetal comenzando así las embestidas vegetales que ahora se proporcionaba.
-Ko…ta~- un grito lo sacó de su ensoñación y lo trago de vuelta a ese momento, un deseo impetuoso se apodero de su cuerpo y sus celos crecían hacia ese vegetal.
-Hikaru~-  le susurro , posando su mano en la del otro arremetiendo con fuerzas el pepino dentro de él.-Los vegetales.. se comen- dijo antes de besarlo apasionadamente y sacar bruscamente aquella verdura.
El menor solo dejo salir un quejido de dolor por la brusquedad de su novio y  se  dejó hacer, lo que el otro quisiera. El beso los había dejado sin oxígeno por lo que se separaron un poco solo para llenar sus pulmones de aire y poder seguir en su beso lujurioso.
Las manos de Hikaru rápidamente se encargaron de desvestir al mayor mientras las otras manos se ciñeron en el pene del otro y en su entrada 4 dedos entraban, salían, dilatando el pasaje un poco más para lo que se venía.
Yabu paro su acto y se levantó trepando a Hikaru a la cama, se despojó de las últimas prendas y se lazo  a ese cuerpo que lo llamaba.
-Hika… en 4 para mí- le susurro antes de entrar en él.
Con solo escucharlo, el menor se estaba sobre excitando, hacía mucho tiempo que no lo hacían en esa posición, aunque lo negara  públicamente, a Hikaru Yaotome le enciende que lo tomen por detrás, le encanta ponerse en 4. Y solo Yabu Kota sabe de eso.
Estando en cuatro, Hikaru espero, sintió la lengua de Kota subir por toda su columna, leves mordidas en sus hombros, un beso  y una fuerte  estocada. Ahogo un grito con la almohada debajo de si, Kota cuando era bruto, era bruto, tanto que en tanta excitación le hacía  gritar como niña por hacerle doler el alma en una sola embestida.
Volvió a sentir los besos de su novio en sus hombros, como pidiéndole perdón, comenzando una estocadas lentas, seguras, amorosas. Jadeo fuertemente cuando su cuerpo se acoplo a las arremetidas, pidiendo más y más.
-Apreta Hikaru.- pidió Kota al salir por completo de esa cavidad, se volvió a posicionar entrando despacio, primero la punta y luego el resto de su miembro.
Tomo el miembro de Hikaru para bombearlo al nuevo ritmo de sus embestidas, rápidas, fuertes y certeras. Una, dos, tres y muchas estocadas hacían que los dos gimieran como locos,  posesos del placer.
-Más Kota… más-
El en departamento solo se escuchaba las gemidos de los dos, en el aire se olía a sexo, se escuchaba el chillido de la cama de Yabu en todo el lugar,  a  más del sonido seco de las estocadas.
La característica corriente eléctrica de excitación se fue concentrando en sus aportes bajas, anunciando que pronto llegarían al clímax, por lo que Yabu acelero una vez más sus embestidas, golpeado repetidas veces el punto sensible de su novio.
El primero en venirse fue Hikaru que luego de unas fuertes estocadas y una fuerte sacudida a su miembro voto toda su semilla en las sabanas oscuras de la cama.
Aquello provoco  que su entrada apretara más el miembro de Kota, logrando explotar luego de varias estacadas más. Lentamente salió de su interior, y se acomodó a su lado, arropándose los dos, se abrazaron y se dejaron llevar por el sueño.
---
Un olor característico lo despertó, se dio sus típicas vueltas en su cama sin sentir ningún cuerpo a su lado. Pausadamente salió de la cama, saliendo de la habitación para divisar en la cocina a su novio con solo un delantal en su cuerpo.
-¿Y esto?- pregunto al ver la mesa llena de comida.
-Tenía hambre, ¿quieres?- Le ofreció un plato de ensalada al mayor.
-¿Ese es el pepino en cuestión?- pregunto dudoso al ver el plato lleno de verduras   que le otro le ofrecía
-Claro que no- respondió su novio con una sonrisa malvada.- Ven vamos a comer.-
Esa noche, Yabu se comió la mejor ensalada que Hikaru haya hecho en toda su vida, estaba tan lleno de él.  Y si como castigo por haberlo ignorado, se la había hecho comer.






 Nota: Regalo de Atzin atrasadito, no de donde ni como salio, solo se que lo hice mientras viajaba devuelta a mi casa, y pase por muchas granjas.